PlayStation 4 (y, últimamente, PS4 Pro) han sido las protagonistas de la campaña de márketing de Red Dead Redemption 2 previa al lanzamiento, así que teníamos una idea bastante formada de cómo se iba a ver la última aventura de Rockstar en el hardware de Sony. Hoy vamos a hablar más de la versión para Xbox One, y la principal conclusión es esta: si quieres la mejor experiencia de RDR2, Xbox One X es la plataforma a escoger para este juego. El impresionante logro tecnológico que ha creado Rockstar corre a 4K nativos en X y además tiene el mejor rendimiento. Teniendo en cuenta hasta qué punto Rockstar está aprovechando el hardware de la generación actual, es un logro impactante.

Dicho esto, aunque hay diferencias clave entre las cuatro versiones de consola, hay que destacar el nivel de similitud en cuanto a características visuales entre ellas. Los lectores más veteranos de Digital Foundry recordarán que el Red Dead Redemption original tenía una reducción del nivel de detalle en los entornos (particularmente con la vegetación) en Playstation 3, mientras que la versión de Xbox 360 mostraba escenarios más completos. No hay diferencias de este tipo que nosotros hayamos podido apreciar en la secuela; los entornos son igual de exuberantes en todas las plataformas y los efectos de renderizado son prácticamente idénticos, mientras que las distancias de dibujado y el pop-in son igual de buenos independientemente de la plataforma en la que juegues.

Sin embargo, la implementación de ciertos efectos (la calidad de las sombras y la intensidad de la profundidad de campo) están vinculadas a la resolución de renderizado, un aspecto de la imagen que varía sustancialmente entre cada consola. La versión superior del juego es la de Xbox One X, renderizando nativamente en monitores Ultra HD con un aspecto magnífico. La segunda mejor es Playstation 4 Pro, que usa una técnica de reconstrucción (probablemente checkerboarding) para ofrecer un framebuffer nativo de 1920x2160 hasta los 4K.

Enturbiando las aguas hay una solución temporal de anti-aliasing que parece interferir con la calidad de la imagen reconstruida, provocando un efecto de pixel con doble anchura que enfatiza la imagen original a 1920x2160, lo cual se puede apreciar en un monitor 4K. Aunque no podemos descartarlo del todo, no encontramos presencia de escalado dinámico de resolución en ninguna de las versiones de consola del juego, y la cantidad de píxeles es fija. Echa un vistazo a las galerías de imágenes comparativas de esta página y verás que la ventaja de X es innegable.

John Linneman y Rich Leadbetter se sientan a hablar de las diferencias entre plataformas de Red Dead Redemption 2.

Como era de esperar, la resolución en Playstation 4 se mueve alrededor del estándar 1080p, mientras que en Xbox One S (según los datos, la peor experiencia posible) solo se mueve a 864p. La efectividad del anti-aliasing temporal de Red Dead Redemption 2 escala con la cantidad de píxeles, así que la versión de PS4 cumple, pero en Xbox One S aparece borrosa y con grano, con un impacto particularmente notable en la calidad de la flora y el renderizado de sombras (lo cual no es sorprendente, ya que la máquina de Microsoft solo alcanza un 66% de la resolución Full HD). Por extensión, el escalado de resolución entre Xbox One y X no tiene precedentes: la consola mejorada está diseñada para cuadriplicar la cantidad de píxeles de la máquina base, pero en Red Dead Redemption 2 el aumento es de 6,2x, con mejoras extra además de la resolución.

No solo la resolución separa la consola base y la mejorada; también hay diferencias en la calidad de las texturas. Los tamaños de instalación son idénticos en las consolas estándar y 4K (106 GB en Xbox One, 96 GB en PS4), pero las máquinas más potentes muestran texturas de mayor resolución, especialmente apreciables en los personajes y en los tejidos. Curiosamente, no hay una mejora dramática en la calidad general; tanto en las consolas base como en las mejoradas los assets se ven bien dentro del "marco" de la resolución de cada sistema. A pesar la gran superioridad de X con respecto a su equivalente de Sony, la calidad de los assets parece ser la misma.

Más allá de esto, y quitando la variación en la implementación de la oclusión ambiental, las diferencias aparecen en el rendimiento. Aquí es donde Xbox One X nos sorprende aún más. Pese a que se aprecia inmediatamente una ventaja de resolución con respecto a PS4 Pro y una enorme mejora en cuanto a la cantidad de píxeles mostrados con respecto a Xbox One S, X también muestra una mejora de rendimiento con respecto al resto de versiones del juego. Red Dead Redemption 2 tiene como objetivo los treinta frames por segundo y el frame-pacing es consistente en todas las plataformas, pero hay una clara diferencia de rendimiento en las zonas con más actividad del juego, con las consolas mejoradas mostrando una presentación que corre mucho más suave. De nuevo, la mejor es Xbox One X. A excepción de una escena que por alguna razón va más lenta en X que en ninguna otra plataforma, la consola mejorada de Microsoft logra alcanzar los 30FPS fijos con solo unas pocas bajadas en las zonas más detalladas de las ciudades.

Xbox One XPlayStation 4 ProXbox One SPlayStation 4
El nuevo TAA elimina de forma efectiva el parpadeo, lo cual produce una imagen notablemente limpia en todas las plataformas. Como es de esperar, Xbox One X es la que mejor se ve con su salida nativa a 4K.
Xbox One XPlayStation 4 ProXbox One SPlayStation 4
La técnica de reconstrucción empleada en PS4 Pro suele producir una flora más borrosa y pixelada, mientras que la baja resolución de la versión base de Xbox One elimina los detalles visibles en este bosque.
Xbox One XPlayStation 4 ProXbox One SPlayStation 4
Esta imagen se ha capturado un frame después de un cambio de escena, mostrando la imagen cruda antes de que el TAA produzca su magia. La versión base de Xbox One tiene una oclusión ambiental de una calidad muy inferior, mientras que en las imágenes de menor resolución se aprecia por lo general más difuminado. La imagen en Pro también muestra la textura base en un pequeño punto del hombro de Arthur.
Xbox One XPlayStation 4 ProXbox One SPlayStation 4
Las cuatro versiones se ven mucho mejor en las zonas nevadas del juego, pero claramente hay menos detalle de las texturas en las resoluciones más bajas a pesar de que la mayoría de los assets son idénticos.

PlayStation 4 Pro es la siguiente plataforma más estable, con un rendimiento más fluido en la naturaleza pero de nuevo con caídas de frames en pueblos y ciudades. Sin embargo, claramente no es tan estable como X. Hay, por ejemplo, caídas de framerate en Valentine (un pueblo pequeño) mientras que en la máquina de Microsoft no hay prácticamente problemas. Mientras, ambas consolas tienen buen rendimiento en la naturaleza, pero el rendimiento varía más en las áreas urbanas, con las zonas más densas bajando hasta los veintipocos frames en ambas consolas base. En estas zonas la Xbox One normal parece tener una ligera ventaja sobre Playstation 4, sugiriendo que están llevando al límite la CPU (donde la consola de Microsoft tiene una ventaja en términos de frecuencia). Esto también explicaría por qué la versión de Pro va mejor y por qué la experiencia más consistente se encuentra en Xbox One X.

En general, aunque Red Dead Redemption 2 se escala según las posibilidades de cada consola, da la sensación de que Xbox One no cumple en términos de resolución, sufriendo visualmente a causa de ello. El sistema de TAA depende de la resolución y da la sensación de que no hay suficiente potencia en esta consola respecto al resto. En el extremo contrario, cuanto más observas la versión de Xbox One X, más destacable es lo que logra. En términos generales, Xbox One X tiene 3,3 veces la capacidad de computación de Playstation 4, pero lo que obtienes es un aumento de resolución 4x y 30FPS prácticamente estables, mientras que la máquina base de Sony sufre en algunos escenarios. Y a pesar del efecto TAA, los detalles más intrincados cumplen en X, donde definitivamente sientes que estás sacándole todo el partido a tu monitor 4K.

Hay claras diferencias entre versiones, pero también es importante destacar los puntos positivos. Hay igualdad entre plataformas en la grandísima mayoría de características de renderizado, sin omisiones notables en las máquinas base, que solo se diferencian en la resolución. Aunque el rendimiento varía entre plataformas, diría que PS4 y Xbox One S tienen frame-rates mucho mas estables que el Red Dead Redemption original, con menores diferencias visuales entre ellas que en el anterior juego. Pero, de verdad, para ver este fenomenal juego en todo su esplendor, la Xbox One X es la plataforma a escoger por un gran margen de diferencia.

Acerca del autor

John Linneman

John Linneman

Staff Writer, Digital Foundry

An American living in Germany, John has been gaming and collecting games since the late 80s. His keen eye for and obsession with high frame-rates have earned him the nickname "The Human FRAPS" in some circles. He’s also responsible for the creation of DF Retro.

Más artículos de John Linneman

Comentarios (6)

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos

Contenido relacionado