Análisis del Samsung Series 3 Chromebook

¿Un sustituto viable a tu portátil o tablet?

Cuando Google anunció el concepto de su Chromebook en mayo de 2011 muchos sectores del mundo de la tecnología reaccionaron con indiferencia y escepticismo. Los primeros Chromebooks que usaban el sistema operativo Chrome OS de Google eran grandes, caros y totalmente inútiles cuando se quedaban sin conexión a internet, pero ese concepto ha evolucionado mucho y muy rápido: el modelo Series 3 de Samsung, lanzado a finales de 2012 y con el mismo procesador del Nexus 10 en su interior, es atractivo, barato y tiene aplicaciones offline. Tras unos inicios extraños, el sistema operativo de Google parece haber encontrado su camino, y puede que eso te haga considerarlo como sustituto de tu tableta o tu portátil.

Un primer vistazo al Chromebook Series 3 ilustra por qué este nuevo hardware está generando atención en vez de críticas. Inspirado claramente en el icónico MacBook Air de Apple, el diseño super-portátil es ligerísimo con un peso de 1,1 kg, y se puede llevar sin problemas en cualquier mochila o bandolera. Se abandona el acabado metálico del Air en favor de una carcasa de plástico - algo normal considerando su precio de 250€ -, pero sigue dando la sensación de ser robusto.

El teclado del Chromebook Series 3 también le debe bastante a los diseñadores de Apple, puesto que cuando los ves uno al lado del otro son prácticamente indistinguibles. Afortunadamente la imitación también se extiende a la calidad de las propias teclas: escribir con el Chromebook Series 3 es una delicia, aunque tendrás que acostumbrarte a la falta de la tecla Caps Lock, la cual se ha sustituido por un botón de búsqueda - aunque puedes cambiar la función en el menú de opciones -. El trackpad también va en la dirección de Apple; permite una o dos entradas, así que tienes la posibilidad de hacer clic derecho al pulsar con dos dedos o hacer scroll deslizando dos dedos sobre su superficie.

El dispositivo tiene una pantalla de 11,6 pulgadas con resolución 1366x768 y una relación de aspecto 16:9, pero desgraciadamente es uno de los peores aspectos del Chromebook Series 3: la calidad del panel LCD mate es bastante baja, con una pobre representación del color, el brillo y el contraste. Se trata, desde luego, de un elemento en el que Samsung ha tenido que aplicar recortes para poder mantener el reducido precio de venta.

También tiene un par de puertos USB (uno de ellos con el estándar USB 3.0), un slot para tarjeta SD, un socket de 3.5mm para auriculares y si has comprado el modelo 3G un slot para la SIM. En la parte de superior de la pantalla se incluye una cámara de 0.3 megapixels para videollamadas, así como un sensor de luz ambiental que ajusta de forma dinámica el brillo en función de la luz que hay en el entorno. Puedes variar el brillo usando dos teclas, y el volumen de los débiles altavoces se modifica de la misma forma.

En su interior el Chromebook Series 3 monta el chipset Exynos 5, fabricado por la propia Samsung y en el que se incluye un procesador con dos núcleos a 1.7GHz basado en la nueva arquitectura A15 de ARM. Esta CPU, combinada con un SSD de 16GB, permite que el dispositivo sea totalmente silencioso durante su uso, sin necesitar ningún tipo de ventilador o sistema de refrigeración para mantener una temperatura aceptable. Tras varias horas de uso la parte inferior del Chromebook se calienta un poco, en vez de resultar abrasiva como en muchísimos portátiles.

Aunque la CPU de dos núcleos sugiere bastante potencia, en la práctica tiene problemas para hacer que el dispositivo sea rápido y fluido. Si trabajas con una única pestaña en Chrome no tendrás problemas, pero en cuanto empieces a recurrir a la multitarea y abras varias pestañas verás como el sistema empieza a pegar tirones. Ver vídeo - ya sea online o local - rara vez es una experiencia perfecta, e incluso al hacer streaming de música a través del servicio en la nube Google Music se escuchan trompicones en la reproducción.

"El Chromebook Series 3 utiliza el chipset Exynos 5. Una buena opción para tabletas Android, pero insuficiente para este dispositivo cuando usas a la vez varias aplicaciones."

Todo el ethos del Chromebook se basa en estar online: el principio detrás del sistema operativo es que no debes instalar las aplicaciones en tu dispositivo porque éstas se ejecutan a través del navegador. Si ya utilizas con frecuencia servicios de Google como Gmail, Google Docs, Google Music o Google Calendar, entonces dar el paso al Chromebook casi no requiere esfuerzo. Una vez introduces los datos de tu perfil de Google todo se sincroniza de forma automática - email, marcadores web, eventos del calendario y documentos - y puesto que no debe cargar un pesado sistema operativo el Chromebook se inicia instantáneamente desde reposo y en apenas siete segundos cuando está apagado, una velocidad que sigue sorprendiendo incluso semanas después de empezar a usarlo.

Otra sorpresa agradable es lo mucho que puedes guardar en él incluso cuando no estás conectado a la web. Google Docs incluye ahora un robusto modo offline que guarda los documentos en la memoria interna del Chromebook, sincronizándolos con la versión online tan pronto como la conexión inalámbrica esté disponible otra vez. Hay otras actividades que funcionan bien offline, como la toma de notas con la útil aplicación Scratchpad.

La Chrome Store de Google está llena de aplicaciones, y esto hace que el proceso de abandonar tu portátil Windows o Mac sea un poco más llevadero. ¿Preocupado por retocar fotografías, por ejemplo? Apps como Pixlr Editor o Befunky Photo Editor ofrecen muchas de las funcionalidades de Photoshop y son totalmente gratuitas. Los usuarios expertos que desean tener control total pueden tenerlo difícil, y la falta de potencia de la CPU dual-core implica limitaciones evidentes de rendimiento, pero si puedes hacer casi todo tu trabajo desde la web y no esperas hacer algo demasiado exigente el Chromebook tiene bastante sentido para ti.

La duración de la batería es impresionante para un dispositivo de este tamaño. La batería de 4080 mAh ofrece unas seis horas y media de autonomía, pero si desactivas la WiFi puede llegar a las ocho horas. Esto hace del Chromebook un útil compañero de viaje, especialmente para negocios - con una carga completa podrías utilizarlo durante todo el día sin preocuparte por llevar contigo la fuente de alimentación.

"El rendimiento con juegos está muy por debajo del de iOS y Android, y muchos de los títulos disponibles para Chrome OS simplemente no funcionan."

Desde la perspectiva de los juegos el Chromebook Series 3 parece bastante atractivo: un dispositivo portátil que cuesta menos que un iPod Touch y que está conectado a la cada vez más completa Chrome Store. Pero la realidad es mucho menos agradable: aunque es verdad que hay muchos juegos disponibles en la Chrome Store - entre los que hay cosas como Bastion, AirMech (un fabuloso homenaje al clásico Herzog Zwei de Mega Drive) o From Dust - la realidad es que muchos no funcionan. Lo que te queda es una selección de títulos 2D como Angry Birds, Canvas Rider o Gravity Duck, la mayoría de ellos versiones para navegador con la página llena de anuncios.

Comparado con el nivel de rendimiento general de un portátil de gama baja (en nuestro caso el sujeto para las pruebas fue un Compaq Presario C700, con un procesador Intel dual-core y una triste tarjeta gráfica integrada) el Chromebook ofrece un rendimiento muy pobre plagado de tirones, lo cual provoca que juegos como Angry Birds funcionen a un frame-rate bastante bajo (cuando funciona sin problemas a 60FPS en muchos smartphones). Otros títulos como Bejeweled o Dragons of Atlantis, en cambio, son perfectamente jugables pese al inferior rendimiento.

Si buscas un aparato barato y portátil con el que jugar a juegos para navegador basados en Flash seguramente no tengas motivo de queja, pero no nos imaginamos a nadie viendo el Chromebook como una plataforma viable con tantas restricciones y limitaciones con lo que puedes jugar. Es una pena que el Chromebook no sea mucho mejor en este apartado, especialmente si tienes en cuenta que este mismo chipset es el que incluye la Google Nexus 10 y que dicha tableta sí mueve sin problemas todos estos juegos.

Samsung Chromebook: El veredicto de Digital Foundry

El concepto Chromebook de Google ha tenido mucha mala prensa, pero con el modelo Series 3 por fin se puede reivindicar la fe de la compañía en la informática basada en la nube. Desgraciadamente, el dispositivo sufre al no tener suficiente potencia, una pantalla de poca calidad y para jugar su utilidad es más que discutible. Aún así, por los 250 euros que cuesta vale la pena tenerlo en consideración: es portátil, bonito, tiene una excelente autonomía y si ya usas el ecosistema de Google con tu actual ordenador o con un smartphone tiene muchísimo sentido, especialmente si tus exigencias son modestas.

El Series 3 es recomendable en dicho caso, aunque es imposible no quejarse ante el limitado rendimiento al jugar. Si Samsung hubiese corregido ese aspecto podríamos recomendar este portátil con más entusiasmo. Ligero y atractivo, el Chromebook es un dispositivo que no sólo puede retirar a tu portátil, sino también a tu iPad o a tu tableta Android.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Leer nuestra política para análisis

Ir a los comentarios (6)

Acerca del autor

Damien McFerran

Damien McFerran

Colaborador

Retro fanatic and tech bore Damien has been writing words for professional publication since 2006, but has yet to fulfill his lifelong ambition of being commissioned by Your Kitten Magazine.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Telling Lies sale la próxima semana

Lo nuevo del creador de Her Story.

Anunciado King's Bounty 2

Llegará el próximo año a PC, PS4 y Xbox One.

Trailer de lanzamiento de RAD

Estará disponible la próxima semana.

Comentarios (6)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos