Chet Faliszek y Kim Voll han abierto un nuevo estudio: Stray Bombay.

Faliszek fue guionista en Valve durante doce años; en ese periodo participó en los guiones de Portal y su secuela, los episodios de Half Life 2 y ambos Left 4 Dead. Durante sus últimos años en la compañía fue embajador de HTC Vive de cara a las desarrolladoras hasta su salida en 2017. Desde entonces le hemos visto en Bossa Studios y Vertigo Games.

Kim Voll es doctora en informática y ha sido diseñadora técnica en Riot Games durante los últimos tres años. Su especialidad es la inteligencia artificial y el diseño antropocéntrico; en Riot trabajó en los campos de ciencia cognitiva, IA y dinámicas de jugador. Antes de entrar en Riot estuvo en Radial Games desarrollando RocketsRocketsRockets y Fantastic Contraption.

1
Chet Faliszek y Kim Voll.

El nuevo estudio que han fundado en Seattle se centrará en juegos "donde la inteligencia artificial no solo controla los enemigos, sino que ayuda a controlar la experiencia al completo."

En el artículo donde se presentan, Faliszek menciona una anécdota sobre un soldado estadounidense destinado en Irak que le contó que mantuvo el contacto con su mujer a través de Left 4 Dead. Dice que solo los juegos son capaces de crear ese tipo de experiencias compartidas a distancia y que el objetivo del estudio será crear ese tipo de juegos donde el resto de jugadores "te hacen sentir como un equipo que se apoya mutuamente... no solo como gente que se interpone en tu camino."

Stray Bombay ha recibido inversiones de la propia Riot Games y de la firma de capital riesgo Upfront Ventures. En el artículo comentan que han realizado este anuncio justo antes de la Game Developers Conference con el objetivo de reunirse con gente interesada en el proyecto, pero que los jugadores tardarán en volver a saber de ellos mientras "empezamos a establecer los cimientos de nuestro nuevo mundo."

Acerca del autor

Jaime San Simón

Jaime San Simón

Redactor

Jaime lleva en Eurogamer.es desde los inicios y es nuestro experto en juegos indie. Tú ponle ahí cuatro píxeles hechos con amor y ya le puedes dar megatones hiperpoligonizados, que él, se quedará con lo primero.

Más artículos de Jaime San Simón