Una de las sorpresas más agradables de la conferencia de Microsoft en el pasado E3 2018 fue el anuncio de que NieR Automata tendría un port para Xbox One. Mejor todavía: el juego ya está disponible en la tienda de Xbox y las partidas que pudimos jugar durante el E3 sugieren que en Xbox One X tendremos la mejor versión hasta la fecha del mismo. Según el listado oficial de Microsoft de títulos mejorados para Xbox One X este port ofrece una experiencia 4K Ultra HD con HDR, una sustancial mejora respecto a los 1080p de PlayStation 4 Pro. ¿Es el cambio realmente tan grande como sugiere Microsoft?

El contenido que pudimos probar era un calco de la demo jugable de PlayStation 4, con todo el primer nivel que viene tras el prólogo. Es una muestra más que decente para ver el rendimiento del motor, con un gran nivel a explorar y una variedad de escenarios y algún encuentro con jefes finales. Desde el primer instante resulta evidente que Xbox One X tiene una clara ventaja en términos de resolución, ofreciendo una imagen más nítida. ¿Pero 4K nativo? Eso sería un logro considerable, teniendo en cuenta que NieR Automata es un título bastante exigente.

Esto lo sabemos no solo por la relativamente baja resolución 1080p de la versión para PlayStation 4 Pro, sino también por lo difícil que es extraer un rendimiento decente del port para PC. Un año más tarde este juego sigue teniendo problemas -aunque muchos, afortunadamente, se pueden corregir con el FAR mod- pero lo importante es que el sistema de iluminación global que usa NieR Automata es muy exigente a nivel de recursos de la GPU. El FAR mod puede reducir los niveles de detalle con un limitado impacto en la calidad visual, y ahora mismo es la única forma de logra que el brillante juego de Platinum opere a algo cercano a 60FPS a 4K con un hardware tipo GTX 1080 Ti.

Esto hace, por extensión, que la idea de que el juego funcione a 4K nativo en Xbox One X sea muy poco probable, y al examinar nuestra captura todo apunta a algún tipo de algoritmo de reconstrucción, en el que se extrae detalle adicional a partir de una imagen base de menor resolución. Cómo se realiza esto es difícil de discernir, porque hay mucho ruido y un efecto que apunta a que se utiliza una técnica parecida al hack MSAA de Rainbow Six Siege, así como un entrelazado vertical en algunos efectos. Siendo así, todo sugiere a que NieR Automata se renderiza a 1920x2160. En movimiento esto aguanta el tipo bien, pero las escenas de alto contraste muestran jaggies y rotura sub-pixel. Cuesta ver qué ocurre aquí, pero sin duda se trata de una de las técnicas de reconstruccion menos consistentes que hemos visto, y comparada con la versión de PC a 3840x2160 no pasa por una experiencia 4K, solo por una más nítida cuando se compara con PlayStation 4 Pro.

Aparte de una imagen más limpia que en PlayStation 4 Pro, hay otras mejoras. Ya sea por la mayor resolución base o por un incremento en la cantidad de muestras, el filtrado de texturas ha mejorado, mientras que el motion blur por objeto se mantiene con la adición, además, de blur de movimiento de cámara. La calidad de las sombras dinámicas parece un pelín más borrosa en Xbox One X, pero esto es algo que raramente se nota cuando estás jugando. La pregunta, al final, es si Xbox One X es capaz de ofrecer todas estas mejoras manteniendo un rendimiento de 60FPS estables.

La respuesta, basándonos en esta demo, es que no, pero la experiencia general sigue siendo satisfactoria. En este sentido la versión para Xbox One X de NieR Automata es similar al juego en PlayStation 4 Pro, con caídas de frame-rate en las escenas con mayor número de efectos. En general parece que el rendimiento es más alto en Xbox One X, desapareciendo algunos de los tirones ocasiones que sufría el juego en la consola de Sony. Sin embargo, en las épicas batallas con jefes en las que aparecen muchas explosiones y efectos de partículas Xbox One X posee una ligera desventaja respecto a PlayStation 4 Pro.

Lo que no pudimos probar en el E3 fue el código en Xbox One S, y esto es significativo. Las ventajas que tenía el juego en PlayStation 4 Pro respecto al modelo estándar eran significativas, con un salto de 900p a 1080p, la introducción de motion blur, un filtrado de texturas y anti-aliasing mejorados y sí, un mejor rendimiento. El desarrollo de NieR Automata partió con la PlayStation 4 estándar como base, con lo cual habrá que ver cómo se comporta Xbox One S, una consola menos potente, a la hora de mover un título tan exigente.

En cualquier caso, eso no cambia el hecho de que un título que hasta ahora era exclusivo de Sony -y uno que es brillante, además- llega a la plataforma Xbox One, y eso solo puede ser una buena noticia. Fue uno de nuestros juegos favoritos de 2017 y todo apunta a que Xbox One X ofrece la mejor versión posible para consolas, aunque sigue sin ser perfecta.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

Richard Leadbetter

Richard Leadbetter

Technology Editor, Digital Foundry

Rich has been a games journalist since the days of 16-bit and specialises in technical analysis. He's commonly known around Eurogamer as the Blacksmith of the Future.

Más artículos de Richard Leadbetter

Comentarios (3)

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos

Contenido relacionado