Queda sólo un mes y medio para que llegue lo último del veterano Sid Meier y su saga por excelencia, Civilization. Tras el paso a las 3D efectuado por su precuela, esta quinta entrega irrumpe casi cinco años y varias expansiones después con la intención de renovar el interés por la licencia, tras el experimento fallido de Civilization Revolution.

Recordemos que Civilization es una saga de estrategia por turnos cuyo objetivo, como su nombre indica, es hacer prosperar a una civilización desde los albores de la humanidad hasta el futuro próximo. Tomando el papel de uno de los grandes líderes militares y políticos de la historia deberemos empezar fundando nuestra capital y explorando los alrededores, continuando por establecer relaciones amistosas u hostiles con las civilizaciones más cercanas, para convertir nuestro imperio en una potencia mundial... O acabar sucumbiendo a las demás.

Respecto a lo que vimos en la cuarta entrega, hay novedades en todos los aspectos entre las cuales la más señalada es la división del mapa de juego en hexágonos. Cada celda (tile en inglés) tiene ahora seis lados, y por lo tanto comparte frontera con otras seis casillas. Esto afecta a varios campos, especialmente a las batallas y asedios.

Para compensar el desnivel que esto causaría en los combates las unidades ya no pueden "amontonarse" en una misma celda, excepto si son de tipos distintos (trabajador, guerrero y Gran Persona, por ejemplo). Eso implica que los movimientos y ataques deben ser mejor planeados, pues ya no se pueden llevar "piñas" de unidades que arrasen todo a su paso. Asimismo, los arqueros, cañones y demás son capaces de disparar a distancia y de forma segura. Los combates, pues, resultan más tipo juego de mesa en vez de depender casi exclusivamente del número; flanquear y gestionar bien la orografía se convierten en elementos indispensable para triunfar en el campo de batalla.

Las ciudades estado también están entre las novedades de mayor peso. Se trata de civilizaciones controladas por la IA incapaces de expandirse cuyo propósito es influir en las disputas entre las civilizaciones mayores. Algunas nos pedirán tareas y, al completarlas, ganaremos puntos de influencia hasta ser aliados de la ciudad estado, obteniendo beneficios según su tipo (si es una sociedad militar nos dará unidades, si es mercantil recursos, etc). Las misiones pueden ir desde barrer campamentos de bárbaros cercanos, ayudarles a defenderse, darles acceso a tal recurso o hasta acabar con una ciudad estado enemiga... En cualquier caso, se nos recompensará según lo complicado de la tarea, aunque siempre podemos tirar por lo fácil y comprar influencia con frío y desalmado oro.

Acerca del autor

Gerard Torres

Gerard Torres

Colaborador

Gerard es nuestro experto en juegos de lucha y MMORPGs.

Más artículos de Gerard Torres