Digital Foundry vs The Last of Us Remastered

¿Puede la obra maestra de PS3 aguantar el tipo en la nueva generación?

Es extraño el misterio que ha rodeado a la remasterización para PlayStation 4 de The Last of Us, el clásico survival horror de Naughty Dog. Anunciado por error y con una campaña de marketing más bien discreta, es un juego que incluso la desarrolladora ha intentado no enseñar, hasta el punto de sorprender con su ausencia en el stand de Sony del E3. Por qué se han hecho así las cosas es algo que no entendemos, pero está claro que Naughty Dog no tenía nada que esconder: es un juego brillante.

En Digital Foundry nos aproximaremos al juego con dos artículos, cada uno de ellos escrito por un autor que llega al juego desde una perspectiva totalmente diferente. Mañana mi compañero Tom Morgan publicará la comparativa PS3 vs PS4 completa y os explicará el punto de vista de alguien que se acabó el original - una lectura fundamental para los que os planteéis comprar el juego otra vez. Este artículo que estáis leyendo ahora, en cambio, es diferente: más allá de probar una demo de veinte minutos antes del lanzamiento, no he jugado nunca a The Last of Us. Recuerdo cosas de la demo y de editar el análisis técnico, pero no tengo con qué compararlo y lo juzgaré como juego de PlayStation 4, al tiempo que trataré de responder algunas de las dudas principales que tienen muchos jugadores.

Veamos entonces las mejoras más importantes según Naughty Dog. Principalmente estamos ante resolución 1080p a 60FPS tanto en la campaña como en el multijugador, cuatro veces más detalle en los mapas de texturas y dos veces más resolución en los mapeados de sombras. Ahora ya no se necesita hacer streaming de texturas gracias a la RAM de PS4, la distancia de dibujado es más larga, el LOD es mejor y los efectos de partículas son más espectaculares. ¿Cómo se ve todo esto? Hemos preparado una captura a 60FPS de 22 minutos, reescalada en nuestro reproductor pero con descargas a 1080p60 a vuestra disposición que funcionan bien en la mayoría de ordenadores modernos y en PlayStation 3.

Este segmento - hemos obviado de forma intencionada el prólogo - da una buena idea de la calidad del juego, y es importante apuntar que estamos ante una remasterización y no un remake. Cuando hay disponibles recursos de mayor calidad (por ejemplo, los modelos de personajes de las cinemáticas) se utilizan, pero hay pocas evidencias que sugieran que Naughty Dog haya mejorado los escenarios o la geometría. Las primeras impresiones, de hecho, no son particularmente buenas, porque el prólogo no parece mejorar mucho: la geometría es poco impresionante, el detalle del escenario es relativamente parco y esta sección no muestra el juego en todo su esplendor.

También es evidente que hay una clara diferencia entre la calidad de las cinemáticas pre-renderizadas - casi con total seguridad renderizadas a mayor resolución y luego reescaladas - y el juego en si, lo cual provoca un salto entre las secuencias FMV y el gameplay al que tampoco ayuda una pequeña pausa entre ambas. Las cinemáticas de Uncharted se renderizaban con el motor pero se diseñaban para lucir igual que el gameplay con transiciones perfectas, lo cual producía una experiencia más consistente que la que vemos aquí. Lo que está claro es que Naughty Dog ha vuelto a renderizar todas estas cinemáticas, que eran a 30FPS en PS3 y ahora son a 60FPS, con artefactos de compresión únicamente visibles en las escenas más oscuras.

El atractivo de una remasterización de The last of Us siempre ha sido la idea de que Naughty Dog llevó tan al límite a PlayStation 3 que, desligado de las limitaciones propias del hardware, podíamos estar ante un título preparado para la nueva generación. The Last of Us, en este sentido, se queda a medias: hay elementos que sigue muy por delante de la mayoría de juegos de nueva generación, pero también es innegable que es un juego propio de su era tecnológica.

Lo que ha hecho Naughty Dog es ampliar la resolución física y temporal del juego, pero el núcleo tecnológico mantiene la naturaleza de PS3. El alucinante anti-aliasing del teaser de Uncharted 4 no está aquí, por ejemplo. En vez de eso se mantiene un efecto de post-proceso razonable que funciona bien a la hora de suavizar bordes, pero que produce parpadeos en movimiento. La iluminación puede parecer algo simple en algunas escenas, la iluminación global pre-definida no es propia de un juego top de PS4 y aunque el detalle de las texturas aumenta mucho, la geometría se mantiene idéntica - tuberías hexagonales, bordes cuadrados y follaje poligonal propio de otra época. Los mapas de sombras duplican su detalle, pero la calidad en relación a la resolución se mantiene y en contra de lo que se había dicho se mantienen exactamente igual en el modo a 30FPS.

Tras cuarenta y cinco minutos buscando diferencias y cambiando frame-rate, avanzando y retrocediendo examinando las sombras, nos dimos cuenta de que no habían cambios. Si hay diferencias en algún punto del juego asumimos que es un bug y no algo que sea una reducción al correr el juego a 60FPS. Pensando en las cosas que Naughty Dog podría haber implementado con el doble de tiempo de render, hubiese sido mejor, por ejemplo, hacer super-sampling junto con el AA por post-proceso.

Sin embargo, aunque sus orígenes en la anterior generación son innegables, no hay duda de que The Last of Us Remastered puede lucir espectacular. El aumento de resolución junto con las texturas mejoradas enfatizan la clase del artwork de Naughty Dog. El sistema de animación contextual y alucinante captura de movimientos sigue a la altura de los mejores, y eso mejor aún más con el paso de treinta a sesenta frames por segundo. En las escenas exteriores con más detalles, tener una mayor distancia de dibujado produce imágenes muy bonitas bañadas por la luz ambiental y los rayos del sol. Aunque los efectos son algo simples en ocasiones, al tener más precisión funcionan bien con la resolución Full HD, mientras que otros, como los reflejos del agua, dejan en ridículo al de la mayoría de juegos de PS4 y Xbox One.

¿Podría haber sido mejor The Last of Us Remastered? Bueno, por cada área bella hay otra donde destacan sus orígenes de la pasada generación. Uno no puede evitar el deseo de que Naughty Dog hubiese seguido el ejemplo de Stranger's Wrath, mejorando los recursos. Otros efectos muestran su antigüedad, y si pedir iluminación global quizás era demasiado, sí se podría haber implementado ambient occlusion para acabar de suavizar algunas escenas.

Aún así, los efectos más intensivos en GPU afectan a otro de los grandes puntos fuertes de The Last of Us Remastered: la jugabilidad a 60FPS, que duplica la del juego de PS3 (y que la vieja consola de Sony tenía dificultades serias en mantener). Respondiendo a la pregunta que se hace casi todo el mundo, el frame-rate no es estable a 60FPS, pero The Last of Us Remastered suele pasar buena parte del tiempo en esa marca. Los problemas surgen en escenas de combate, como en la versión de PS3, y las partículas y efectos de transparencia son los más problemáticos, con caídas a 48FPS, por ejemplo durante el primer enfrentamiento contra un Bloater.

La buena noticia es que esto es lo peor que hemos obtenido en varias horas de juego, y es muy ilustrativo ver que en el análisis de rendimiento de catorce minutos que tenéis a continuación (con varios clips de gameplay) el juego suela mantenerse a 60FPS buena parte del tiempo. Tenéis que avanzar hasta los diez minutos y medio para ver al motor de Naughty Dog bajo auténticos problemas en PS4. En este punto también conviene aclarar que no tenemos disponible aún el parche de día uno, con lo cual es posible que la versión final solucione estos inconvenientes.

En general durante la partida las caídas de rendimiento apenas producen algún que otro tirón ocasional. La opción de 30FPS bloqueados es un añadido agradable para aquellos que no aguanten el efecto tipo CG, aparte que en este caso las variaciones de frame-rate son todavía más inusuales. Lo curioso es que el control es un poco más pesado de lo que cabría esperar cuando se juega a 60FPS. Los juegos de Naughty Dog siempre han tenido un control algo pesado - especialmente desde Uncharted 2 en adelante - y aquí se sigue notando.

Quince minutos de gameplay de The Last of Us Remasterizado con el modo 60FPS, lo cual da una buena muestra de su rendimiento. En general no es malo; tienes que ir más o menos hasta el minuto diez para ver cómo se comporta bajo bastante carga.

Esto puede generar dudas acerca del modo multijugador de The Last of Us, pero en realidad el online Facciones es radicalmente diferente a los shooters estándar. Hay tiros y el combate melee de la campaña, pero Facciones es más sigilo y táctica. Correr disparando desvela tu posición al enemigo, y este modo de juego anima a que te tomes tu tiempo, acumules suministros, construyas y mejores tu arsenal y elimines poco a poco y de forma quirúrgica a los rivales.

Es el complemento multijugador perfecto para la campaña en el sentido de que Facciones no es sobre la gratificación instantánea, sino que gira alrededor del suspense, permitiendo que los jugadores hábiles puedan matar sin ni siquiera realizar un solo disparo. Las muertes con sigilo son tremendamente satisfactorias, mientras que la brutalidad del melee con arma es impactante. Los gráficos a menudo son peores en los modos multijugador, pero en The Last of Us se mantiene el nivel mucho mejor que, por ejemplo, en Call of Duty. El juego de Naughty Dog, de hecho, aguanta el tipo muy, muy bien.

El frame-rate suele rondar los 60FPS la mayor parte del tiempo, pero al igual que en la campaña hay caídas cuando se produce mucha acción. Nuestra medida más baja con el multijugador llegaba a unos 40FPS y poco, pero es esto es la excepción y no la norma. Entre 60FPS con caídas ocasionales y 30FPS constantes preferimos lo primero.

Una selección de clips del modo multijugador Facciones, en el que al igual que con la campaña The Last of Us Remasterizado suele alcanzar los 60FPS, pero puede caer a los 45FPS cuando - ocasionalmente - está bajo mucha carga.

Juegos como Tomb Raider: Definitive Edition se construyeron teniendo en cuenta la escalabilidad en una gran variedad potencial de plataformas, mientras que el desarrollo de The Last of Us se centró completamente en PlayStation 3, así que con la remasterización obtienes mejor detalle de las texturas, mayor precisión de los efectos y ampliacion en la resolución física y temporal. Algunas escenas pueden parecer algo planas y otras absolutamente espectaculares, pero lo que es constante a lo largo de toda la experiencia es que la jugabilidad es fabulosa. Naughty Dog demostró dominar el blockbuster de Hollywood en los videojuegos con la saga Uncharted, pero con The Last of Us la desarrolladora demuestra mayor madurez, usando sus habilidades para explicar una historia con personajes creíbles y un épico mundo dentro de una perfecta evolución del género survival horror. En cierto modo esto es el anti-Uncharted, donde la emoción de la indestructibilidad del héroe de acción deja paso al miedo, el suspense y la necesidad de usar el cerebro antes que los puños.

En todos estos aspectos Naughty Dog ha demostrado que es un estudio de videojuegos incomparable, y nada en la nueva generación de consolas está a su altura. Este juego es una obra maestra, aunque si tenemos una queja es que la IA no respeta del todo las reglas del mundo definido por Naughty Dog. Si ves un Clicker, te agachas y te quedas totalmente quieto. En una zona con gran densidad de infectados, no disparas porque el ruido atraerá a la horda. Y puede que no tengas un cuchillo para hacer un ataque sigiloso o los elementos para crear uno. Ese momento de tensión salta por los aires cuando acompañantes controlados por la IA como Ellie o Tess salen corriendo directamente frente a ellos de cobertura en cobertura. Si tú hicieses eso morirías al instantes. Estas situaciones restan credibilidad al mundo, especialmente cuando tu principal objetivo es proteger a Ellie. Hay un segundo de pánico pensando que va a morir sin que sea culpa tuya, pero entonces te das cuenta de que todo está bien y que simplemente era otro error de la IA.

¿Es The Last of Us Remasterizado un auténtico juego de nueva generación avanzado a su tiempo? En muchos aspectos, sí. Se trata de un puñetazo sobre la mesa tecnológico en PS3 que se traslada perfectamente a PS4, pero con lo que nos quedamos de nuestra experiencia es con que hay mucho más que la calidad de sus pixeles. La jugabilidad es la reina y te costará encontrar un juego en PlayStation 4 o Xbox One que iguales lo que ofrece este juego. Si eres nuevo en PlayStation y no has jugado antes a The Last of Us, te lo recomendamos sin reservas. ¿Y si ya lo habías jugado en PlayStation 3? La respuesta, mañana.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Ir a los comentarios (16)

Acerca del autor

Richard Leadbetter

Richard Leadbetter

Technology Editor, Digital Foundry

Rich has been a games journalist since the days of 16-bit and specialises in technical analysis. He's commonly known around Eurogamer as the Blacksmith of the Future.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (16)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos