Capcom espera que Lost Planet 3 y Resident Evil Revelations vendan 1,2 millones de unidades cada uno.

Tras los resultados financieros que se publicaron ayer, un nuevo documento más extenso ha revelado las previsiones de la compañía para ambos títulos.

Capcom confía más en su serie Monster Hunter, y espera distribuir nada menos que 4 millones de unidades solo en Japón y otros mercados asiáticos.

También se ha mencionado a Deep Down, el nuevo juego para PlayStation 4 revelado en la presentación de la consola el pasado febrero, aunque escuetamente: "El desarrollo de Deep Down sigue adelante," dice la compañía.

Este año Capcom planea lanzar muy pocos juegos, unos 30, a diferencia del año pasado en el que publicó 46 y del anterior, que fueron 68. Y espera que, a pesar de que las ventas sean prácticamente iguales a las de este último año fiscal, los beneficios sean casi del doble, hasta alcanzar los 6.800 millones de yenes.

¿Y cómo piensa hacer eso? Pues alargando la vida útil de los juegos a través de toneladas de contenido descargable. Capcom también pretende "elevar la eficiencia del desarrollo y la calidad produciendo más títulos internamente," lo que debería reducir los periodos de desarrollo con el fin de reducir gastos.

Los juegos descargables son otro objetivo de la compañía, así como la revitalización de su negocio online de aquí en adelante. Para ello será imprescindible el MMO Monster Hunter Frontier G para PC, que prepara una beta que llegará a China este año.

Por último, Capcom también ha publicado las ventas de algunas de sus franquicias, que os dejamos a continuación:

  • Resident Evil: 56 millones de unidades
  • Street Fighter: 34 millones de unidades
  • Monster Hunter: 23 millones de unidades
  • Devil May Cry: 12 millones de unidades
  • Dead Rising: 5.4 millones de unidades
  • Lost Planet: 4.9 millones de unidades

Acerca del autor

Borja Pavón

Borja Pavón

Redactor

Borja se encarga de mantener el ritmo de las noticias, las guías, los trucos y la samba que todos llevamos dentro. Analista ocasional, tú dale un mando, un Tender de chocolate y algo de lo que despotricar y le harás la persona más feliz del mundo.

Más artículos de Borja Pavón