El modo boost de PS4 Pro a fondo

Ponemos a prueba la función que todos estábamos esperando.

Esta es la función de PlayStation 4 Pro que todos estábamos esperando. El nuevo Boost Mode, que se incluye en la futura actualización 4.5 del sistema, desbloquea la potencia de Pro en los juegos de PlayStation 4 que no han sido parcheados. Ahora mismo la pueden probar los usuarios beta, y estos últimos días hemos hecho diferentes tests para comprobar su efectividad. La mejora oscila entre lo irrelevante y lo dramático, pero por lo general es una función muy útil que creemos va a entusiasmar a los usuarios de PlayStation 4 Pro.

Antes de comenzar las pruebas éramos moderadamente optimistas. Hay mejoras que uno puede esperar de este modo boost, pero también debemos ser conscientes de sus limitaciones. Los desarrolladores definen objetivos de rendimiento en el software para consolas, imponiendo límites en el frame-rate casi siempre a 30FPS o 60FPS. Algunos títulos, como Killzone Shadow Fall, pueden funcionar sin bloqueo de frame-rate, pero la sincronización vertical acaba dictando un eventual tope a 60FPS.

Resumiendo, el modo boost será útil para estabilizar el rendimiento lo más cerca posible del objetivo de frame-rate y resultará interesante en los títulos sin bloqueo, pero no se pueden esperar milagros. Títulos como Destiny, que funcionan a 30FPS estables como una roca, no mostrarán mejora alguna, y los juegos no romperán sus límites de rendimiento de golpe para funcionar a 60FPS. Sin embargo, hay muchos juegos que tienen problemas o no alcanzan sus hipotéticos límites. En estas situaciones es cuando el modo boost puede resultar revelador.

Empecemos viendo qué hace exactamente el modo modo boost. La prueba para ello es muy simple: realizamos un análisis de rendimiento de Knack, un juego que funciona sin bloqueo de frame-rate y que también tiene parche para Pro. Las pruebas se realizaron sin el parche con el modo base y el modo boost, y luego con el juego parcheado en Pro. La actualización oficial para Pro de Knack incluye un modo que se acerca a los 60FPS a 1080p, así que esto debería ilustrar hasta qué punto tiene acceso el modo boost a la potencia total de la consola. Los resultados muestra una mejora gráfica de apenas un 14%, muy lejos de lo visto con el parche instalado. En Killzone Shadow Fall la diferencia es también del 14%, algo interesante pero desde luego no dramático.

Un vistazo rápido al modo boost, ya disponible para los usuarios de la beta de la actualización 4.5 del software de sistema.

Base PS4 PS4 Pro Mejora
CPU Ocho núcleos Jaguar a 1.6GHz Ocho núcleos Jaguar a 2.1GHz 1.3x
GPU 18 unidades de computación Radeon GCN a 800MHz 36 unidades de computación GCN mejoradas a 911MHz 2.3x FLOPs
Memoria 8GB GDDR5 a 176GB/s 8GB GDDR5 a 218GB/s Ancho de banda 24% mayor, 512MB más disponibles

Sin embargo, sí hay enormes mejoras de rendimiento en otros títulos. La versión para PlayStation 4 de Assassin's Creed Unity es famosa por su deficiente rendimiento, e incluso tras un trabajo intensivo de optimización oscila entre 22FPS y 24FPS en zonas cargadas de NPCs. La mejora en Pro con el modo boost es impresionante: el juego funciona a 30FPS la mayor parte del tiempo, con apenas unas pocas caídas por debajo de esa métrica. Un ambicioso títulos que no contaba con suficiente potencia para proporcionar una experiencia decente finalmente funciona tal y como debería, con lo cual vale la pena revisitarlo con el modo boost activado.

Las exigentes batallas con 64 jugadores de Battlefield 4 también mejoran notablemente. Probamos una sesión multijugador muy intensa y apreciamos una mejora considerable, con mucha más fluidez al moverse por el mapa que cuando jugábamos con una PlayStation 4 normal. El motor Frostbite también muestra mejoras en Mirror's Edge Catalyst, un título que se marcaba los 60FPS como objetivo pero que caía por debajo con frecuencia. Todos esos problemas se solucionan con el modo boost.

En los juegos de carreras a 60FPS también se aprecian mejoras tangibles. En Project Cars se pueden grabar repeticiones que proporcionan clips idénticos para realizar pruebas. En las más exigentes vimos una mejora en el frame-rate que oscilaba entre el 35% y el 38%. Assetto Corsa es otro juego problemático con la PlayStation 4 estándar, pero el modo boost permite que funcione a 60FPS estables. En F1 2016 las mejoras no son tan grandes, oscilando entre 7FPS y 8FPS, pero todo cuenta a la hora de ofrecer jugabilidad a 60Hz en un juego de carreras que exige la máxima precisión.

Los juegos de carreras a 60FPS ponen al límite a la CPU y la GPU. Aquí podéis ver la considerable mejora que aporta el modo boost a Project Cars, F1 2016 y Assetto Corsa.

En los vídeos que acompañan este artículo tenéis un montón de pruebas más, pero el resumen es, básicamente, que el modo boost de Pro proporciona una variedad de mejoras de rendimiento. Siendo así, la pregunta es, una vez más, ¿cumple a nivel técnico esta nueva función que se añade a PlayStation 4 Pro?

Nuestra teoría es bastante directa. En pruebas limitadas por los gráficos, el modo boost proporciona un incremento consistente del 14% en el frame-rate, y sospechamos que no es una coincidencia que la mejora en la GPU de la Pro respecto a la PlayStation 4 estándar sea de 111MHz - precisamente un 14%. Esto sugiere que cuando juegas a un título estándar con el modo boost activo la 'mitad' de la GPU de Pro está inactiva, pero sí funciona a mayor velocidad de reloj.

La CPU, en cambio, si se beneficia al completo de la potencia adicional de Pro. Las pruebas de Assassin's Creed Unity muestran un escalado casi lineal en el rendimiento - los 23FPS de la consola estándar aumentan hasta 30FPS en el modo boost, exactamente el 31% de potencia de CPU adicional de la consola. Las caídas a 22FPS en la consola estándar se quedan en 29FPS en el modo boost, y ahí está el límite en términos de mejora posibles incrementando la frecuencia de la CPU. ¿La impresionante mejora entre el 35% y el 38% de Project Cars? Seguramente se deba a la combinación de mejoras entre la CPU y la GPU con el modo boost.

Sony también ha dicho que los tiempos de carga pueden reducirse con el modo boost, algo que nos parece muy interesante. Hemos notado en nuestras pruebas con CPUs de PC que hay un incremento sustancial en los tiempos de carga cuando usas una CPU de dos núcleos en vez de una de cuatro. Puede ser el caso que el streaming y la descompresión de recursos se haga más rápido en la Pro no por la interfaz SATA 3, sino por el incremento en la potencia de la CPU.

Nueve juegos que no tienen parche para Pro funcionando bajo el modo boost, incluyendo The Witcher 3 y Bloodborne.

Lo más fascinante del nuevo modo boost de PlayStation 4 Pro es que al incrementar de forma desproporcionada la CPU frente a la GPU al final acabamos teniendo un hardware más equilibrado en el modo base. Por ejemplo, sabemos que muchos ports para PlayStation 4 en los que se usa el Unreal Engine 3 sufren debido a la falta de potencia en la CPU. El modo boost soluciona esto: el fallido port de BioShock Infinite funciona de forma mucho más consistente, mientras que Mighty No. 9 muestra una enorme mejora de rendimiento. En otros casos, donde la limitación está más bien en los gráficos, la mejora se reduce a un 14%. Eso basta, por ejemplo, para que Tomb Raider Definitive Edition se acerque más a los 60FPS estables, pero no lo suficiente para que sea 1080p60 perfecto.

Es posible que el modo boost ofrezca todas las mejoras de CPU y ancho de banda inherentes al diseño del hardware de PlayStation 4, pero la modesta mejora en la GPU resulta curiosa, porque parece que el modo boost accede a la frecuencia extra de reloj pero no a las dieciocho unidades de computación adicionales. Hemos consultado con Sony esta teoría, pero su respuesta, que podéis leer a continuación, no nos ha sacado totalmente de dudas:

"El modo boost se ha diseñado para proporcionar un mejor rendimiento en los títulos que no han sido parcheados para aprovechar la CPU más rápida de PS4 Pro y su mejor GPU", explica la compañía japonesa. "Esto puede proporcionar una evidente mejora en el frame-rate en títulos con frame-rate variable, así como una mayor estabilidad en títulos que están programados para funcionar a 30Hz o 60Hz".

"Dependiendo del juego, el incremento en la velocidad de la CPU también puede derivar en una reducción de los tiempos de carga. Sin embargo, no se garantiza que el modo boost funcione con todos los juegos, y desactivando esta opción el juego se jugará en un modo que replica el funcionamiento de la PS4 estándar. Al ser una opción los títulos sin parchear que funcionen en modo boost no son conscientes de que funcionan en una PS4 Pro y por lo tanto no aprovechan todas las ventajas de PS4 Pro. Es por ello que el consumo energético de estos juegos es un poco más bajo que el de un juego más moderno".

Traducción por Josep Maria Sempere.

Ir a los comentarios (149)

Acerca del autor

Richard Leadbetter

Richard Leadbetter

Technology Editor, Digital Foundry

Rich has been a games journalist since the days of 16-bit and specialises in technical analysis. He's commonly known around Eurogamer as the Blacksmith of the Future.

Contenido relacionado

id Software sufrió crunch "casi todo el año pasado" para llegar a la fecha de Doom Eternal

"Intentamos de verdad ser respetuosos con el tiempo y la vida de la gente."

The Turing Test saldrá en Switch

Estará disponible en dos semanas.

También en Eurogamer...

The Turing Test saldrá en Switch

Estará disponible en dos semanas.

El episodio 4 de Song of Horror saldrá la próxima semana

En esta ocasión Amnesia será el principal referente.

Comentarios (149)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos