Nunca es fácil hablar de especificaciones. Suelen pasar meses o incluso años antes de que se confirmen. Los rumores circulan por internet, salen a la luz los registros de patentes y fuentes anónimas nos explican lo que queremos oír. Y luego, por fin, conocemos la realidad. Hace unos días Venturebeat publicó una información que básicamente confirmaba nuestro artículo publicado en julio, en el que os explicábamos que Nintendo Switch se basaba en el procesador Tegra X1 de Nvidia, con una GPU basada en la tecnología Maxwell de segunda generación. Para aquellos que esperaban una consola portátil con la potencia de una Xbox One o una PlayStation 4 fue un duro golpe. Todavía se desconoce cómo ha modificado Nintendo el procesador X1, pero hoy estamos en posición de ofrecer más detalles sobre cómo ajusta Switch su velocidad en función de si está en modo portátil o conectada al dock y al televisor.

Empecemos diseccionando los datos de VentureBeat aportando nuestra propia experiencia. Fue en abril de este año cuando descubrimos por primera vez que la tecnología de Nvidia era la escogida para la NX de Nintendo, que es como se conocía por aquel entonces a la consola. En los meses posteriores varias fuentes más corroboraron ese dato, y en julio Nintendo of Europe celebró un gran evento en sus oficinas centrales de Frankfurt para mostrar el kit en acción a un público selecto. En ese momento tuvimos todas las confirmaciones necesarias para publicar la historia, que pese a las críticas -se nos acusó de inventarnos la información, entre otras lindezas- más tarde acabó siendo confirmada punto por punto de forma oficial por Nintendo. Desde nuestro punto de vista, el siguiente paso era averiguar las especificaciones finales del hardware, aunque esto no es tarea sencilla.

En su momento especulamos con la posibilidad de que el lanzamiento en marzo de 2017 permitiese a Nintendo pasar del Tegra X1 al moderno Tegra X2 con tecnología Pascal y proceso de producción FinFET, con lo cual podrían obtener más rendimiento y/o autonomía de la batería. La propia Nvidia explicó que el procesador personalizado de Switch estaba basado en "la misma arquitectura que las tarjetas gráficas más potentes de la gama GeForce", una pista que apuntaba a que Pascal era la tecnología escogida para la consola de Nintendo (porque las GPUs más potentes que había en el mercado cuando se hizo esa afirmación utilizaban Pascal).

Lo cierto es que el chip Tegra X1 supuso la última iteración de la tecnología Maxwell, e incluye algunos detalles de Pascal, como el soporte para doble FP16. Algunas fuentes también nos han explicado que Switch incluye otras optimizaciones propias de Pascal. Y, finalmente, debe tenerse en cuenta que a nivel básico Maxwell y Pascal tienen no pocas similitudes. Una de los mayores diferencias entre ambas arquitecturas, sin embargo, está en el proceso de fabricación: en Maxwell se usan 20nm, mientras que en el caso de Pascal son 16nm FinFET. Sea como fuere, nuestras fuentes afirman que Nintendo ha seguido dando a los desarrolladores unas especificaciones muy similares a las de esta filtración en Twitter, la cual en muchos aspectos es clavada al Tegra X1 stock.

Sin embargo, apreciamos algunas anomalías e inconsistencias que hacen saltar las alarmas. El Tegra X1 es un procesador totalmente compatible con HDMI 2.0, así que... ¿por qué la salida está limitada a las especificaciones HDMI 1.4? ¿Qué sentido tiene capar la salida 4K a un refresco de 30Hz? El X1 también posee 16 ROPs, así que ¿por qué el pixel-rate funciona al 90% de su capacidad, con 14.4 pixeles por ciclo cuando deberían ser los 16 estándar del X1? El chip de Nvidia también incluye cuatro núcleos ARM Cortex A53s aparte de los potentes A57s. ¿Por qué no aparecen en las especificaciones? (aunque lo cierto es que tampoco se usaban demasiado, a tenor de lo visto en los benchmarks del Tegra X1). Otros detalles de las especificaciones ya los corroboramos hace meses, como el panel IPS LCD de 6,2 pulgadas y resolución 720p o la compatibilidad multitáctil. Sin embargo, da la sensación de que sea una especificación antigua, de que falta una pieza crucial del puzzle.

El número de núcleos CUDA y el ancho de banda de la memoria son los del Tegra X1 estándar, pero curiosamente las especificaciones filtradas son extremadamente vagas a la hora de hablar de la velocidad real de la CPU y la GPU, refiriéndose únicamente a las velocidades máximas, que son las vistas en la microconsola Shield TV de Nvidia. Asumiendo que Switch use el mismo proceso de fabricación a 20nm que la Shield, estas velocidades nunca serán asumibles en una pequeña consola portátil alimentada con una batería. Lo que sugiere la información publicada por VentureBeat es que Switch sigue apostando por esa tecnología de 20nm, pero no hemos podido confirmar que así sea.

Las velocidades de reloj son un factor fundamental a la hora de hacerse una idea de las capacidades de Switch, más allá de la configuración física del procesador Tegra. Como muchos habían especulado, la nueva consola de Nintendo tiene dos configuraciones de rendimiento, siendo mucho menos potente en el modo portátil que cuando está enchufada al televisor a través del dock. Os podemos confirmar que no hay una segunda GPU ni ningún hardware adicional en el dock, pese a las patentes que se filtraron hace unos meses donde se sugería lo contrario. Al no estar limitada por la autonomía y la energía que proporciona la batería, enchufar la Switch al dock permite que la GPU funcione mucho más rápido. Y la diferencia, de hecho, es como de la noche al día.

Donde Switch se mantiene consistente es en la potencia de la CPU, porque los núcleos funcionan a 1020MHz independientemente de si la máquina está conectada o no al dock. Esto garantiza que la lógica del juego no quede comprometida al jugar en modo portátil, y que el juego sea consistente. El controlado de memoria funciona a 1600MHz cuando la consola está enchufada al dock (lo estándar en un Tegra X1), pero al desconectarla la velocidad cae hasta 1331MHz. En cualquier caso, los desarrolladores pueden optar por mantener el ancho de banda completo en sus juegos en caso de considerarlo necesario.

La velocidad de la CPU se reduce a la mitad de la que tiene en el Tegra X1 estándar, pero es la parte de la GPU en la ecuación la que resulta ser más polémica. Incluso cuando está conectada al dock, la Switch no usa todo el potencial del Tegra X1. La velocidad se limita en ese caso a 768MHz, una cifra considerablemente inferior al 1GHz con el que corre en la Shield TV. La mayor sorpresa, sin embargo, es ver hasta qué punto reduce Nintendo la velocidad de la GPU para cumplir sus objetivos en cuanto a autonomía y generación de calor. No es un error, realmente son 307.2MHz, lo cual significa que en el modo portátil la consola funciona al 40% de la velocidad que tiene al estar enchufada en el dock. Y la siguiente tabla confirma también que los desarrolladores pueden usar esa velocidad reducida incluso al estar enchufada para igualar el rendimiento con el del modo portátil.

dockingbay94
Velocidad de la CPU Velocidad de la GPU Velocidad del controlador de memoria
Modo portátil 1020MHz 307.2MHz 1331/1600MHz
Conectada al dock 1020MHz 307.2/768MHz 1331/1600MHz

Siendo así, una Switch enchufada al dock tiene 2,5 veces la potencia de la GPU de la misma consola funcionando con la batería. Y aunque haya dudas respecto a algunas especificaciones filtradas, cualquiera respecto a la velocidad de reloj de la CPU y la GPU está descartada. La documentación que se ha proporcionado a los desarrolladores y la tabla que hay sobre estas líneas van acompañadas de este texto: "la información de esta tabla es la especificación final para las combinaciones de configuraciones de rendimiento y modos de rendimiento que las aplicaciones podrán usar en el lanzamiento".

¿Cómo afectará este diferencial a los juegos? La pantalla de Switch tiene una resolución de 720p, así que la diferencia de velocidad de la GPU significa que, en teoría, hay potencia sobrante para que el juego que funciona en modo portátil a 720p lo haga a 1080p cuando la consola está conectada al dock. Un desarrollador nos explicó que esto es parecido a crear dos versiones del mismo juego, casi como producir un título de PS4 y su variante para PS4 Pro. Como mínimo, esto implica que el proceso de QA conllevará el doble de trabajo, probando a fondo ambas configuraciones y pensando muy bien cómo se usa la GPU en cada uno de los modos.

Lo que si está clarísimo es que aquellos que esperaban que Switch pusiese a Nintendo al mismo nivel del hardware de Sony y Microsoft se llevarán un buen chasco. Aunque habrá proyectos multiplataforma (algo que Nintendo quiso destacar incluyendo a Skyrim en el vídeo de presentación), no esperéis ver versiones para Switch de los blockbusters técnicamente más punteros. Eso debería resultar obvio si piensas que Xbox One S utiliza tecnología 16nm FinFET y consume alrededor de 75-80W, y aunque la tecnología de la GPU de Nvidia es más eficiente a nivel energético, un dispositivo portátil -que tradicionalmente consume entre 5W y 10W- no juega para nada en la misma liga.

Pero desde otro punto de vista esto hace que lo que hemos visto resulte aún más impresionante. El hardware de Nintendo basa su atractivo en el todo en uno, en ser una consola que puedes coger y llevarte en cualquier momento para seguir jugando. Nuestra esperanza es que lo visto en el vídeo de presentación se cumpla y muestre a Nintendo haciendo lo que mejor sabe hacer. Incluso a 307.2MHz una GPU basada en Maxwell debería ser capaz de superar a Wii U, y la demo que se pudo ver en el show de Jimmy Fallon tenía un rendimiento bastante más fluido que el de la versión para Wii U que probamos en el pasado E3. También conviene recordar que Nvidia ha creado una capa de software que permitirá a los desarrolladores extraer mucho más del procesador Tegra que lo visto hasta ahora en la consola Shield basada en Android.

Aunque los detalles sobre la configuración tecnológica de Switch empiezan a esclarecerse, nuestra investigación continúa. Sabemos su velocidad, pero ¿cuáles son esas modificaciones que diferencia al Tegra de la consola de Nintendo del X1 estándar? Aunque confiamos en la veracidad de los datos aportados en este artículo, todas las preguntas que rodean a la filtración siguen sin tener respuesta oficial. Algunas de las incongruencias parecen extrañas, y los detalles de esas modificaciones siguen siendo un misterio. ¿Ha añadido Nintendo simplemente algunos cambios menores o ha optado por algo más ambicioso?

Las especificaciones son una cosa, pero luego los juegos otra muy diferente. Lo que hemos visto hasta ahora parece interesante teniendo en cuenta que Switch debe funcionar también como una portátil, con unos requisitos energéticos muy conservadores. El mes que viene se presentará oficialmente la consola y podremos probarla de primera mano, pero viendo estas especificaciones será importante ver el enfoque de la máquina: si se centra más en el televisor o en el modo portátil. Más allá de las resoluciones, ¿será la experiencia tan fluida como sugería el vídeo de presentación? No podemos esperar a probarla. Mientras, hemos preguntado a Nintendo si quería comentar esta información, pero seguimos esperando respuesta...

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

Richard Leadbetter

Richard Leadbetter

Technology Editor, Digital Foundry

Rich has been a games journalist since the days of 16-bit and specialises in technical analysis. He's commonly known around Eurogamer as the Blacksmith of the Future.

Más artículos de Richard Leadbetter