El anuncio de Sniper Elite V2 es uno de esos anuncios que me dejaron temblando las canillas.  ¿Por qué? os preguntaréis. Porque soy muy fan del primer juego y, de un tiempo a esta parte, muchas sagas clásicas han sido violadas con la excusa de ofrecer un remake para la actual generación. 

El título original era un juego absolutamente refrescante y original, publicado en 2005 para las principales plataformas del momento (PC, XBox y PlayStation 2) pero que, oscurecido por los ya triunfantes y autoreciclados ad-nauseam Halo y Call of Duty, pasó sin pena ni gloria, en parte por lo mencionado y sobre todo por su jugabilidad distinta, a caballo entre un Metal Gear y Splinter Cell.

En el papel de un agente de la OSS (la CIA de la época) durante 1945, nos infiltrábamos en Berlín, con el fin de robar los secretos de las wunderwaffe alemanas antes que los rusos, durante la caída de dicha ciudad frente a los ejércitos soviéticos. El juego era un simulador de francotirador: cualquier choque frontal estaba condenado al fracaso, pasamos minutos enteros usando prismáticos para analizar el entorno, cazamos objetivos a base de aislarlos y, sobre todo, nos hacemos parte del terreno para permanecer escondido. 

La cosa llegaba al extremo de tener que sincronizar los disparos con sonidos como artillería o explosiones para pasar desapercibidos, y teníamos una truculenta "kill cam" que nos permitía deleitarnos al hacer blanco en nuestros enemigos. Con un desarrollo pausado y absolutamente estratégico, usando recorridos con múltiples caminos y soluciones, situado en la esfera opuesta a los juegos pasilleros, ¿cómo no enamorarse perdidamente de Sniper Elite?

Así pues, comprenderéis que mi miedo al ponerme frente a la nueva versión de Sniper Elite era considerable. Y mucho ojo, que he dicho "nueva versión" y no "secuela", pues Sniper Elite V2 es una reimaginación del homónimo, pero corregido y aumentado.  Y con la promesa un "más y mejor" bajo el brazo, ayer me encaminé a probar el juego a las oficinas de 505 Games, a los cuales hay que agradecer el esfuerzo que hicieron para poder atenderme.

Este no es un título en que podamos avanzar como un pollo sin cabeza mientras disparamos a diestro y siniestro: de hacerlo, tardaremos poco en ver como nos vacían un cargador de MP40 en la cara.

Hágase notar que pude jugar una misión completa del juego (algo más de hora de juego) y parte de otra, más avanzada en el juego. Las opiniones del texto provienen del disfrute de algo más de una hora de una versión beta. Y si algo hay que decir, es que la deliciosa familiaridad de volver a Sniper Elite está ahí. Volví a sentirme en Berlín.  Porque no creáis que el protagonista es un francotirador: él sólo se mueve sobre el escenario, que es el verdadero protagonista: Berlín. Edificios semiderribados, tejados, iglesias, calles llenas de escombros, cafés, ventanas, carteles (mención especial a la reimaginación de los mismos)... todo ello forma un conjunto absoluto y necesario de dominar para sobrevivir en el juego. Porque este no es un título en que podamos avanzar como un pollo sin cabeza mientras disparamos a diestro y siniestro: de hacerlo, tardaremos poco en ver como nos vacían un cargador de MP40 en la cara.  Y con razón.

Arrastrándonos por la destrucción, asomados a ventanas, hemos de observar el escenario y localizar a nuestros enemigos, lo que no significa objetivos, pues la aproximación lateral a los problemas es la esencia de este trabajo. Porque, ¡ah!, los enemigos... Que sorpresa más grata me llevé con esto. Afirmo que la IA de Sniper Elite V2 es de las más agradables de ver, porque han logrado las reacciones más humanas que he visto. Y como prueba, un ejemplo: localizo un grupo de enemigos y me hago fuerte en un edificio, para lo que coloco bombas trampa en una entrada, mientras yo cubro la otra. Localizo a todos los enemigos (en la dificultad normal podemos marcarlos para seguir sus evoluciones temporalmente) y decido disparar a uno. El primer impacto es como dar una patada a un avispero; media Whermacht se pone en alerta y empiezan a buscarme, no saben de donde vino el disparo. Sin embargo, uno de ellos se acerca tanto a mi posición que puede verme, así que me delato disparándole y varios enemigos me localizan. Pero en lugar de adoptar un ataque frontal, se cubren mientras realizan fuego de supresión sobre mi posición. 

Repentinamente suena una explosión: me han flanqueado y un alemán ha pisado mi trampa. Pero con mi posición comprometida y varios enemigos hacia mi posición, tardo poco en caer abatido por un francotirador enemigo al que no había localizado. En ese tiempo he podido ver, incluso, como uno de los soldados cogía a un compañero herido y se lo echaba al hombro para sacarlo del tiroteo. Sin palabras. No sólo se han comportado como personas de verdad, recogiendo a sus heridos, sino que han sabido flanquear mi posición y cazarme.

En otra ocasión, dos alemanes charlaban en el interior de un café: si disparo corro el riesgo de que se cubran en el interior del edificio, donde tengo las de perder. Decido desde una ventana frente al edificio, arrojar una piedra contra la ventana. Inmediatamente, el ruido les hace salir del local y comienzan a explorar las inmediaciones. Cuando se separan unos metros, abato a uno de ellos y me escondo de nuevo. Su compañero se arroja detrás de un camión aparcado, pero la posición elevada me permite ver su cabeza y realizar un bonito disparo con kill cam.

Ah, las kill cam... ¡Qué espectacularidad! Si logramos hacer un disparo con unos niveles mínimos de espectacularidad y dificultad, veremos como la bala sale de nuestro rifle, cruza el escenario y va a impactar en el enemigo, pudiendo ver como daña órganos como pulmones o cerebro. Pero cuando vemos al bala salir por el otro lado del cuerpo, deformada y volando acorde a las leyes de la física, la cosa se sale de la escala. Incluso, si tenemos dos enemigos lo bastante cerca, una sola bala puede hacer el trabajo; siempre que estén el la posición correcta, porque el proyectil se comportará con un realismo que da gusto ver. Incluso podemos disparar a la munición y granadas de los soldados y provocar así su detonación, aunque es muy difícil hacerlo por el tamaño del blanco. Y esto me lleva a la balística del juego.

A la hora de disparar un proyectil hemos de calcular la caída del mismo y el viento de costado que éste pueda sufrir si queremos acertar en el blanco.

Sniper Elite V2 debiera tener una balística mínimamente realista y convincente. Y lo logra, bastante bien. A la hora de disparar un proyectil hemos de calcular la caída del mismo y el viento de costado que éste pueda sufrir si queremos acertar en el blanco. Lo primero lo podemos calcular usando las marcas de la mira telescópica, mientras que para lo segundo habremos de observar el entorno: árboles, papeles volando, banderas, etc. Pero tranquilos, que no es difícil una vez que aprendes ciertos conceptos, y todo aquel que provenga del Sniper Elite original tardará muy poco en acostumbrarse. Afortunadamente, el juego tiene en cuenta a todo tipo de jugador y, mientras en el modo de dificultad normal contamos con una ayuda que nos indica el destino de la bala, junto a otras múltiples ayudas, el modo "Sniper Elite" nos desactiva absolutamente todas las ayudas y habremos de calcular la trayectoria a ojo. Y he de decir que ese fue el modo que más disfruté y como mejores tiros logré.

Como es lógico hay ciertas concesiones, como el poder volar un tanque con un disparo MUY preciso al tapón del depósito de combustible, visible sólo durante un momento y con escasos segundos de margen para apuntar, que a un servidor le costó varios intentos y un cañonazo en la boca. También hay que decir que el juego cuenta con la odiosa regeneración de salud automática, pero no me importó demasiado, porque, por lo general, no tendremos tiempo de recuperar nada en medio de un tiroteo: si nos descubren y disparan, el margen de supervivencia es escaso. Son cosas que no me estropearon la experiencia e incluso le dieron un toque que me recordó a películas bélicas clásicas.

Todo lo comentado lo recubrimos con una historia de espías, un montón de objetos escondidos por los escenarios y elementos desbloqueables y tenemos lo que, salvo que mucho cambien las cosas, es uno de los juegos que hay que seguir este 2012.

Lo poco que pude jugar lo disfruté mucho, muchísimo. Ya Sniper Elite me pareció uno de los juegos imprescindibles de su momento, y esta reimaginación que es Sniper Elite V2 me ha dejado un sabor de boca excelente y estoy deseoso de poder comprarlo para rejugar lo que hice ayer y descubrir caminos nuevos o intentar nuevos disparos o estrategias para enfrentarme a los enemigos.