Nintendo ha preferido vender la nueva consola Wii U por debajo de su precio de coste para resultar atractiva para el consumidor y establecer una importante base instalada de consolas.

Sin embargo, las cosas no parecen estar tan mal para la de Kyoto. En una entrevista con Mercury News, el presidente de Nintendo of America, Reggie Fils-Aime, aseguró que en cuanto el consumidor compre un juego para Wii U habrán recuperado el dinero perdido.

"Tan pronto como logremos que el consumidor compre una pieza de software, la transacción total tiene beneficios", ha asegurado.

"Al final, el modelo de negocio intenta dinamizar la base instalada de hardware, y después dinamizar la vinculación con otro software y con experiencias para el consumidor. Si conseguimos hacer eso, generaremos unos beneficios significativos para la compañía."

Normalmente Nintendo pone un precio a sus consolas que le permite obtener beneficios desde el primer día únicamente con el hardware, pero con Wii U ha sido distinto. La compañía no revela cuánto se lleva de las ventas de juegos third-party, pero los royalties normalmente están entre el 20 y el 30 por ciento, lo que significa que Nintendo podría llevarse unos quince euros por juego vendido.

¿Y quién va a comprarse una consola sin juego? Debido a que en Europa el pack premium, ligeramente más caro, ya incluye Nintendo Land (o ZombiU en algunos casos), la mayoría de consolas vendidas han generado beneficios desde el mismo día de lanzamiento.

Acerca del autor

Borja Pavón

Borja Pavón

Redactor

Borja se encarga de mantener el ritmo de las noticias, las guías, los trucos y la samba que todos llevamos dentro. Analista ocasional, tú dale un mando, un Tender de chocolate y algo de lo que despotricar y le harás la persona más feliz del mundo.

Más artículos de Borja Pavón