Decíamos hace unos días, en el análisis de NBA 2K15, que hace tiempo que no hay ningún cambio drástico en los juegos deportivos. Con los de Fórmula 1, a pesar del distanciamiento aparente que pueda atribuirse con otros deportes -siendo el más obvio que no es olímpico, por decir algo-, también se siente lo mismo. Evidentemente, haber cambios los hay, específicamente los del reglamento del nuevo año, pero suponen de nuevo un déjà vu para todos aquellos que hayan estado en el ajo durante las últimas ediciones del juego.

Respecto a estos cambios de reglamento, el más notable en el mundo real es la nueva arquitectura de los motores, que aunque sigue siendo la misma para todos los constructores, ha recuperado los propulsores turbo desde los controvertidos años ochenta, donde en algunos casos se llegó a potencias de hasta 1.500 CV. Sin embargo, la potencia total de los vehículos no ha cambiado demasiado -debido al menor tamaño de los motores para compensar precisamente eso- y, en el título de Codemasters no es algo que se note demasiado.

1

Lo que sí se nota es el cambio del KERS al nuevo sistema ERS que, más allá de que usa un principio físico completamente diferente, lo destacable es que los pilotos generalmente no usan un botón para activarlo, pues está integrado en el diseño del motor y es manejado por una unidad de control electrónica. Aunque los pilotos sí tienen la capacidad puntual de poder tomar el mando de este dispositivo, para su uso en F1 2014 se ha optado por omitirlo completamente, algo que no me parece mal del todo si su uso es anecdótico, si bien desconozco el uso general que hacen los pilotos profesionales.

Más allá de lo visto en el nuevo reglamento, el juego tiene pocas novedades más. Sigue habiendo el modo de escenarios para poner a prueba al jugador en situaciones variadas, y el multijugador tanto a pantalla partida como a través de la red. La presencia de vehículos de los años setenta y ochenta vista el año pasado se ha descartado -yo aconsejo la creación de un título basado exclusivamente en carreras de esos años y sigo con la esperanza de verlo- y se ha optado por acabar de pulir detalles ante la previsión de la nueva generación de consolas para los próximos meses.

"Evidentemente, haber cambios los hay, específicamente los del reglamento del nuevo año, pero suponen de nuevo un 'déjà vu' para todos aquellos que hayan estado en el ajo durante las últimas ediciones del juego."

De estos detalles, a nivel técnico se ha podido notar una nueva IA que se desenvuelve mucho mejor con la presencia del jugador, un reglamento de penalizaciones con opción a ser menos restrictivo, y también una mejor adaptación de las ayudas al pilotaje como la marcha recomendada para las curvas. Esto hace que el juego sea mejor para los novatos, pero este último punto tiene un detalle puñetero, y es que no funciona con la vista desde dentro de la cabina, y como sucedáneo habría que usar la vista de la cámara subjetiva de TV.

Por otro lado, también está el mejor rendimiento gráfico, algo apreciable en carreras de lluvia a pesar del abuso que hace del efecto cámara mojada, que puede resultar un poco molesto. Hablando del apartado técnico me gustaría destacar que, a pesar del buen nivel de modelado de los vehículos que ya vimos durante los últimos años -algo que, quizás con las nuevas consolas, no nos impresiona tanto-, el diseño específico del Williams queda deslucido por el hecho de no poder mostrar los colores propios, y ya no digamos el nombre, de la marca de licores Martini, de forma que la parte roja de sus líneas características se muestra de color azul oscuro. Es habitual que en artículos como juguetes o videojuegos no se vean nombres de marcas de tabaco -de las que ya no hay presencia en la Fórmula 1 real- o de bebidas alcohólicas, pero me parece mal que se modifiquen los colores propios de los vehículos, algo que no recuerdo haber visto muchas veces.

"F1 2014 es ligeramente mejor para los principiantes gracias a su mayor variedad de personalización de ayudas, aunque sus novedades no son de una trascendencia tan abrumadora como para justificar un nuevo título más allá de los cambios de parrilla y de reglamento."

3

Quedan pocas novedades por citar. Primero, las más evidentes y las que atraen a su público objetivo, que son el nuevo calendario -con el retorno del Gran Premio de Austria y el estreno del trazado ruso en la ciudad olímpica de Sochi-, y los pilotos participantes de este año. Los otros cambios a citar son el nuevo sistema de evaluación de pilotos, que no es más que dar una vuelta a Monza en vez de las pruebas en Abu Dhabi, y el hecho de poder elegir cualquier escudería para la realización del campeonato mundial, sin tener que empezar desde los equipos más modestos. Relacionado un poco con estos puntos, quisiera comentar que una novedad del reglamento de este año -a la que poca gente parece haber prestado mucha atención- es el hecho de que los pilotos llevarán un dorsal propio durante el resto de su carrera en la disciplina, y en el que F1 2014 no hace ningún tipo de mención. Lo que resulta de esto es que al usar nuestro piloto para sustituir a uno real, usamos su número, en vez de elegir nosotros uno para que nos sea el nuestro propio. Para eso se tendría que haber planificado una versatilidad de texturas para que cada vehículo pudiera mostrar casi todos los dorsales, que creo que es un esfuerzo que habría valido la pena tomarse.

Resumiendo todo lo visto, tenemos un juego muy parecido a lo que ya hemos estado acostumbrados durante los últimos años, y que no estaba ni está mal. Quizás es ligeramente mejor para los principiantes por su mayor variedad de personalización de ayudas, aunque no son de una trascendencia tan abrumadora como para justificar un nuevo título más allá de los cambios de parrilla y de reglamento. Quizás cuando veamos el salto generacional dentro de pocos meses veamos con mejores ojos este título, o quizás no.

7 /10

Acerca del autor

Albert Ambròs

Albert Ambròs

Redactor

Este ingeniero industrial es nuestro experto en juegos de conducción. Albert es de los que solamente te adelantarán por la izquierda y, además, es un gran aficionado a los juegos de rol. ¡Es todo un caballero! En todos los sentidos...