Gamescom 2010: Bulletstorm

El juego más gamberro de la feria alemana.

Hacer un buen juego es algo que ya de por si tiene mérito, pero tiene mucho más si lo consigues dentro de uno de los géneros más populares y superpoblados del momento. Inicialmente podrías pensar que Bulletstorm es un FPS más, con su desarrollo lineal y sus tiroteos genéricos, pero a poco que rasques un poquito la superficie descubres que People Can Fly y Epic han estado tres años trabajando en el primer shooter en mucho tiempo que de verdad pretende probar algo diferente.

La idea subyacente en Bulletstorm queda muy clara si has jugado antes al gamberro MadWorld de Atsushi Hinaba: aquí lo que cuenta no es la cantidad de muertes, sino el estilo a la hora de conseguirlo. Cuanto más espectacular (y salvaje) sea la forma en la que eliminemos a un enemigo, más puntos se nos otorga, y con ellos ganamos acceso a nuevos movimientos, ampliaciones para las armas y mejora de habilidades.

El juego de Epic demuestra su descaro y sentido del humor especialmente con algunos de los killshots (los movimientos de eliminación), cuyo nombre suele tener una pueril connotación sexual. Para que os hagáis una idea, hay killshots como 'gang bang' o 'gag reflex' (éste inicialmente iba a llamarse 'deep throat', algo que a la productora, Tanya Jessen, no le hizo demasiada gracia), u otros como 'Fire in the Hole', al matar a un enemigo disparando con una escopeta a bocajarro en su trasero. 'Mercy' es aún más gráfico: disparamos en la entrepierna de un enemigo, y mientras se retuerce del dolor sobre sus rodillas podemos reventarle la cabeza o dar una patada en ella. Ouch.

1
Un mundo apocalíptico muy alejado del marrón-gris nextgen.

Pero más allá de su humor zafio a lo American Pie, Bulletstorm puede presumir de ser un juego tremendamente divertido. Trasladar a un FPS el concepto de los combos de los juegos de lucha es un gran acierto, y dota a su planteamiento jugable de una variedad y una frescura que el género pedía a gritos. Tiene gran influencia en ello una especie de lazo magnético con el que podemos atraer a los enemigos y que los deja unos segundos flotando en el aire, momento que podemos aprovechar para hacer el combo más enfermizo que se nos pase por la cabeza.

¿Empalarlos contra las púas de un cáctus gigante? Seguro, por qué no. ¿Darles un puntapié para elevarlos en el aire y rematarlos con una ráfaga de plomo escupido por nuestra ametralladora? Por supuesto. Aquí el único límite está en la imaginación (o en el lado más perverso y enfermizo de la psique) del jugador, y cada tiroteo puede resolverse de docenas de formas diferentes.

Toda esta orgía de destrucción y hemoglobina podría ser de lo más superficial, pero sus creadores han dotado a este particular universo de un trasfondo y una historia bien desarrollada. O eso prometen, claro. Lo que sí pudimos ver es que continuamente hay divertidos diálogos entre los protagonistas, con un estilo reminiscente del de esas buddy movies de Hollywood que tanto nos gustan (tipo El Último Boy Scout o La Jungla de Cristal 3) y plagado de gags y frases ingeniosas. No en vano el guión es obra de Rick Remender, un escritor de cómics (Fear Agent, The End League) que también ha hecho sus pinitos como dibujante (creando la portada de discos de grupos de punk-rock como NOFX, Lagwagon o No Use for a Name) y guionista de videojuegos (el soberbio Dead Space).

People Can Fly tuvo un estreno muy prometedor con Painkiller, aquel salvaje shooter con aire retro en el que invadíamos en infierno a punta de pistola, y su próximo juego les sitúa como uno de los estudios más frescos dentro del género de los shooters en primera persona. Bulletstorm, de momento, no ha generado demasiado ruido mediático, pero es uno de esos títulos que conviene seguir de cerca porque tiene todos los números para convertirse en un pequeño clásico de culto. Buenas ideas, insolencia y atrevimiento no le falta, desde luego...

EA publicará Bulletstorm para PC, Xbox 360 y PlayStation 3 a lo largo de 2011.

Ir a los comentarios (1)

Acerca del autor

Josep Maria Sempere

Josep Maria Sempere

Subdirector

Josep Maria es subdirector y fundador de Eurogamer España y el máximo responsable del día a día de su línea editorial y de contenidos. Ama el punk-rock, el cine palomitero de Hollywood, los simuladores de submarinos, la sci-fi, los cacharros de Apple y la década de los 80. Puedes leerlo también en BFG9000, en su Twitter (@kr3at0r) o escucharlo en el podcast Ocho sobre Diez.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (1)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos