Siempre he pensado que Disgaea es una saga perfecta para portátiles, sobre todo con la opción de poner la consola en reposo y cogerla a ratos para sacar niveles cortos del Item World o dejar para el día siguiente una batalla particularmente larga. El juego que nos ocupa ha puesto a prueba durante unos días mi capacidad de aguantar varias noches seguidas casi sin dormir y me ha permitido comprobar que si se acaba la batería la Vita se pone en reposo y deja la partida donde estaba. Por suerte.

Disgaea 4: A Promise Revisited recopila el juego original de PS3 y todo el DLC lanzado para el mismo, además de incluir novedades como una historia extra nueva. La historia sigue al vampiro Valvatorez, antiguo tirano que perdió sus poderes por la promesa de no beber sangre, relegado ahora a la posición de entrenador de Prinnys. Una nueva promesa le llevará a conquistar el Netherworld para castigar a un Presidente que ha descuidado la tarea de aterrorizar a los humanos y ha ordenado un Prinny-cidio.

Tendríamos que volver a la primera parte para encontrar un grupo de personajes tan carismático como el de Disgaea 4. Desde Fenrich, el leal servidor de Valvatorez con un deje tsundere, la Prinny-a-medio-formar Fuka pasando por la aspirante a jefe final Desco, el equipo tiene una enorme cohesión y las conversaciones entre ellos son delirantes. Como dice el propio Valvatorez, el equipo funciona a la perfección pese a lo diferentes que son los motivos de cada uno para continuar.

En once años de saga el sistema de combate ha variado lo justo. En base sigue siendo tan adictivo y proclive a que quememos horas delante de él como el primer día, aunque cada vez cuesta más volver atrás: nos encontramos más atados y con menos posibilidades a las que nos han acostumbrado entregas posteriores.

Los pocos cambios que se han introducido en la versión de Vita son en su mayoría heredados de la secuela directa de la primera entrega lanzada en 2013, Disgaea D2. La tienda de trampas nos permite modificar tres parámetros (Experiencia, Dinero y Maná) con respecto a sus valores por defecto, de forma que podemos reducir el dinero recibido para subir antes de nivel, por ejemplo.

Otro elemento proveniente de este juego es la Promoción, que permite a los personajes genéricos subir de clase en lugar de obligarnos a crear un nuevo personaje de la clase superior, que cuenta con estadísticas base superiores. Es una opción que por fin nos permite conservar los personajes genéricos con los que empezamos sin quedar con ello en desventaja con respecto a los recién creados. Lo que no se ha incluido es el nuevo tipo de lanzamiento de personajes: aquí sigue siendo en línea recta.

A Promise Revisited incluye tres episodios nuevos: los DLC del original Fuka & Desco Show y Flashback y además Time Leap, exclusivo de la versión de Vita. Los tres están pensados para empezarse justo después de terminar la historia, visto el nivel de los enemigos, aunque pronto la dificultad escala y toca ir al Item World a subir de nivel para sobrevivir. El primero es en apariencia el más pobre de todos, con Fuka y Desco asaltando un banco para sobornar a la Muerte, pero resulta ser un cierre perfecto al desarrollo de ambos personajes, sobre todo el de Fuka.

Flashback y Time Leap nos trasladan al pasado: el primero nos cuenta la historia de cómo se conocieron Fenrich y Valvatorez, y el segundo manda a Fuka y Desco a los días previos a la promesa de Valvatorez de no volver a beber sangre. Ninguno de los dos es esencial para entender la historia, pero aportan algo más de trasfondo a unos personajes a los que a estas alturas es inevitable que hayamos cogido cariño.

1

Estos episodio ayudan a llevar mejor la transición entre el Modo Historia y sus puzles y el postjuego, que por sí solo suele ser un salto al vacío en dificultad y descuadra un poco no saber cómo avanzar. La diferencia de niveles entre un capítulo y otro de cada episodio son suficientes para invitar a algo de leveling entre pedazo y pedazo de historia para ir acostumbrando a una tarea que bien nos puede ocupar cientos de horas.

En conjunto con los personajes DLC de anteriores entregas (Mao, Adell, Asuka y Kyoko...) y de otros juegos de NISA (Marona, Gig, Pirohiko...) A Promise Revisited añade suficiente contenido como para que incluso quien haya completado la versión de PS3 pueda encontrar aliciente en olvidarse de su partida y empezar desde el principio.

Disgaea 4: A Promise Revisited es una excusa perfecta para recuperar un gran juego de una saga que parecía haber tocado techo en la primera entrega y desde ahí ha continuado refinando su fórmula juego tras juego. Los cambios en el gameplay los apreciarán sobre todo gente con experiencia; los episodios nuevos ofrecen valor a distintos niveles para el novato y el principante.

9 /10

Acerca del autor

Jaime San Simón

Jaime San Simón

Redactor

Jaime lleva en Eurogamer.es desde los inicios y es nuestro experto en juegos indie. Tú ponle ahí cuatro píxeles hechos con amor y ya le puedes dar megatones hiperpoligonizados, que él, se quedará con lo primero.

Más artículos de Jaime San Simón