Pocas cosas se pueden igualar a la satisfacción de despedazar a los necromorfos de Dead Space. El sonido de las armas, la precisión quirúrgica con la que cortábamos hueso sin piedad.

Pero, reconocen en Visceral Games, en medio de una batalla salvaje, lo que realmente querías era cortarles los brazos, pegarlos hasta acabar con ellos y luego estamparlos en la pared con sus propios apéndices. La clave en la que se centraron los de EA en el evento de esta semana fue en el "Desmembramiento Estratégico 2.0" y las muchas nuevas formas de torturar a tus agresores en esta secuela.

Para eso se necesitan controles más intuitivos y mejoras en el sistema de disparo para poder ofrecer diversión más instantánea. Dead Space 2 intentará potenciar la creatividad del usuario cada vez que se enfrente a un nuevo combate. "Te dejamos tomar más la iniciativa", dice el representante de VIsceral antes de demostrarnos los placeres de empalar y clavar a sus agresores en la pared.

Y no acaba aquí. "Puedes utilizar un disparo secundario para electrocutarlos o quemarlos", dice, antes de crear un efecto eléctrico en la pantalla. "Tenemos entornos más interactivos y reactivos, y nos hemos esforzado para asegurarnos de que Isaac puede interactuar con muchas más cosas de su mundo". Nos enseñan el muy mejorado sistema de daños que permite destrozarlo casi todo, y cómo una bala perdida puede darle a algún ítem y crear una arma que puedes utilizar en tu favor.

1
Este tipo necesita calmarse.

En una pantalla vemos y entendemos como con sólo dos balas podemos dejar KO a cinco necreomorfos. Primero disparas a una ventana que da al exterior para desatar el vacío espacial y que chupe a los cinco enemigos, pero si no eres cuidadoso el vacío también llegará a ti. En un segundo intento vemos cómo puedes salvarte a ti mismo disparándole a un botón justo antes de ser lanzado al espacio exterior.

Hay muchos nuevos malos que parecen sacados de tus peores pesadillas, en esta secuela, incluyendo a los silenciosos Stalkers. Trabajan en equipo e intentan flanquearte constantemente y dejar al descubierto tus puntos débiles. Pronto les enseñamos que estaban en un error. Los empalamos con sus propios brazos, que tienen forma de cuchilla.

Con otros enemigos podemos hacer que se vuelvan en contra de los de su propia especie. Sólo hay que dispararles en la cabeza. Los Cysts se enganchan en cualquier superficie y lanzan bombas que explotan cuando estás cerca. "Tienes que mirar y escuchar para poder recoger una de esas bombas y utilizarlas contra ellos", nos dicen.

Escuchas un sonido cada vez que estás en los dominios de los Cyst, así que aunque tengamos poca luz sabremos cuándo están rondándonos. Con buena coordinación podrás, además, utilizarlos en contra de otros necromorfos y ahorrar munición.

Acerca del autor

Kristan Reed

Kristan Reed

Colaborador

Kristan is a former editor of Eurogamer, dad, Stone Roses bore and Norwich City supporter who sometimes mutters optimistically about Team Silent getting back together.