La semana pasada llegó a las tiendas la revisión 'slim' de la PlayStation 4 (con el código CUH-2000), una máquina que mantiene la tradición de las segundas generaciones de hardware de Sony. La nueva consola es mucho más eficiente en términos de consumo, genera menos calor y es significativamente más silenciosa. ¿Y su polémico aspecto? Digamos que las fotografías no le hacen justicia; exceptuando algún detalle aislado no da la sensación de ser un producto barato, sino que posee un aspecto sólido y la calidad de fabricación es similar a la del modelo anterior.

La cuestionable calidad de las primeras fotografías filtradas no hacían ningún favor al hardware, e incluso hizo que algunos usuarios pensaran que se trataba de un montaje. Sin embargo, con la consola ya en nuestras oficinas, podemos garantizar que no estamos ante un caso como el de la PlayStation 3 'Super Slim'; el plástico mate de la CUH-2000 es el mismo que el del C-Chassis de la PlayStation 4, con un buen acabado y un diseño final con detalles bastante majos. Las patitas de la parte inferior imitan los símbolos que se asocian a la marca PlayStation (el triángulo, el cuadrado, el círculo y la equis), y a diferencia del modelo de lanzamiento es totalmente estable, sin aquel inexplicable "baile" que hacía la consola cuando tocabas uno de sus extremos.

En uno de los lados de la consola pueden verse los logos de HDMI, DTS, Dolby y Blu-ray, lo cual nos dice claramente que estamos ante una consola 1080p estándar sin ninguna pretensión de ir a por las 4K tan de moda. La PlayStation 4 Slim, de hecho, no añade prácticamente ninguna funcionalidad nueva -hay un par que comentaremos más adelante- y Sony ha reservado las innovaciones para la futura PlayStation 4 Pro. En otras palabras, es básicamente la misma consola que ya conocíamos, pero en un formato renovado.

Lo que sí cambia es el Dual Shock 4, que en su nuevo modelo CUH-ZCT2E recibe un pequeño lavado de cara. Los sticks analógicos, los gatillos y la cruceta tienen un color gris que contrasta con el acabado negro del resto del mando. El panel táctil tiene ahora una pequeña raya en la parte superior, por la que se filtra la luz del LED RGB y que hace que veas la iluminación sin necesidad de mover el pad para examinar el frontal.

Otra novedad en el mando es que al conectarlo con el cable a la consola ahora puedes escoger entre conectividad Bluetooth o USB. En teoría esto significa que al usar la conexión por cable para transmitir los datos puedes arañar unos pocos milisegundos y reducir la latencia, pero en la práctica dudo que la mayoría de usuarios noten alguna diferencia. Esta característica, en cualquier caso, es propia del nuevo Dual Shock 4 y no de la consola CUH-2000, con lo cual los usuarios de los modelos anteriores de PS4 también pueden beneficiarse de esta opción.

En términos de recortes y oportunidades perdidas hay un par de aspectos que nos han decepcionado. El primero es que siga habiendo solo dos puertos USB 3.0 en el frontal de la consola, y también llama la atención la extraña separación entre ambos (la cual quizás se explique con el procesador externo de PlayStation VR). El segundo es, realmente, el único detalle que nos disgusta de esta revisión: la supresión del puerto SPDIF Toslink. A Sony no le falta razón cuando argumenta que cada vez más usuarios utilizan la conexión HDMI para trasmitir el sonido a sus equipos de música, pero todavía son muchos los que utilizan cascos 5.1 y otros dispositivos que dependen de la conexión óptica. Si eres uno de ellos debes tener esto muy en cuenta a la hora de decidir si la PS4 Slim es adecuada para tu centro de entretenimiento.

Respecto al software, cuando enciendas la consola tendrás que actualizar el firmware, y una vez lo hayas hecho tienes exactamente la misma experiencia que los usuarios que utilizan modelos anteriores de PlayStation 4. Hay, sin embargo, una excepción: en las opciones de red ahora se te muestra la velocidad a la que estás conectado, y además también tienes la posibilidad de conectar a redes WiFi de 5GHz. Esto es importante, porque si tienes un router que soporte esa frecuencia te beneficiarás de mejor cobertura y, sobre todo, mejores velocidades de descarga. También es compatible con la tecnología HDR, que ofrece un mayor rango de colores y contraste mejorado, pero esto también se ha añadido a las PS4 antiguas en el firmware 4.00.

En la nueva PS4 Slim se mantiene la posibilidad de cambiar el disco duro por uno de nuestra elección. En el que viene de serie vemos que Sony ha cambiado de proveedor; nuestra consola lleva un disco Toshiba MQ01ABD050 de 2,5 pulgadas y 500GB de almacenamiento, que según nuestras búsquedas funciona a 5400rpm. También cambia su posición: en la nueva máquina el slot está situado detrás de una pieza de plástico con forma de L, pero el mecanismo para cambiarlo es igual de sencillo que antes, retirando un tornillo para acceder al caddy.

Lo que tenemos, en definitiva, es una consola prácticamente idéntica en términos de funcionalidad respecto a los modelos existentes, con algunos retoques interesantes en el diseño, como esa WiFi de 5GHz que echábamos tanto de menos en la PlayStation 4 original. La omisión de la salida óptica es un detalle molesto para aquellos con equipos de sonido antiguo, especialmente para los usuarios de cascos gaming con unidades de descodificación surround (como los Astro o los Tritton), pero por ejemplo los headsets de Sony -como era de esperar- se pueden usar sin problemas. Respecto al aspecto de la máquina, todo es cuestión de gustos: a mi personalmente me gusta, pero puede entender que alguien prefiera otro tipo de acabado. Lo que sí os aconsejo es que no os fiéis de las primeras fotos filtradas, porque no daban una imagen fiel de lo que es realmente esta consola.

Pero hay tres aspectos en los que la nueva PlayStation 4 Slim sí presenta una clara mejora respecto a los modelos anteriores. Para empezar es energéticamente mucho más eficiente, y se confirma que la PS4 Slim utiliza la tecnología de fabricación FinFET de 16n para su procesador (seguramente obra del fabricante TSMC). Esto se traduce, a su vez, en que la consola se calienta mucho menos y, por lo tanto, es mucho más silenciosa. Esa es la teoría, y nuestras pruebas confirman que el resultado cumple con las expectativas.

Hemos repetido las mismas pruebas que hicimos al analizar la revisión CUH-1200. Una partida 4x4 de Rocket League produce un ruido enorme de los ventiladores en el modelo de lanzamiento, y aunque con el C-Chassis se apreciaba una mejora importante, la nueva Slim juega en otra liga: el consumo se reduce un 52% respecto a la consola original y un 37% respecto a la CUH-1200, y el nivel de ruido baja 8dB respecto al C-Chassis y 20dB, que se dice pronto, respecto al modelo original. Esto se traduce en que cuando juegas a Rocket League en la PS4 Slim el ruido es muchísimo menor que cuando lo haces en los modelos anteriores.

Esta mejora, eso sí, tiene sus límites. El lector Blu-ray sigue siendo bastante ruidoso cuando instalas un juego, y aunque la solución térmica es más silenciosa, sigue habiendo situaciones en las que los ventiladores giran a toda velocidad. Un ejemplo claro de esto es Assassin's Creed Unity; aunque el consumo general cae un 44% respecto al modelo original y un 23% respecto al CUH-1200, solo el hecho de estar en la pantalla de título, con el disco activo, produce unos niveles de ruido similares a los del C-Chassis.

Lo que nos dicen los resultados obtenidos por la CUH-2000 es que la revisión del chasis se basa en la reducción del proceso de fabricación del procesador (algo que no ocurrió en todas las revisiones de PS3) y que hay ventajas obvias en términos de eficiencia energética y reducción de ruido. Tras realizar el test con Assassin's Creed Unity medimos la temperatura en la carcasa y ésta era de 38 grados, seis menos que en el modelo de lanzamiento y siete menos que en el C-Chassis CUH-1200. La mejora es evidente, aunque es una pena que no se haya optado por un lector menos ruidoso como guinda para el pastel.

PlayStation 4 Consumo/Ruido máximo (W/dB) CUH-1000 Pico de consumo (Vatios) CUH-1200 Pico de consumo (Vatios) CUH-2000 Pico de consumo (Vatios) CUH-1000 Ruido (Decibelios) CUH-1200 Ruido (Decibelios) CUH-2000 Ruido (Decibelios)
Interfaz PS4 (Online) 80.1 65.6 47.0 44.0 42.2 41.0
Rocket League (4v4 en Mannsfield) 130 100 63.0 63.7 51.2 43.2
AC Unity (pantalla de carga, disco girando) 130 112 86 64.5 55.2 55.0

Al igual que a muchos de vosotros, al principio el aspecto de la nueva máquina me decepcionó tras ver las fotografías filtradas en internet. Las impresiones con la máquina en mano, sin embargo, son mucho más positivas, y cuando tomas también en consideración las ventajas que ofrece este nuevo modelo la PS4 Slim se convierte en una propuesta mucho más interesante. Y es pequeña. Muy pequeña. Mide 26.5cm x 26.5cm x 3.8cm, en vez de los 27.5cm x 30cm x 5.3cm del modelo de lanzamiento. Estas medidas sugieren que, más o menos al igual que la Xbox One S, la PlayStation 4 Slim reduce cerca del 40% el volumen general de la máquina.

Más pequeña, más silenciosa, con un menor consumo y un par de adiciones interesantes. Sobre el papel la noción de estar interesado en una PlayStation 4 y decidir si optar por el nuevo modelo o el antiguo está muy clara. Pero en realidad no es tan sencillo, porque Sony tiene el propio enemigo en casa; sabiendo que la nueva PlayStation 4 Pro llegará a las tiendas en un par de meses esperar a la nueva consola, más potente y adaptada a los televisores 4K, tiene todo el sentido del mundo para muchos usuarios. Ahí está el quid de la cuestión, y la respuesta no está clara del todo, variando mucho según el usuario.

Si vas a usar la consola con un televisor Full HD y tu presupuesto es más ajustado (la nueva revisión cuesta 299€, mientras que la Pro aumentará su precio hasta los 399€), la PS4 Slim es una muy buena opción. Si quieres novedades, una experiencia premium o eres poseedor de una tele 4K, entonces vale la pena esperar a PS4 Pro. La estrategia de Sony, sin embargo, sí es clara: mientras Microsoft ha introducido mejoras sustanciales en su revisión de Xbox One (el modelo S incluye lector de Blu-ray UHD, compatibilidad con HDR y con servicios de streaming 4K como Netflix), Sony opta por mantener su actual consola tal cual en términos de funcionalidad, optimizando el hardware en una notable revisión. Para tener novedades significativas, parece, habrá que esperar hasta el 10 de noviembre.

Acerca del autor

Josep Maria Sempere

Josep Maria Sempere

Subdirector

Josep Maria es subdirector y fundador de Eurogamer España y el máximo responsable del día a día de su línea editorial y de contenidos. Ama el punk-rock, el cine palomitero de Hollywood, los simuladores de submarinos, la sci-fi, los cacharros de Apple y la década de los 80. Puedes leerlo también en BFG9000, en su Twitter (@kr3at0r) o escucharlo en el podcast Ocho sobre Diez.

Más artículos de Josep Maria Sempere

Comentarios (30)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos

Contenido relacionado

Anunciado el remake de Panzer Dragoon 1 y 2

El primero llegará antes de finales de 2019.

Bury Me, My Love llegará a PC y Switch en enero

Sigue la historia de una refugiada siria a través de mensajes de móvil.