Para Bethesda desarrollar juegos de PC "es un dolor de cabeza".

Pete Hines, vicepresidente de marketing de la compañía, ha afirmado en una entrevista concedida a Joystiq que "desde un punto de vista técnico sí, es un dolor de cabeza. Hay millones de combinaciones de hardware, drivers, etc".

"Como pasó con Rage, basta con tan sólo un mal driver de la tarjeta gráfica para que años de duro trabajo se etiqueten como 'con muchos bugs', cuando en realidad es un juego realmente sólido y estable".

El otro problema de desarrollar para PC, según Hines, es la piratería.

"A no ser que decidas no hacer tus juegos para PC es un problema, y tienes que hacerle frente".

"Hacemos lo mejor que podemos para no recurrir a medidas draconianas, y seguimos dando apoyo entusiasta a los fans de PC con cosas como el kit de creación y la posibilidad de crear y añadir una cantidad ilimitada de mods y contenido a tu juego de PC".

Los predecesores de Skyrim, Oblivion y Morrowind, fueron dos juegos con gran apoyo por parte de la comunidad de modders de PC.

La experiencia de Skyrim será "la misma en todas las plataformas", pero los usuarios de PCs potentes podrán ajustar las opciones para conseguir un mejor rendimiento. Skyrim, en cualquier caso, seguirá siendo un juego sobretodo DirectX 9 por el momento.

Se desconoce si Bethesda publicará un parche para darle soporte completo DirectX 11, así como packs de texturas ampliadas.

Juegos de los que hablamos en este artículo

Acerca del autor

Josep Maria Sempere

Josep Maria Sempere

Subdirector

Josep Maria es subdirector y fundador de Eurogamer España y el máximo responsable del día a día de su línea editorial y de contenidos. Ama el punk-rock, el cine palomitero de Hollywood, los simuladores de submarinos, la sci-fi, los cacharros de Apple y la década de los 80. Puedes leerlo también en BFG9000, en su Twitter (@kr3at0r) o escucharlo en el podcast Ocho sobre Diez.

Más artículos de Josep Maria Sempere