Avance de art of rally

Easy left, easy right.

No quiero gafarlo, pero creo que actualmente estamos viviendo una especie de edad de oro para los juegos de rallies. Codemasters lo está haciendo estupendamente bien con Dirt Rally y su secuela, Kylotonn se ha convertido en serio contendiente con WRC 8 y, viniendo por la izquierda ahora tenemos esto: art of rally (la minúscula es intencional, por si te preguntabas si se había estropeado mi teclado), un juego de carreras con perspectiva isométrica que recoge las bases de clásicos de Neo Geo como Thrash Rally y añade un poco más de sustancia.

Puede que te resulte familiar el estilo de Absolute Drift, el anterior juego de Funkselektor publicado en 2015, con esa especie de estética pastel que se adaptaba de forma brillante a la representación que hicieron los desarrolladores de la cultura japonesa de los coches, y que vuelve a funcionar genial en esta visión del rally clásico de los setentas, ochentas y noventas. Parece un elegante póster de un periodo clásico, y en movimiento luce con elegancia de un arcade mítico.

Es una visión distinta de este deporte, con algunas restricciones en su desarrollo - puesto que es el trabajo de un único creador de Vancouver, el entusiasta de los rallies Dune Casu - que aportan un sabor propio. No hay instrucciones por parte de un copiloto ni tampoco señales en las curvas, porque el propio Casu admite que lo primero supone demasiado trabajo en términos de localización y lo segundo es mejor que tener señales implementadas de forma torpe. En su lugar, lo que tienes que hacer es leer la carretera que tienes por delante. Para esto ayuda, y mucho, la vista cenital y una cámara inteligente que se aleja sutilmente cuando te acercas a las curvas.

Un control que se siente instintivo también ayuda. No es Dirt Rally, incluso si la simulación más exacta de de Codemasters ha tenido cierta influencia porque hay cierta sustancia a cómo se sienten las cosas, liberadas por el hecho de que haya algo menos de consecuencia para el jugador cuando las cosas van mal. Puedes verte obligado a abandonar tras ponerte a dos ruedas por apurar mucho en una curva con gravilla y acabar estampado contra unos pinos. Tener algunos de los coches de rally más icónicos de la historia es algo que juega su parte, con las siluetas de vehículos como el Audi Quattro, el Metro 6R4 y el Fiat 131. Y aunque todos están inspirados por sus homólogos reales al no contar con licencia, funcionan de forma brillante como caricaturas de algunas de las bestias más temibles del mundo de los rallies.

Así pues, art of rally es un juego de carreras con sensibilidad arcade, pero también uno que ofrece una experiencia de rally completa. Hay múltiples fases creadas a mano con lugares como Finlandia, Japón o España, tiempo variable y distintas horas del día (esto último luce precioso de noche, cuando las luces de tu coche proyectan múltiples sombras al alumbrar los árboles), y todo esto tiene un impacto real en la experiencia de conducción. Es un juego pequeño pero exquisito, que saldrá el año que viene (PC es la plataforma actual, aunque, por supuesto, no son pocos los que esperan una versión para Switch).

Traducción por Josep Maria Sempere.

Ir a los comentarios (0)

Acerca del autor

Martin Robinson

Martin Robinson

Features and Reviews Editor

Martin is Eurogamer's features and reviews editor. He has a Gradius 2 arcade board and likes to play racing games with special boots and gloves on.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (0)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos