Hay una esquina en Blizzard Entertainment en la que están obsesionados, ahora mismo, con la muerte. A medida que nos hacemos mayores todos nos empezamos a preguntar cosas trascendentales, claro, pero esto es distinto: la gente que hace Hearthstone está emocionada con la muerte, el proceso de morir y el efecto que tiene la muerte en los que dejamos atrás. Puedo escucharlo en sus voces, hablándome por teléfono desde miles de kilómetros de distancia. Están emocionados de poder, por fin, desatar el poder de la muerte... y más concretamente del poder del Último Aliento.

Último Aliento (Deathrattle en inglés) es una mecánica de Hearthstone que se activa cuando mueren ciertas criaturas. El Gnomo paria, por ejemplo, es una carta muy barata que no dura mucho pero que tiene un pequeño bonus: cuando muere le hace dos puntos de daño al héroe enemigo, y en el rápido juego de cartas de Blizzard, en el que el objetivo es drenar todos los puntos de vida del rival, esto lo convierte en una carta a tener en cuenta. Solo hay 11 cartas de las 465 que tengan Último Aliento. La Maldición de Naxxramas, la primera expansión del juego, cambiará eso -y de ahí la obsesión.

"Casi todas las cartas de La Maldición de Naxxramas tienen que ver o bien con Último Aliento o con cosas que pasan cuando mueres, o interacciones que se ponen interesantes cuando algo muere", nos dice Eric Dodds, el director de Hearthstone. "La idea tras Naxxramas como mazmorra es por supuesto que era de World of Warcraft, dominada por el nigromante Kel'Thuzad, así que quisimos apostar a lo bestia por todo el tema de la muerte y del Último Aliento, y nos encanta usar esta mecánica con la que ya habíamos experimentado y hacer cosas locas con ella".

1
Naxxramas también tiene un nuevo tablero con un montón de cositas clicables. Mola.

El concepto de La Maldición de Naxxramas es similar a una Raid de WOW- los jugadores entran en la necrópolis de Naxxramas y exploran sus cinco partes luchando contra jefes controlados por la IA, cada uno con sus cartas únicas y sus poderes de héroe. Y ya que muchos jugadores de Hearthstone abandonaron los tutoriales y las batallas contra la IA hace meses, eso será su primer contacto con el concepto jugador-contra-escenario por algún tiempo, así que Blizzard quiere dejarlo todo muy pulido, y promete un nuevo tablero y adversarios carismáticos. "Te puedo decir que Kel'Thuzad dará que hablar", nos dice Dodds, "y personalmente me encanta".

"Nos sentimos cómodos con lanzarlo en verano"

Jason Chayes, Director de producción de Hearthstone

He jugado a Hearthstone durante cientos de horas, y sospecho que lo más importante, a la larga, de Naxxramas serán las 30 nuevas cartas que introduce y el potencial que tienen para influir en el meta-juego -el dramático giro de tácticas que la gente inventa y copia de barajas de otros- y cómo de versátiles sean a la hora de crear y destrozar estrategias que estén hechas no solo sobre las nuevas cartas, sino en las cientos de existentes que ya conozco a fondo.

Solo hemos visto una fracción de esas 30 cartas, de momento, pero ya dejan que vuele nuestra imaginación. "Hay unas cuantas cartas que funcionan de maneras muy interesantes" dice Dodds, que dice que el Huevo Nerubio (Nerubian Egg) -una carta barata sin casi salud y sin ataque pero que tiene un Último Aliento que invoca a un Nerubio, una especie de araña, con cuatro de ataque y cuatro de defensa. "Es una carta con la que hemos visto que hay gente que construye barajas a su alrededor, con otras cartas existentes que le añaden ataque y se aseguran de que lo matan". Hay jugadores que evitarán matarlo, también. "Es una carta muy poderosa especialmente contra cazadores que utilizan Trampa Explosiva a menudo" dice Dodds.

Una de las cartas más llamativas es la nueva legendaria (o sea que es muy rara y solo puedes poner una por baraja) Baron Rivendare. No cuesta mucho maná y tiene poco ataque y mucha salud. Rivendare hace que tus otros esbirros activen por duplicado su Último Aliento cuando está sobre el tablero. "Estoy muy emocionado con esta carta porque no sé exactamente cómo la van a utilizar", dice Dodds. "Es una de esas cartas a la que llamamos carta de historia -es una carta con tantas posibilidades que una vez que esté disponible esperamos escuchar cientos de historias locas sobre ella".

Un claro ejemplo de eso con en el equipo interno de testeo de Blizzard implica a Sylvanas Brisaveloz, una carta existente con Último Aliento, que te da el control de un enemigo aleatorio cuando muere. "En plan, hey, saco a Sylvanas y luego pongo al Baron Rivendare y mato a Sylvanas, y robo a dos de tus criaturas...". Parece que de momento en Blizzard no están muy preocupados por enfadar a los jugadores alterando el equilibrio que hay ahora mismo.

"Es muy importante para nosotros el tirar la primera piedra y ver cómo el juego cambia de manera interesante" dice Dodds. "Tenemos a un equipo de niveladores que son jugadores de altísimo nivel y están haciendo un trabajo estupendo nivelando estas cartas. Está claro sin embargo que es posible que haya algunos problemas con los que tengamos que lidiar" admite, en referencia a la posibilidad de cambiar el valor de ciertas cartas, "pero siempre prestamos atención e intentaremos cambiar lo mínimo posible, y veremos cómo sale".

Algo que puede hacer eso un poco más fácil (o más difícil, quizás) es la manera en la que se distribuirán las cartas. Los jugadores no las tendrán todas de golpe, sino que las cinco alas de Naxxramas saldrán una por semana y las nuevas cartas solo se podrán ganar jugando a ese contenido, que incluye desafíos para cada clase que desbloquean cartas específicas de clase.

"Cuando estás jugando en una ala, cada vez que ganas a un jefe tendrás una carta que está asociada con ese jefe" dice Dodds, que implica que Mindpocalypse, la carta que han enseñado con Plague Quarter y su jefe Heigan the Unclean cuando lo anunciaron, estará entre las cartas jugables. "Cuando derrotas al jefe final de una ala tienes la carta asociada a ese jefe y luego el bonus legendario asociado con despejar esa". No está en los planes de Blizzard dejar que los jugadores forjen esas cartas con polvo arcano, nos comentan.

2

La Maldición de Naxxramas todavía queda algo lejos. "Todavía nos sentimos cómodos acerca de lanzarlo en verano" dice el director de producción Jason Chayes. "No estamos muy lejos de hacer un anuncio". Una parte importante en ese anuncio es el modelo de negocio. Blizzard ya ha confirmado que la primera ala (el Arachnid Quarter) será gratis y que las otras cuatro podrán jugarse con oro del juego o con dinero real, pero no sabemos nada de los precios, todavía. Pronto.

"Deberíamos poder anunciar algo del coste en las próximas cuatro semanas" dice Chayes. También le pregunto por la posibilidad de algún descuento por comprar las cuatro alas al mismo tiempo y Chayes dice que es "algo que estamos discutiendo internamente". "Es algo que pensamos que podría ser bueno, el poder comprar la Raid entera". "Sí, es algo que estamos contemplando, ahora mismo".

También apunto que mucha gente simplemente quiere saber cuánto oro necesitarán -ya sean cientos, miles o decenas de miles- y que esperan que lo digan pronto.

"Creo que es una petición razonable" dice Chayes. "Tal y como hemos hecho con el juego principal ahora mismo, donde puedes comprar sobres y entradas para la Arena con oro como alternativa a dinero real, queremos asegurarnos de que es algo plausible para el usuario, y pienso que ponerle un precio de decenas de miles de unidades de oro no sería una forma necesariamente realista de hacer que la gente entrase en esa ala, así que es importante para nosotros que sigamos con nuestra filosofía de la versión existente del juego para que ambas opciones estén disponibles".

"En cuanto a cuánto ascenderán estos números, todavía estamos viendo análisis internos antes de asegurarlo, pero creo que algo que todos vuestros lectores pueden esperar es que básicamente nosotros haremos que ambas opciones para entrar sean viables y realistas". ¿Así que todavía no lo habéis decidido? "Sí, básicamente, todavía no lo hemos decidido".

La Maldición de Naxxramas saldrá para PC, Mac e iPad simultáneamente.

Acerca del autor

Tom Bramwell

Tom Bramwell

Colaborador

Tom worked at Eurogamer from early 2000 to late 2014, including seven years as Editor-in-Chief.