La desarrolladora Iron Galaxy Studios se ha labrado en poco tiempo una fama como especialistas a la hora de realizar ports de clásicos modernos a Nintendo Switch. El año pasado unieron fuerzas con Bethesda para desarrollar la excelente versión para Switch de Skyrim, y este año han hecho lo propio con Blizzard para llevar Diablo 3 a la consola híbrida de Nintendo. Es la primera vez en quince años, además, que un juego de Blizzard se publica en una consola de la compañía japonesa, desde que el estudio americano programó ports para Game Boy Advance de Rock n' Roll Racing y Blackthorne tras probar fortuna con StarCraft en Nintendo 64, así que la expectativas con el trabajo de Iron Galaxy eran bastante altas.

Afortunadamente los desarrolladores tenían un fantástico material original con el que trabajar. Blizzard ya publicó una conversión de Diablo 3 para PlayStation 3 y Xbox 360, la cual llegó a las tiendas un año después de la de PC, y realizó un trabajo significativo a la hora de equilibrar la jugabilidad y adaptar los controles y la interfaz para producir una experiencia cómoda en consolas. Un año después, esa versión se publicó también en PlayStation 4 y Xbox One. El port para Switch se basa en la reciente edición Eternal Collection, la cual incluye las expansiones Reaper of Souls y Despertar del Nigromante y todas las actualizaciones lanzadas a lo largo de este tiempo, con lo cual a nivel de contenido no podría ser más completo.

¿Pero qué tal resulta la adaptación a la consola de Nintendo? Meses antes del lanzamiento Blizzard explicó que el juego funcionaría a resolución 960p en el modo dock y a 720p en el modo portátil, manteniendo esos sesenta frames por segundo que son una parte fundamental de la jugabilidad de Diablo 3. ¿Han cumplido con ese objetivo?

La respuesta es que, en términos prácticos, se han quedado muy cerca, superando de forma cómoda el nivel de rendimiento de las versiones para consolas de la anterior generación.

PlayStation 4Switch (Modo dock)Switch (Modo portátil)Xbox 360
En Switch se utiliza resolución dinámica. En el modo dock el máximo es de 1600x960 según nuestras pruebas, aunque Blizzard afirma que es posible llegar a 960p. Esto supera, en cualquier caso, la resolución 720p de Xbox 360, aunque se queda detrás de los 1080p de PlayStation 4. Nótese que Switch usa una solución de anti-aliasing que provoca que la imagen general se vea un pelín más borrosa.
PlayStation 4Switch (Modo dock)Switch (Modo portátil)Xbox 360
En Switch se reduce la oclusión ambiental. PlayStation 4 añade sombreado extra en la posada de Nueva Tristram, algo que se pierde en Switch y Xbox 360.
PlayStation 4Switch (Modo dock)Xbox 360
El efecto de brillo también se reduce. Fijaos en que en PlayStation 4 el fanal que hay cerca del bárbaro tiene iluminación mejorada, la cual se pierde en Xbox 360 y Switch.
Switch (Modo dock)Switch (Modo portátil)
El modo dock y el modo portátil de Switch, frente a frente. Ambos son idénticos, salvo por la reducción de la resolución a 1280x720 dinámico en el modo portátil.

La versión para Switch de Diablo 3 utiliza una solución de escalado dinámico para intentar mantenerse lo más cerca posible de los 60FPS. En nuestras pruebas hemos visto que en el modo dock la resolución alcanzaba un máximo de 1600x900 pero caía hasta 1344x756 en momentos más recargados. Esto supera los resultados obtenidos en PlayStation 3 y Xbox 360, cuyas versiones se quedaban en 720p. En el modo portátil la resolución máxima es la nativa de 1280x720, pero cuando las cosas se complican cae hasta 960x540. Esto puede parecer una cifra muy baja, pero en la práctica no está mal para el tamaño de la pantalla de Switch, y realmente solo ocurre en los momentos más frenéticos, cuando hay muchísimos efectos en juego.

En lo que respecta a los efectos y la calidad de la imagen, el port de Switch se queda a medio camino entre las versiones del juego para la anterior y la actual generación de consolas de sobremesa. La calidad de las sombras, la oclusión ambiental y el efecto de brillo son inferiores a PlayStation 4 y Xbox One, mientras que la resolución alivia visiblemente el descenso de calidad en las texturas con la perspectiva isométrica que usa juego. Puedes pensar en esta edición como en una versión mejorada de la de la anterior generación, especialmente al tener en cuenta el contenido extra.

Lo mismo ocurre con el rendimiento, donde Switch ofrece mejores resultados que las anteriores PlayStation y Xbox. En los primeros niveles el juego funciona a sesenta frames por segundo prácticamente perfectos, con sincronización vertical para estabilizar la imagen. Esto supone una gran mejora respecto a PlayStation 3 y Xbox 360, donde había tearing y caídas en el frame-rate incluso nada más entrar en Nueva Tristram.

La mayor parte del tiempo obtendrás este rendimiento estable como una roca, aunque es posible sufrir caídas. Para ello solo es necesario jugar en el máximo nivel de dificultad; hemos probado una partida con el mago de nivel setenta de nuestro compañero John Bedford, editor de Metabomb, adentrándonos en las Fallas Nephalem con enemigos de nivel alto hasta que la pantalla estaba inundada de efectos. Esto hace que el frame-rate caiga hasta 40FPS, tanto en el modo dock como en el modo portátil. Al probar el juego en cooperativo se obtienen resultados similares, demostrando que son las grandes oleadas de enemigos, y no la cantidad de jugadores, lo que realmente afecta al rendimiento.

Debéis tener en cuenta, por cierto, que aunque para jugar al cooperativo online se requiere una suscripción al servicio Nintendo Online, muchas de las funciones online pasivas, como las tablas de clasificación, las fallas de desafío o las temporadas funcionan sin tener que pagar la suscripción. Hay muchas formas de jugar con amigos, además: el juego es compatible con cooperativo local en la misma consola, incluido el modo portátil, o entre varias Switch con la conexión WiFi. El uso de controles es bastante flexible, e incluso se puede jugar con un único JoyCon, aunque no es precisamente algo cómodo.

Todo esto se resume en que Diablo 3: Eternal Collection para Switch es una excelente edición de un juego fantástico. Diablo 3 se adapta genial al juego portátil, y Blizzard e Iron Galaxy no han escatimado a la hora de incluir opciones y características, tomando también las decisiones técnicas adecuadas para que la experiencia al jugar sea rápida, fluida y muy entretenida.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

Thomas Morgan

Thomas Morgan

Senior Staff Writer, Digital Foundry

32-bit era nostalgic and gadget enthusiast Tom has been writing for Eurogamer and Digital Foundry since 2011. His favourite games include Gitaroo Man, F-Zero GX and StarCraft 2.

Más artículos de Thomas Morgan

Comentarios (0)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos

Contenido relacionado