La nota más esperpéntica de los The Game Awards 2015 (que ya es decir) ha tenido lugar con la entrega del premio a mejor juego de acción a Metal Gear Solid V: The Phantom Pain.

a

El encargado de subir al escenario a recoger la estatuilla ha sido el actor Kiefer Sutherland, quien puso la voz a Snake en la última entrega de la popular saga.

Inmediatamente después Geoff Keighley, el presentador de la ceremonia, explicaba con cara de circunstancias la razón por la cual el creador del juego no ha asistido en persona al evento.

Según Keighley, Kojima recibió una notificación por parte de un abogado en representación de Konami en la que se le advertía que no podía viajar a Los Angeles a recoger el premio, bajo la amenaza de acciones legales por incumplimiento de su contrato.

No sabemos si la cosa iba en serio o si es el enésimo stunt publicitario de Kojima, pero lo cierto es que en la gala de esta madrugada se ha repetido la misma escena de los PlayStation Awards 2015, en los que fue una representante de Konami quien recogió el premio en nombre del director de Metal Gear Solid V.

Acerca del autor

Josep Maria Sempere

Josep Maria Sempere

Subdirector

Josep Maria es subdirector y fundador de Eurogamer España y el máximo responsable del día a día de su línea editorial y de contenidos. Ama el punk-rock, el cine palomitero de Hollywood, los simuladores de submarinos, la sci-fi, los cacharros de Apple y la década de los 80. Puedes leerlo también en BFG9000, en su Twitter (@kr3at0r) o escucharlo en el podcast Ocho sobre Diez.