La PETA, asociación que busca la defensa y el trato digno de los animales, ha puesto al fontanero bigotudo, Mario, en su punto de mira tras descubrir que el simpático y, recordemos, ficticio personaje lleva un traje de mapache en el inminente Super Mario 3D Land.

La organización condena a Mario por alentar el uso de pieles de animales en los usuarios, que no tenemos capacidad para discernir el bien del mal ni mucho menos la ficción de la realidad, y por el hecho de que el traje le otorgue súper poderes.

"Cuando está de misión para rescatar a la princesa, Mario utiliza cualquier medio necesario para derrotar a su enemigo, incluso llevar la piel de un mapache que le da poderes especiales", afirma la web de la PETA.

"Tanooki puede que sea simplemente un traje en los juegos de Mario, pero en la vida real se trata de mapaches que son despellejados vivos por su piel. Llevando el Tanooki, Mario está enviando el mensaje de que está bien llevar pieles", continúa el comunicado.

¿Significa eso que Batman nos está enviando el mensaje de que está bien llevar mallas arrapadas si piensas planear desde los tejados de tu ciudad? ¿O quizá es mejor meter los dedos en el enchufe para aprovechar la corriente eléctrica, como nos enseña Cole de inFamous?

Para terminar de rizar el rizo, la página contiene un juego en Flash que permite a los jugadores controlar a un mapache sin piel que persgue a Mario mientras la sangre cae de su traje.

Se llama 'Super Tanooki Skin 2D' y es bastante gore y de mal gusto, aunque no es tan original después de ver la que lió esta gente con el Cooking Mama.

Todo esto sería meramente anecdótico si el asunto no fuera terriblemente irónico, casi cínico: ¿por qué protestar por inexistentes maltratos animales ficticios y obviar el verdadero origen de dichos problemas? ¿Hacia dónde o hacia quién debería ir dirigida esta furia realmente?

Acerca del autor

Borja Pavón

Borja Pavón

Redactor

Borja se encarga de mantener el ritmo de las noticias, las guías, los trucos y la samba que todos llevamos dentro. Analista ocasional, tú dale un mando, un Tender de chocolate y algo de lo que despotricar y le harás la persona más feliz del mundo.

Más artículos de Borja Pavón