¿Hasta qué punto ha mejorado Dark Souls Remastered el juego original?

Digital Foundry prueba la versión de PS4 Pro.

De todas las remasterizaciones que se han publicado a lo largo de estos últimos años la de Dark Souls es, probablemente, la más esperada por muchos jugadores. Es una oportunidad perfecta para revisitar uno de los juegos más queridos de la pasada generación, usando la tecnología actual para mejorar mucho los gráficos y solventar los famosos problemas de rendimiento que tenía el original. Hace unos días ya pudimos echar un vistazo al port para Switch gracias a la publicación de un vídeo con gameplay, quedándonos con la sensación de que se trata de una conversión conservadora para la consola híbrida de Nintendo. Ahora hemos podido jugar a una versión preview en PlayStation 4 Pro, y claramente aquí sí hay mucho que comentar a nivel visual.

Como era de esperar, en la revisión de la consola de Sony el juego es compatible con 4K. Os podemos confirmar que con la salida 4K seleccionada la build actual del juego ofrece una resolución nativa de 3200x1800. No es el 4K nativo que algunos esperaban, pero la densidad de pixeles es suficiente para mostrar una imagen nítida, incluso habiendo escalado para adaptarla a la pantalla Ultra HD. Lo más sorprendente es lo bien que aguanta el diseño del mundo en esta altísima resolución, siete años después del lanzamiento original. La versión para Pro amplía 7,8x veces la cantidad de pixeles respecto a la resolución de 1024x720 de las versiones de PlayStation 3 y Xbox 360.

Veremos qué tal son las otras versiones para consola cuando se acerque el lanzamiento, pero nos pica especialmente la curiosidad la de Xbox One X, donde la potencia extra de la GPU se podría traducir perfectamente en una resolución nativa de 3840x2160, 4K completo. De momento, el hecho es que Dark Souls no tiene problemas en alcanzar 1800p en PS4 Pro y lo mejor es que lo hace a sesenta frames por segundo. Otra buena noticia es que el juego implementa super-sampling, con lo cual los usuarios de televisores 1080p obtendrán un anti-aliasing extra, una ventaja sobre la resolución nativa de la versión para la PlayStation 4 estándar, que se supone es de 1920x1080.

Pero dejando de lado la resolución y el frame-rate, ¿hasta qué punto se ha remasterizado el juego? Resulta evidente que las mejoras en el arte no están aseguradas: algunas texturas se mantienen iguales, mientras que otros materiales se han retocado. Buena parte de los assets que hemos visto en el Refugio de los no muertos, por ejemplo, son idénticos a los de Xbox 360, pero en el Santuario de Enlace de Fuego apreciamos texturas y sprites más nítidos en la hierba. Comparados con los borrosos assets del original PlayStation 4 Pro mejora significativamente en este aspecto, para justificar la compatibilidad 4K. Sin embargo las mejoras no son universales, aunque un mejor filtrado de texturas ayuda a sacar más partido del arte original.

Eso no quiere decir que From Software no haya introducido algunos cambios sustanciales. Aunque los materiales son a menudo similares al original, el modelo de iluminación de Dark Souls ha cambiado mucho. El resultado es que, pese a reutilizar algunas texturas, la remasterización puede lucir muy distinta gracias a la forma en que el mapeado especular - en las piedras, por ejemplo - interactúa con la luz. La buena noticia es que la remasterización tiene en cuenta la dirección de la luz en las hogueras, haciendo que la perspectiva sea la correcta. Lo mismo ocurre con la neblina en las puertas antes de los jefes, o incluso en el etéreo brillo que emana alrededor de tu propio personaje. Los resultados son radicalmente distintos al original, en ocasiones, siendo a veces más atractivos y en otros más planos cuando comparas la versión de PlayStation 4 Pro con la original de Xbox 360.

Los fans de Dark Souls también notarán un gran cambio en los efectos. Desde el primer jefe del Refugio de los no muertos se observa que las transparencias alpha 2D han sido reemplazadas por un efecto más bonito en PlayStation 4 Pro. Hay un rico efecto en las espirales de polvo, en vez de la textura plana de baja resolución que se usaba en Xbox 360. Se aprecia en todos los enemigos que golpean el suelo, incluyendo el Demonio de Tauro y la primera aparición del Dragón Rojo. También mejora el frecuente efecto de las esferas de almas, que se asemeja al de Dark Souls III. Es más brillante y más nítido, y una vez más tiene sentido que From Software aplique este efecto visual en la actualización. Hay pequeños cambios y mejoras por todas partes, incluyendo la volumétrica, algo evidente en la niebla de las puertas, una técnica que tenía una penalización extrema en los sistemas de anterior generación.

Dicho esto, la remasterización suma una multitud de pequeñas mejoras que crean una imagen general distinta, pero la lógica central sigue siendo la misma, con lo cual todo lo que nos gustó en el juego original se mantiene intacto. Cada giro, posición de los enemigos e incluso la retícula de apuntado, HUD o menús siguen siguen siendo los mismos, aunque las imágenes de los objetos y los textos ahora se renderizan a mayor resolución. Quizás el más significativo de los cambios visuales es la iluminación; no solo es más bonita, sino que además no parece afectar al rendimiento por lo que hemos visto hasta ahora.

PlayStation 4 ProXbox 360
El titular sobre Dark Souls Remastered en PlayStation 4 Pro es la resolución nativa de 3200x1800 a 60FPS. Es una gran mejora respecto a la resolución de 1024x720 del original para PlayStation 3 y Xbox 360, donde además el rendimiento caía de forma dramática.
PlayStation 4 ProXbox 360
El mapeado de texturas mejora en determinados puntos, como en el portón a la siguiente habitación.
PlayStation 4 ProXbox 360
Las texturas y los shaders han mejorado en la remasterización, pero no en todos los casos. Los assets del suelo son idénticos al original aquí, por ejemplo, aunque también es evidente el cambio en los efectos alpha del fuego.
PlayStation 4 ProXbox 360
La iluminación en la armadura del caballero ha cambiado, con un resultado más limpio en el material. Luce más nítido, pero algunos de los detalles del original, como los arañazos y golpes, son ahora más difíciles de apreciar por culpa de ello.
PlayStation 4 ProXbox 360
También mejora la niebla volumétrica. Hay un nuevo shader cuando pasas entre ella en PlayStation 4 Pro, y el arco cercano también se ilumina por el efecto.
PlayStation 4 ProXbox 360
Los valores de bloom y profundidad de campo también cambian para adaptarse a la resolución 1800p de PlayStation 4 Pro, ofreciendo un resultado más sutil y refinado.
PlayStation 4 ProXbox 360
Las mejoras en los efectos alpha se extienden a las batallas. Esta lucha con el Demonio del Refugio muestra penachos de polvo más detallado volando en todas direcciones, cuando en Xbox 360 era una simple textura plana.
PlayStation 4 ProXbox 360
En los escenarios se han añadido nuevos detalles. En el Santuario de Enlace de Fuego hay más hierbas, por ejemplo.

De forma similar a Dark Souls II: Scholar of the First Sin, ahora puedes jugar a 60FPS casi estables, con lo cual estamos ante una enorme mejora en el rendimiento respecto a los menos de 30FPS del original. Siendo justos, las primeras zonas del juego, que son a las que hemos tenido acceso, no muestran el motor bajo la mayor carga posible, y en el evento no nos dejaron entrar en Blight Town. Pero en lo que vimos PlayStation 4 Pro rara vez caía por debajo de los 60FPS. Ya sea con el Demonio del Refugio golpeando urnas o pilares o con el complejo shader de pelo del Demonio de Tauro, todos los puntos en los que el juego caía hasta 20FPS en la anterior generación ahora funcionan a unos fluidos 60FPS en PlayStation 4 Pro.

Esto corrige otro gran problema de la saga Souls. Cuando los juegos de From Software se limitan a 30FPS a menudo aparece un defecto de frame-pacing irregular. Esto significaba que aun cuando el frame-rate era de 30FPS, este parecía errático. Al funcionar a 60FPS Dark Souls Remastered no tiene problemas de este tipo en PlayStation 4, y todo se nota muchísimo más fluido. Hasta ahora esto solo se había podido conseguir con el mod DSFix para la versión PC, con lo cual es genial tenerlo por defecto en consola. Sin embargo, en esta preview no hay concordancia total con la tasa de refresco de la pantalla; en determinadas ocasiones hay tirones causados por el streaming, y también alguna caída aislada alrededor de los 55FPS. Localizaciones como Blight Town supondrán la prueba de fuego para la versión final.

De esta demo nos quedamos con la sensación de que Dark Souls Remastered pinta muy bien. Siempre y cuando no esperes que sea un proyecto tipo remake, como por ejemplo Shadow of the Colossus, esta nueva versión cumplirá con tus expectativas. Los cambios gráficos pueden ser pequeños, pero también son numerosos, hasta el punto de compensar lo uno con lo otro. Si a eso le sumamos la resolución 1800p y los 60FPS en PlayStation 4 Pro, no hay excusa mejor para jugar al primer juego de la saga Dark Souls. Lo cierto es que al preparar este artículo hemos vuelto a ver lo bajo que podía llegar a ser el frame-rate en Xbox 360, cayendo incluso por debajo de los dos dígitos. Solo por los 60FPS ya da la sensación de que esta será la versión definitiva del clásico, pero lo sabremos con seguridad cuando la versión final llegue a las tiendas el próximo día 25 de mayo.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Ir a los comentarios (14)

Acerca del autor

Thomas Morgan

Thomas Morgan

Senior Staff Writer, Digital Foundry

32-bit era nostalgic and gadget enthusiast Tom has been writing for Eurogamer and Digital Foundry since 2011. His favourite games include Gitaroo Man, F-Zero GX and StarCraft 2.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (14)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos