Riot Games ha confirmado su negativa a retirar el arbitraje privado en las demandas que tiene pendientes por acoso laboral.

Tras las investigaciones acerca de la cultura sexista de la compañía se interpuso una demanda grupal contra Riot.

Para evitar dos de los juicios, la compañía respondió recientemente recurriendo al arbitraje privado, una práctica para resolver los conflictos entre empleados y empresas a través de un mediador privado en lugar de un juez. Es una práctica polémica que recientemente han abandonado empresas como Google, Uber o Facebook debido a las protestas de sus trabajadores.

1

Más de 150 empleados de Riot se manifestaron la semana pasada para oponerse al uso del arbitraje privado en la compañía. Los representantes de la manifestación exigieron cambios antes del día 16, pero Riot ha confirmado que no va a dar su brazo a torcer.

Las promesas de cambio no se van a trasladar a acciones reales a corto plazo. Aunque han indicado que una vez pasen los litigios los nuevos empleados tendrán la opción de no firmar la cláusula que obliga a resolver sus conflictos con la empresa mediante el arbitraje privado, no han querido confirmar si todos los empleados que la tienen actualmente en sus contratos tendrán la posibilidad de rechazarla.

Acerca del autor

Jaime San Simón

Jaime San Simón

Redactor

Jaime lleva en Eurogamer.es desde los inicios y es nuestro experto en juegos indie. Tú ponle ahí cuatro píxeles hechos con amor y ya le puedes dar megatones hiperpoligonizados, que él, se quedará con lo primero.