¿Cómo disfrutar de una partida de StarCraft II?

En qué tienes que fijarte para pasártelo bien y saber cómo va. 

Para los iniciados puede parecer una perogrullada pero... ¿en qué hay que fijarse, como espectador, para poder disfrutar de una partida de StarCraft II?

Si alguien que nunca ha visto un partido de fútbol os pregunta que por qué nos gusta tanto... ¿qué le diríais? Esa persona no entiende cómo se puede disfrutar de un partido de once contra once persiguiendo una pelotita. Posiblemente le explicaríais que hay defensa, centro del campo y delantera. Que lo bonito es ver cómo mueven el balón, la precisión de los pases, la movilidad y la anticipación. La disposición táctica, la mentalidad. Le diríais que no es nada fácil hacer un pase en profundidad, y que esas filigranas que hace Crisitano son, en realidad, muy complicadas de hacer. Que hay goles más bonitos que otros.

Con StarCraft II pasa un poco lo mismo. A veces es difícil enfrentarse a un partido, como espectador, simplemente porque no sabes en qué fijarte. No sabes qué tiene mérito. No sabes analizar las distintas estrategias y, por ende, disfrutar de ese proceso que lleva a la victoria o a la derrota.

Aprovechando la celebración de la Final Cup de la LVP que se celebra este fin de semana en Barcelona, hemos podido entrevistar a Dani Paños (WarSnake) y Ricardo Herrero (Kails), dos de los árbitros del torneo de StarCraft 2, quienes nos han dado unas cuantas claves para ayudarte a que eso cambie. Prepárate para ser capaz de disfrutar de un espectáculo con el que ya disfrutan millones de personas.

1. Conocimiento exhaustivo de las tres razas

Tener toda la información posible sobre terrans, zergs y protoss es fundamental, más todavía cuando entre ellas existe un balanceo tan equilibrado. Conocer aspectos como el tiempo que tardan en llegar a poder fabricar ciertas unidades o construir expansiones es básico.

Viendo partidas iréis conociendo las diferentes unidades y, con la ventaja del punto de vista del espectador, valorar si son las más apropiadas para cada situación. A pesar de la naturaleza equilibrada del juego, la mayoría de jugadores son conscientes de que un ejército protoss al límite de población (200/200, es decir no puede construir más unidades) y las mejoras al máximo puede ser casi imparable. Pero hay todo un mundo de pequeños detalles que también pueden darle un giro a la partida y que dependen exclusivamente de las razas. ¿Cuándo conseguirán los terran el Stim Pack para que se muevan más rapido? ¿Qué hacer ante 35 larvas zerg que acaban de aparecer de la nada prácticamente delante de nuestra base? ¿Y esa ventaja brutal de los protoss de poder invocarse? Imaginad la cantidad de variables.

En el caso particular de esta Final Cup de la LVP hay que destacar la predominancia zerg, y aunque no se puede decir quien acabará, tal como nos comenta Dani Paños "en este torneo los zerg vienen muy entrenados".

Para que os hagáis una idea rápida: los Zerg se producen más rápido y son muy veloces... pero más débiles. Los Terran son los más equilibrados y defensivos. Los Protoss son fuertes e imparables cuando los mejoras al máximo pero también los de juego más lento.

2. Lo importante del mapa

El mapa es otro elemento determinante de las partidas. Antes de empezar cada enfrentamiento los dos jugadores se dedican a vetar uno a uno aquellos mapas en los que no quieren luchar. El que queda al final es en el que se librará la partida. El mapa es como el estado del césped en un partido de fútbol, así es de importante.

Y, ¿por qué son tan diferentes los mapas? Pues por elementos como las rampas que permitan al jugador cerrarse, por la protección de las expansiones, por las distancias (sobre todo dependiendo de si la partida es 1 vs 1 o entre más jugadores), por si el mapa está más o menos enfocado en el ataque aéreo.

Al principio de cada partida cada jugador aparece, aleatoriamente, en un lugar del mapa. Pueden estar al lado, a la otra punta... Es importante dominar el mapa al máximo posible e ir haciendo otras bases para poder crecer lo más rápido posible.

3. Los estilos de juego: Micro-player Vs. Macro-player

Cada jugador y cada partida son un mundo. De todas maneras podríamos decir que hay dos estilos o estrategias básicas que son fundamentales. Por un lado tendríamos un modo de juego más agresivo basado en la micro-gestión. El micro-player no empieza a atacar a los 30 minutos, pasados 3 o 4 minutos ya está pensando en salir en busca de su rival. Estos jugadores acostumbran a desarrollar "builds" de órdenes casi al milímetro, es decir saben exactamente todas las acciones que van a hacer durante los primeros minutos de juego, y no fallan. "El micro-player mueve muy bien los muñequitos" nos comenta Dani haciendo broma sobre su extrema habilidad con las teclas rápidas.

Dentro del ataque se puede "splitear damage", que sería lo mismo que repartir el daño (algo poco aconsejable), o bien "focusear", mucho más efectivo para acabar con los escuadrones enemigos haciendo que caigan uno por uno.

Por otro lado tenemos al jugador más defensivo/pasivo basado más en la macro-gestión. Este tipo de jugador prefiere ir sacando "curros" (son las unidades que construyen/reparan los edificios), desarrollar todos los árboles tecnológicos de sus unidades y salir en busca de expansiones. "Déjame hacer bases y te la lío", esto es lo que suele pasarles por la cabeza a los macro-players que apuestan por este estilo de juego.

4. El Multi-tasking

Sin duda, uno de los aspectos más espectaculares para los espectadores de las partidas de StarCraft. El multi-tasking es básicamente la actividad cerebral del jugador, o lo que es lo mismo, las acciones por minuto. Se ha calculado que algunos jugadores pueden llegar a superar la barrera de las 400 acciones por minutos, lo que significa que pueden pensar y ejecutar hasta 6 pequeñas decisiones por segundo.

Ver competir a jugadores como los que hoy se enfrentan en la Final Cup de la LVP es puro espectáculo. La retransmisión de las partidas permite apreciar cómo las manos de los jugadores se deslizan por el teclado a velocidad vertiginosa. Durante los primeros minutos los jugadores ejercitan una especie de calentamiento y tienen ciertas rutinas para seleccionar unidades y preparar sus tácticas. Jugadores como LucifroN arrastran el ratón de forma frenética para ejecutar acciones que en principio son sencillas, pero en el fondo es una especie de preparación.

Una vez en pleno combate el jugador ha de moverse constantemente entre la base y la zona de combate, y para hacerlo bien hay que ir muy rápido. Así, es sorprendente la cantidad de pequeños trucos que aplican los jugadores expertos. ¿Por qué hacer tres clicks para llevar un curro a un mineral si se puede hacer en uno? Simple, porque las fracciones de segundo que tardamos en llegar a la otra punta de la pantalla para darle click al mineral son tiempo perdido en que la unidad no se mueve. Aplicad este pequeño truco a todo el juego y a los momentos de batalla e imaginad las posibilidades.

5. Capacidad de anticipación

"Cuanto más minutos te anticipes al rival mayores posibilidades tendrás de ganar", nos comenta Dani Paños. StarCraft es pura estrategia -ya lo dijimos en nuestra review del juego, es el ajedrez del siglo XXI- por eso es necesario preguntarse constantemente sobre las acciones del rival. ¿Por qué coloca el jugador una base ahí? ¿Qué tipo de apertura va a desplegar? ¿Expandirá más o menos rápido?

"Rushear" consiste en atacar rápido, es una estrategia muy habitual en los zergs ya que son la raza capaz de crear unidades de combate más rápidamente. "Escautear", en cambio, consiste más en explorar el escenario, espiar y exoandirse montando más bases.

6. "Ser rico implica perder"

Es una de las frases más conocidas entre los jugadores. Si estás acumulando muchos recursos y dinero es que algo no estás haciendo del todo bien. Un jugador experto de StarCraft nunca se permite el lujo de estar forrado, constantemente esta creando nuevas unidades, edificios defensivos o lo que sea. Lo más sorprendente de todo es que los mejores jugadores son capaces de pensar y ejecutar acciones rutinarias (por ejemplo, crear una nueva expansión) mientras se encuentran en medio de una refriega con el rival. Lo importante siempre es no ir sobrado de dinero, porque entonces seguramente nos acabarán arrasando.

Las bases siempre se construyen cerca de las fuentes de recursos (gas, minerales...). Dependiendo del mapa es difícil acceder a ellos. Cada raza gestiona los recursos de forma muy particular: los zergs transforman esa energía, los protoss necesitan edificios específicos que les permitan actuar dentro de ciertos terrenos... los terrans son los más fáciles de entender.

Se pueden construir varios tipos de edificios: básicamente para crear mejoras en las unidades o para crear unidades. En cuanto a las unidades, hay de ataque, más defensivas, para ataques cortos y largos, aéreas o terrestres, de "scouting"...

Hay muchas cosas en las que invertir. Lo importante es estar siempre creando algo.

7. Engañar al rival

En StarCraft no hay mirada de póker pero casi, el componente psicológico también juega un papel importante tal como nos explica Ricardo Herrero. "Hacer un cambio de unidades para engañar al rival es algo bastante habitual", nos comenta. También podemos ir de farol si, por ejemplo, enviamos construir unas unidades de gas con el objetivo de que nuestro rival piense que vamos a apostar por esa estrategia.

Ir a los comentarios (1)

Acerca del autor

Albert García

Albert García

Colaborador

Albert es periodista especializado en videojuegos desde 2002 y es uno de los fundadores de Eurogamer.es. A la hora de jugar te lo puedes encontrar tanto con un complicado juego de rol o estrategia, como moviendo el esqueleto con un juego de baile. ¡Es un tipo imprevisible!
Twitter: @AlbertGarlo

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (1)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos