Creo que Sea of Thieves es un fantástico generador de historias, y que destaca a la hora de crear encuentros impredecibles que a menudo son capaces de convertir una partida rutinaria en una realmente inolvidable.

Sin embargo, al juego de Rare siempre le ha costado contar sus propias historias, y nunca ha permitido que los jugadores conociesen de verdad su mundo. Trastea un poco y sí, encontrarás pistas de una civilización perdida o los restos de aventureros más recientes en los rincones más oscuros, pero estas historias más íntimas siempre han permanecido demasiado fuera de nuestro alcance, creando una ambientación que a veces carece de vida fuera del océano, un escenario precioso para historias que aún no se han contado.

Esto se ha intentado remediar de varias maneras: hemos perseguido tripulaciones desaparecidas en Devil's Roar como parte de la actualización Forsaken Shores, hemos buscar una amenaza primigenia bajo las órdenes de un capitán loco en Hungering Deep, e incluso hemos investigado el destino de un armero transformado en pirata zombi sediento de sangre en Cursed Sails. Pero, pese a que eran divertidas y aportaban sentido del lugar y personalidad al mundo, eran pocas y estaban muy espaciadas. Y lo peor de todo, estaban limitadas en el tiempo, así que una vez acababan era un borrón y cuenta nueva.

Aquí es donde entra Tall Tale, una de las mitades de la ambiciosa Actualización del Aniversario de Sea of Thieves; la otra es el entretenido modo competitivo Arena. Por fin incluye algo que muchos llevan pidiendo desde el lanzamiento: aventuras con historias diseñadas por el estudio para complementar las historias generadas por los propios jugadores, más libres y donde puede suceder cualquier cosa.

Pero Tall Tales no es simplemente una historia que se va a añadir como un pegote, sino el resultado de un esfuerzo por parte de los desarrolladores para crear una serie de herramientas para que Rare pueda introducir fácilmente más historias, con mayor complejidad y mecánicas únicas. Podríamos considerar que Shores of Gold (las nueve misiones iniciales de historia de Sea of Thieves) como una primera temporada de una narrativa pirata en constante evolución, con la promesa de nuevas aventuras (con arcos de mayor y menor tamaño) en el horizonte.

El ambicioso objetivo del equipo es asegurarse de que estas historias, con sus variados tonos (al menos una de las partes de Shores of Gold, por ejemplo, se centrará en una historia de amor antigua) ofrezcan el tipo de riqueza emocional y personajes definidos y recurrentes que deben dar al jugador una conexión diferente con el mundo.

1
Nuestra historia comienza...

Para los frikis de Sea of Thieves como yo, por ejemplo, es una ilusión saber que una de las caras más reconocibles del juego (la maravillosamente sarcástica Madame Olivia, a la que vimos por primera vez en el trailer del E3 del año pasado) tendrá un rol de mayor importancia en el mundo de Sea of Thieves gracias a Shores of Gold, y Rare ha traído de vuelta a la actriz original para grabar nuevas líneas de diálogo. Y, lo más importante, nada de esto tiene límite de tiempo, así que permanecerá dentro del juego para siempre para que todo el mundo pueda disfrutarlo independientemente de cuándo empiezan a navegar por primera vez, estableciendo una base que crecerá en riqueza con el tiempo.

El arco inaugural creado por Rare enviará a las tripulaciones más intrépidas a navegar por el océano en busca de una isla misteriosa conocida como Shores of Gold, un viaje que comienza con la búsqueda de un artefacto poderoso, el mítico Shroudbreaker, que se rumorea que es la única manera de cruzar la niebla que rodea el mapa. Y si tenías la esperanza de que esto te llevase a zonas desconocidas, vas a a tener suerte: el maravillosamente evocativo tráiler creado para promocionar la primera temporada de Tall Tales (mostrado a la prensa durante una visita reciente al estudio y que se publicará antes de su lanzamiento el 30 de abril) sugiere que viajaremos a nuevos lugares del mundo.

En términos prácticos, cada misión de la campaña de Tall Tales comienza cuando los miembros de la tripulación interactúan con un objeto específico del juego, en el caso de la primera misión (la única que me mostraron cuando fui a Rare) se trata de un antiguo diario que pertenece al misterioso Extraño que aparece por las tabernas. Desde el momento en que la misión comienza, se nota que Rare va a por todas; hay escenas cinemáticas, una banda sonora con temas vocales y actuaciones de nivel profesional para los personajes. No voy a negar que se me pusieron los pelos de punta cuando la música subió de volumen y el Extraño inició su portentoso relato.

Una vez acabamos el preámbulo, todos los miembros de la tripulación reciben un nuevo objeto en la rueda de misiones: un diario presentado preciosamente que se va expandiendo conforme la historia progresa. Es algo genial, el relato personal de una excursión de un pirata afamado a lo desconocido, y sus pasajes están repletos de pistas y de curiosas ilustraciones que pueden ser útiles más adelante. De hecho, la manera en que nos guía encuentra el equilibrio adecuado, dejando espacio a la interpretación (y a las interpretaciones incorrectas) para que nuestro éxito en el mar se sienta como una victoria merecida.

2
El misterioso diario es una creación gloriosa.

Una cosa especialmente guay del nuevo sistema de historias de Sea of Thieves es que las misiones de la campaña pueden estar activas al mismo tiempo que las misiones normales, así que los jugadores pueden navegar a su ritmo hacia el destino, embarcándose en las misiones habituales e incluso realizando alguna incursión PvP si así lo prefieren. No parece haber ninguna restricción a las actividades en las que puedes participar, así que el corazón sandbox de Sea of Thieves permanece puro.

Los momentos iniciales de Shores of Gold son de bajo perfil, con las tripulaciones zigzagueando de una isla a otra en busca de la antigua y poderosa recompensa, un viaje que solo se puede trazar tras escudriñar el diario en busca de destinos potenciales, mostrados sutilmente en vagas alusiones a lugares específicos o indicaciones que no se recuerdan del todo. Conforme el viaje progresa, los audaces aventureros comenzarán a acumular lentamente nuevos cacharros y herramientas.

Uno de ellos, el nuevo Cofre del Coleccionista, es uno de los más interesantes: un diseño asombrosamente simple pero enormemente útil, hasta el punto en que lo echo de menos en la versión normal de Sea of Thieves. Es, como el nombre sugiere, un cofre portátil para guardar objetos personajes: calaveras, gemas, baratijas o cualquier cosa que encuentres en el mundo, reduciendo dramáticamente la necesidad de volver a tu barco para dejar cosas cada vez que te encuentras algo que saquear durante tu viaje. Antes de que lo preguntes: no, no puedes (ahora mismo) llenarlo con tu propio vómito y regalárselo a un amigo que no sospecha nada.

Lo que es especialmente prometedor de la campaña inicial de Shores of Gold (entiendo que no estoy comentando casi nada específico, pero es que no quiero poner spoilers) es el ritmo. Tras estos viajes de una a otra isla, una experiencia más familiar y tranquila, las cosas se aceleran rápidamente y se introducen más elementos únicos de esta aventura. Hay llaves misteriosas que encontrar, mecanismos antiguos que poner en marcha, entradas secretas tras pesados muros de roca e incluso impactantes nuevos enemigos, todo ello culminando en un final repleto de trampas que dejaría sin aliento a Indiana Jones.

Es más, Rare sugiere que la primera campaña de historia de nueve misiones podría durar hasta 20 horas (aunque probablemente esta cifra varíe en función del tamaño de la tripulación, la eficiencia y la tendencia a la distracción), insinuando que habrá jefes finales, navegación con las estrellas y armas especiales encantadas en los siguientes capítulos; suena a que podemos esperar un montón de cosas.

3
Ninguna huida está completa sin su puzzle antiguo.

Y los sistemas que lo conducen todo son fascinantes. Aunque los fragmentos de historia son iguales para todos los jugadores, Rare nos dice que hay elementos procedurales en todas las misiones, lo cual tiene numerosos beneficios. El más obvio es que todas las misiones se puede repetir una y otra vez (se recomienda activamente hacerlo, ya que Shores of Gold tiene sus propios logros en forma de Distinciones), con distintos acertijos y destinos para que se sienta nuevo cada vez.

De manera más sutil, regulando los viajes de cada jugador entre bastidores (y proporcionando distintas áreas para las set-pieces más importantes por todo el mapa), Rare separa a los equipos durante las misiones de historia, evitando que nos toque hacer cola y asegurándose de que las aventuras de Tall Tales se sientan siempre nuevas.

Tras haber completado una misión relativamente sencilla, tengo dudas a la hora de realizar grandes afirmaciones acerca del impacto que Tall Tales tendrá en el futuro de Sea of Thieves, pero es indudable que tiene un enorme potencial y puede ayudar a ganarse a quienes estaban esperando este tipo de experiencia más tradicional y diseñada desde el día uno. Y si las otras ocho misiones de Shores of Gold pueden alcanzar las mismas cotas que la primera, ofreciendo más variedad y un hilo que nos enganche por el camino, desde luego estaremos ante buenas noticias.

Traducción por Jaime San Simón.

Acerca del autor

Matt Wales

Matt Wales

Reporter

Matt Wales is a freelance writer and gambolling summer child who won't even pretend to live a busily impressive life of dynamic go-getting for the purposes of this bio. He is the sole and founding member of the Birdo for President of Everything Society.