El manager general de BioWare, Aaryn Flynn, ha abandonado el estudio tras diecisiete años en la compañía.

1
Aaryn Flynn.

Su marcha llega cuatro meses después del lanzamiento de Mass Effect Andromeda, un juego que debutó con pobres ventas y una decepcionante recepción por parte la crítica. De él dijimos en nuestro análisis que "el carisma de la saga consigue sacar a flote una secuela con carencias inexplicables", y tras la polémica generada Electronic Arts anunció había "congelado" la franquicia.

Curiosamente, Flynn será sustituido por el director de la serie Mass Effect, Casey Hudson, quien abandonó la compañía en 2014 y aceptó un puesto como director de proyecto en Microsoft Studios al año siguiente para trabajar en HoloLens. Es, además, uno de los artífices originales de Anthem.

Según aclara Flynn en su carta de renuncia, tomó la decisión de abandonar BioWare solo después de saber que Hudson había mostrado interés en volver a la compañía.

"He estado teniendo en cuenta algunos cambios en mi propia vida durante un tiempo, pero cuando oí que Casey había confirmado que estaba listo para el trabajo, me di cuenta de las oportunidades que teníamos ante nosotros," ha dicho Flynn. "Trabajaré junto a él en las próximas semanas para ayudarle a pillar el ritmo y haré lo posible para ayudarle a ser el mejor GM que pueda."

Flynn ha trabajado en muchos juegos a lo largo de sus diecisiete años en BioWare. Además de Andromeda, Flynn fue manager general durante el desarrollo de Dragon Age: Inquisition, Mass Effect 3 y Dragon Age 2. Antes de eso, fue director de programación en Mass Effect 2 y Dragon Age: Origins.

"Hacer lo posible para ayudar a nuestros desarrolladores a crear algunos de los mejores juegos de la industria para vosotros ha sido la experiencia más aleccionadora de mi vida," ha escrito Flynn. "Ahora jugaré a los futuros juegos de BioWare desde una emocionante nueva perspectiva."

Acerca del autor

Borja Pavón

Borja Pavón

Redactor

Borja se encarga de mantener el ritmo de las noticias, las guías, los trucos y la samba que todos llevamos dentro. Analista ocasional, tú dale un mando, un Tender de chocolate y algo de lo que despotricar y le harás la persona más feliz del mundo.