En Australia tienen unas leyes que regulan la venta de videojuegos violentos extremadamente duras. De hecho ningún título para mayores de 15 se puede vender en las tiendas.

Sorprende que Dead Rising 2 no haya tenido problemas, en todo caso, ya que aunque especifican que tiene "terror, violencia, sangre, gore y referencias sexuales" su calificación es de MA15. No lo cortarán, editarán ni censurarán. Lo leemos en VG247.

En todo caso el debate político sobre esa cuestión está en boca de todos; Michael Atkinson, el político que estaba más en contra de abrir el espectro de edades, fue reemplazado en marzo por John Rau, que apoya ese cambio. Veremos si, por fin, podrán jugar en paz.

Acerca del autor

Xavi Robles

Xavi Robles

Eurogamer.es Managing Director

Xavi es el director de Eurogamer España y lleva analizando juegos desde hace más de 10 años. Se le dan especialmente bien los shooters y los juegos deportivos pero le da caña a todo lo que se le ponga por delante. Puedes seguirlo en Twitter: @xavirobles

Más artículos de Xavi Robles