Microsoft ha anunciado los nuevos juegos que se añaden al servicio de suscripción de Xbox Game Pass, y son ideales para este Halloween.

Entre ellos se encuentra Observer, el juego de terror y ciencia ficción de los creadores de Layers of Fear, Blooper Team, en el que nos ponemos en la piel del veterano detective Daniel Lazarski (Rutger Hauer), que es capaz de adentrarse en los recuerdos de otras personas. A poco que os vaya el género, no os va a decepcionar.

Pero eso no es todo: Outlast, el conocido juego de terror de Red Barrel, también se une a la oferta, y debido a su corta duración es uno de esos juegos ideales para echar el rato en la noche de Halloween. "Outlast es un muy buen survival horror, y uno de los pocos videojuegos recientes que pueden enorgullecerse de saber inquietar de verdad - o incluso imbuir de auténtico pánico - al jugador," dijimos en su análisis.

También estará disponible Dead Island: Riptide Definitive Edition, mucho más enfocado a la acción, en el que podemos unirnos a otros tres amigos para acabar con hordas de zombis. No está mal, pero tampoco es para tirar cohetes. "Riptide tiene cara de DLC, cuerpo de DLC y habla como un DLC, pero por algún motivo no lo es. Es un juego completo, de los que cuestan 50 euros, así que si sois de los que os encantó el primero, id a por él," os contamos.

Por último está el curioso Hello Neighbor, de Dynamic Pixels, un juego de puzles y exploración en el que tenemos que investigar la inusual casa de nuestro vecino, que va aprendiendo de nuestro comportamiento y va actuando en consecuencia para evitar que descubramos lo que guarda en su interior. Es curioso, pero también bastante frustrante.

Recordad que Xbox Game Pass está disponible por 9,99 euros al mes.

Juegos de los que hablamos en este artículo

Acerca del autor

Borja Pavón

Borja Pavón

Redactor

Borja se encarga de mantener el ritmo de las noticias, las guías, los trucos y la samba que todos llevamos dentro. Analista ocasional, tú dale un mando, un Tender de chocolate y algo de lo que despotricar y le harás la persona más feliz del mundo.

Más artículos de Borja Pavón