StarCraft 2: Wings of Liberty

El primer tercio llega para recuperar el trono de los RTS.

Desde su anuncio en el WWI 2007, StarCraft 2 se convirtió en uno de los títulos más esperados. Durante el desarrollo lo acompañó la polémica: primero al anunciarse que el juego se dividiría en tres entregas, después, cuando eliminaron el LAN en favor de Battle.net, y finalmente, su precio, algo superior a otras novedades para compatibles no gusto al entusiasta pero exigente público pecero. A pesar de todo, tengo que decir que, para mi, Wings of Liberty es el mejor juego salido en 2009 y uno de los mejores RTS que tenemos actualmente, a la espera de la siguiente parte: Heart of the Swarm.

Es cierto que Wings of Liberty se centra en los Terran, pero no tiene nada que envidiar en duración a cualquier otro juego. Además, cada una de las 29 misiones del juego esta cuidadísima, con mucho contenido hecho a medida para ella. El objetivo final no es siempre "matar todo lo que sea de color rojo" en un mapa diferente, sino que cada misión tiene su mecánica: desde eliminar trenes de suministros, resistir ataques zombis durante la noche, rescatar científicos de una purga o infiltrarse sigilosamente para destruir una criatura zerg.

Esto elimina la rutina típica de los RTS de crear tu base y tu ejercito formulaico de las cuatro unidades que más te gustan (o que "están más over"), pero por contra, te facilita las decisiones cuando uno se da cuenta que la unidad nueva que presentan en esa misión suele ser la clave para ganar. Y es que cada una de estas mecánicas se ha pensado muy bien para explotar las fortalezas de la unidad en cuestión.

Pero, si nos quedamos con ganas de más reto, podemos intentar sacarnos los logros, muy bien pensados, que te obligan a jugar de forma diferente. Por ejemplo, en la citada misión de defenderse contra los zombis, donde el objetivo es aguantar un numero determinado de minutos, el reto consiste en destruir las bases del adversario.

En cuanto a dificultad, la verdad es que esta bastante bien conseguido. Desde un modo Fácil asequible para cualquier jugador, hasta el modo Brutal que añaden un reto extra, tanto de IA, que será más agresiva y más inteligente, como de eventos extra en la misión.

Pocas pegas le podemos poner a nivel técnico. Estamos hablando de una superproducción en toda regla: unas cinemáticas de quitarse el sombrero, una banda sonora sublime, un doblaje de primera y un producto pulido hasta el más mínimo detalle.

Y creo que, como producto, pocos juegos le pueden hacer sombra a Wings of Liberty. Al inicio he hablado de la polémica que desató conocerse que iba a contener solo la campaña Terran. Pero es que StarCraft va más allá de la historia para un jugador. Gran parte del valor del juego lo aporta el multijugador. En Blizzard conocen bien su juego y saben que el mundillo online de StarCraft es exigente, así que han trazado un camino magnifico para llevarte pasito a pasito a disfrutar del juego competitivo.

Para empezar, han introducido una serie de desafíos donde se hace hincapié en las habilidades que son necesarias en el online pero que podemos ignorar en los modos más accesibles de dificultad: la microgestión, gestionar eficientemente los grupos, las aperturas o defenderse de un rush.

Antes de enfrentarnos a las partidas reales y a escalar hasta las divisiones más elevadas, se nos propone una liga de practicas, donde jugaremos con una velocidad menor, con lo que tendremos más tiempo para ir familiarizandonos con el juego. Además los mapas están ligeramente retocados, con piedras bloqueando las entradas a las bases, dificultando que el adversario nos espíe y permitiendo que tengamos un poco más de control sobre el ritmo que le vamos a dar a la partida.

Cuando creamos que estamos listos, ya podemos jugar nuestras partidas clasificatorias y entrar a participar en el multijugador real. El juego sigue siendo tan exigente como su público pedía, pero todo este camino trazado convierte StarCraft en uno de los juegos más recomendables para adentrarse dar los primeros pasos en el mundo multijugador.

Como programador y como entusiasta de los compatibles, no puedo evitar mencionar el amplísimo mundo de los mods. El motor de StarCraft 2 tiene muchísimo potencial, como Blizzard se encarga de demostrar con sus mapas propios como StarJeweled o Chef de Aiur.

De la comunidad además de los clásicos mapas de DotA (Smashcraft o Storm of the Imperial Sanctum), Action RPGs sencillitos (Haven Forces), algunos modos de juego un poco locos pero bastante populares como Marine Arena y locuras como The Star Strikers o Raynor Party. Como punto negro, el sistema de búsqueda de mapas de Battle.net solo muestra los 20 más populares, lo que dificulta encontrar y explorar nuevas perlas. A ver si para Heart of the Swarm, incorporan algún sistema para promocionar los más interesantes, como un Map of the Week a la App Store.

Con la segunda parte de la trilogía supuestamente tan cerca, es un buen momento para recuperar Wings of Liberty y empezar a desengrasar la muñeca. Si no os habéis animado todavía, ahora es el momento de probar el, posiblemente, mejor juego de estrategia en tiempo real del momento y uno de los mejores juegos que podéis encontrar ahora mismo para PC. Y, para un servidor, el juego del año pasado.

1

Ir a los comentarios (3)

Acerca del autor

Fanatiko

Fanatiko

Colaborador

Equipo Game Over: Programador de juegos de día, pecero de noche. Insider en la industria como programador de tecnología y redactor en Game Over. Le fascinan los juegos con profundidad y una escena competiva, aunque es malísimo jugando. Tienes muchos puntos para encontrarlo en un MMO, sobretodo si hay enanos y bolas de fuego.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (3)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos