Zenimax y Oculus han cerrado su disputa con un acuerdo extrajudicial.

Este caso viene de largo: en el año 2014 Zenimax demandó a Oculus por uso de su tecnología. Según afirmaban, John Carmack desarrolló parte del código empleado en Oculus Rift cuando era empleado de iD Software (desarrolladora propiedad de Zenimax) y por tanto la tecnología era de su propiedad.

1

El año pasado se publicó una condena en primera instancia a Oculus a pagar 500 millones de dólares por ruptura de Acuerdo de Confidencialidad (NDA), infracción de copyright y denominación engañosa. Tras los recursos presentados, la condena se redujo a 250 millones de dólares.

Ambas partes continuaron apelando, pero Facebook (propietaria de Oculus) ha decidido finalizar el caso ofreciendo a Zenimax un acuerdo extrajudicial por una suma de dinero que no se ha hecho pública.

Robert Altman, CEO de Zenimax, ha declarado lo siguiente: "Estamos contentos de haber alcanzado un acuerdo y estamos totalmente satisfechos por el resultado. Aunque no nos gusta ir a juicio, siempre defenderemos enérgicamente cualquier infracción o uso indebido de nuestra propiedad intelectual por terceros."

Acerca del autor

Jaime San Simón

Jaime San Simón

Redactor

Jaime lleva en Eurogamer.es desde los inicios y es nuestro experto en juegos indie. Tú ponle ahí cuatro píxeles hechos con amor y ya le puedes dar megatones hiperpoligonizados, que él, se quedará con lo primero.

Más artículos de Jaime San Simón

Comentarios (0)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos

Contenido relacionado