¿Alguien lo dudaba? A estas alturas, la apuesta de Electronic Arts es clara y firme. Ya quedó patente con Battlefield 3, y Mass Effect 3 no es más que el siguiente paso lógico (de muchos otros que están por venir) en su estrategia para impulsar su propia plataforma de distribución: Origin.

EA se ha dado cuenta, ahora, de lo que VALVe ya vió hace 8 años; que mientras en consolas los desarrolladores y distribuidores viven bajo el yugo de las reglas de juego que imponen los fabricantes, en PC uno mismo puede controlar directamente su producto. Algo que, obviamente ,es mucho más cómodo, seguro, rápido y sobretodo, a la larga, más rentable.

El requisito de obligatorio de utilizar Origin en Mass Effect 3 para su versión PC es el reflejo de lo que pasó en 2004 con Half Life 2. Las críticas que le llovieron a VALVe en aquel entonces fueron antológicas. Y pese a que ha llovido mucho desde entonces, y los usuarios ya estamos acostumbrados a este tipo de "restricciones"; EA no es VALVe.

El usuario medio respeta y confía en VALVe. Es una compañía que se lo ha ganado con el tiempo y con buenas políticas hacia el consumidor. EA, en cambio, no despierta ni de lejos esa confianza. Todo lo contrario: el usuario medio no está contento con esta decisión. Origin aún requiere mucho trabajo, es una plataforma que está verde y, para más inri, despierta recelo entre los usuarios que ven como las reglas del juego cambian con respecto a sus pasadas entregas.

Y es que los usuarios somos gente de costumbres. Ni Mass Effect 1 ni Mass Effect 2 requerían Origin, y ahora tocará tragar con ello. El caso se pone aún más feo si eres un usuario que compró las pasadas entregas en STEAM, pues ahora "te jodes" y ya no podrás. Esto es probablemente, en mi opinión, lo peor de todo.

Que Origin sea un requisito... bueno, pase, al final es un mal menor. Como he dicho, es una práctica que también lleva a cabo VALVe y lo aceptamos. Es al menos lícito que EA, por sus propios intereses actúe en consecuencia y nosotros estamos en nuestro derecho de comprar el juego o no.

Pero que EA esté de forma deliberada haciendo boicot a STEAM no mola nada. Da una mala imagen y perjudica claramente a los usuarios. A todos los usuarios.

Los consumidores queremos comprar los juegos donde nos apetezca o nos convenga. El no poder comprar un juego en STEAM, siendo hoy día un acto tan habitual para muchos PC gamers, es una puñalada en la espalda, una maniobra sucia y traicionera. Encima EA pone excusas baratas, culpando al sistema de VALVe de ser demasiado restrictivo. ¿Perdón? Ellos dirán lo que quieran, pero no me lo trago.

No hay ninguna otra compañía que se haya quejado del sistema de VALVe. Es más, en multitud de ocasiones STEAM ha sido alabado como un sistema mucho más abierto y cómodo para los desarrolladores que PSN o XBLA, por ejemplo. Así que, no os dejéis engañar: claramente esto no es más que una cortina de humo con el fin de desbancar a STEAM como plataforma primigenia en la distribución digital de juegos de PC. Una forma de mantener una exclusiva y "robar" clientes a VALVe.

Esta es la guerra señores, y no contra los Reapers, sino contra el monopolio.