Un portavoz de Nintendo ha confirmado a GamesIndustry que la compañía japonesa sigue perdiendo dinero con la venta de cada consola Wii U.

Malas noticias entonces para los usuarios que esperaban una rebaja de precio para competir con la inminente llegada de Xbox One y PlayStation 4: si a Nintendo le sigue costando más fabricar y distribuir su consola que lo que gana con cada venta es muy poco probable que vaya a ampliar ese margen de pérdidas reduciendo el precio de Wii U.

Este tipo de situación no es habitual en Nintendo, una compañía que tradicionalmente tiene unos costes de producción inferiores al precio de venta de sus consolas. Reggie Fils-Aime, el presidente de Nintendo of America, explicó, eso sí, que "tan pronto como el consumidor compra un juego toda esa transacción se convierte en beneficios positivos".

Pese a todo, durante la última presentación de resultados financieros se apuntó a las ventas de hardware como las principales causantes de las pérdidas de 36.400 millones de yenes (unos 387 millones de dólares) que tuvo Nintendo durante el último año fiscal.

No es, además, el tipo de noticia que necesitaba ahora mismo Wii U, después de conocerse que varias cadenas británicas - como Asda - han decidido retirarla de las estanterías de sus establecimientos.

Acerca del autor

Josep Maria Sempere

Josep Maria Sempere

Subdirector

Josep Maria es subdirector y fundador de Eurogamer España y el máximo responsable del día a día de su línea editorial y de contenidos. Ama el punk-rock, el cine palomitero de Hollywood, los simuladores de submarinos, la sci-fi, los cacharros de Apple y la década de los 80. Puedes leerlo también en BFG9000, en su Twitter (@kr3at0r) o escucharlo en el podcast Ocho sobre Diez.