Infinity Ward y Sledgehammer Games no buscan intencionadamente crear controversia con Call of Duty: Modern Warfare 3.

Las declaraciones surgen poco después de que se filtrara un vídeo donde se aprecia una escena del juego que ha suscitado una gran polémica, suceso similar a lo ocurrido cuando se hizo público el nivel "Nada de Ruso" de Modern Warfare 2.

"Lo que no haces es decir, vamos a hacer esto para superarnos a nosotros mismos", ha asegurado el director creativo de Sledgehammer Games a VentureBeat. "Tiene que ser algo auténtico, algo que lleve más allá la trama".

"Hay algunos momentos en el juego que creo que son bastante duros, que lo llevan un poco más allá. Pero como dije antes no se trata de ser gratuito, de hacer cosas impactantes porque sí".

"Siempre quieres probarte a ti mismo y ver si puedes ir más allá en los límites del medio y la narrativa. Tenemos una audiencia enorme para este juego y queremos proporcionar algo que sea memorable. Las experiencias de las que la gente va a estar hablando con sus amigos al día siguiente de haberlo jugado. Se trata en realidad de crear algo único."

Desgraciadamente no parece creíble que la inclusión de una simple escena cinemática, que resulta polémica porque no estamos acostumbrados a verla en el medio o por su descontextualización y no porque sea innovadora o tenga un valor innegable, vaya a llevar más allá "los límites del medio" o la narrativa de un videojuego. ¿Ganas de marear la perdiz o conceptos mal entendidos?

Pero Sledgehammer insiste en sus motivos.

"Queríamos mostrar los efectos de la guerra. ¿Qué sucede si se ataca a una América moderna ? ¿Cómo sería, qué verías? Si caminaras por la calle, ¿qué sucedería?", afirma.

"Los civiles son parte de eso, la gente inocente forma parte de eso, por desgracia."

"Incluyes escenas y momentos que tengan sentido en la historia. Así que no lo haces por generar algo de polémica, sólo por diversión".

Modern Warfare 3 sale mañana en PC, PS3 y Xbox 360.

Acerca del autor

Borja Pavón

Borja Pavón

Redactor

Borja se encarga de mantener el ritmo de las noticias, las guías, los trucos y la samba que todos llevamos dentro. Analista ocasional, tú dale un mando, un Tender de chocolate y algo de lo que despotricar y le harás la persona más feliz del mundo.