No podemos hablar de Generaciones de VideoConsolas sin hablar de las Portátiles, pero mientras que sus equivalentes domésticos pueden ordenarse fácilmente en las susodichas Generaciones, hacerlo con las Portátiles es mucho más complicado. Y es que su historia es mucho más confusa y caótica, ya que las desarrolladoras nunca han ocultado que su principal negocio era el mercado doméstico, convirtiendo al portátil en pequeñas aventuras cuyo éxito o fracaso era casi intrascendente. Por tanto, no podemos hablar de Generaciones de Portatiles, pero sí podemos dividirlas en décadas, siendo la primera la de los finales de los Setenta y Ochenta.

Antes de nada hay que diferenciar que entendemos por Consola Portatil. ¿Consideramos como tal los pequeños aparatos con pantalla LCD a lo Game & Watch con un único juego dedicado? Porque en ese caso hay cientos de modelos que todavía a día de hoy se comercializan... Sin ir más lejos, recuerdo como en McDonalds regalaban no hace mucho máquinas de estas dedicadas a Sonic con cada HappyMeal. Todas las grandes compañías, desde Atari a Bandai han desarrollado alguno de estos ingenios, con lo que hacer un repaso por todos ellos es una tarea imposible, además de innecesaria.

Todo el mundo recuerda las Game & Watch (que merecen y tendrán algún día su propio Lo que Nunca) como los aparatos más famosos de esta familia de dispositivos... Creadas por el gran Gumpei Yokoi a principios de los ochenta después de ver a un ejecutivo jugando con una calculadora en un tren bala, eran dispositivos ultra-sencillos cuyos componentes no eran más complicados que el de esas calculadoras que inspiraron su creación. El primero de estos, aparecido en Abril de 1980 sería dentro de la serie Silver el llamado Ball. Era tan sencillo como controlar a un malabarista en una exhibición con el objetivo de no dejar caer al suelo ninguna de las tres pelotas.

1
Ball, la primera Game & Watch.

Esos primeros Game & Watch se controlaban de forma muy sencilla, con apenas dos botones para marcar la izquierda y la derecha. Pero para juegos más complicados Yokoi añadiría a los nuevos sistemas una nueva forma de control revolucionaria que acabaría asentandose como el estandard de las VideoConsolas domésticas durante generaciones. Hablo naturalmente de la cruceta.

A partir de 1982 también sería habitual ver Game & Watchs con doble pantalla, los modelos que muchos años más tarde inspirarían la creación de Nintendo DS. El más famoso de ellos sea probablemente el inspirado en Donkey Kong, aunque con los años también hubo adaptaciones de grandes hits de Nintendo como Super Mario Bros o Zelda. Incluso hubo versiones de estos sistemas, aunque desarrollados por asociados de Nintendo, encapsulados en relojes de pulsera a los que llamaron, ingeniosamente, Game Watches.

2
Posiblemente una de las Game & Watch más reconocidas, la de Donkey Kong. Notese ya la presencia de la Cruceta y la Doble Pantalla que inspiraría la NintendoDS.

De todas formas, la idea de Gumpei Yokoi de utilizar pantallas LCD para sistemas de ocio portatil no fue única. En Estados Unidos, Smith Engineering, la misma compañía que crearía unos años más tarde la Vectrex, crea la considerada como Primera Consola Portatil de la historia. Esa sería la Microvision, un aparato fascinante para la época, pues en 1979 ya cumplía prácticamente todas las funciones básicas que se esperan de una portatil. Llegaron a aparecer unos quince juegos, uno de ellos dedicado a Star Trek, pero todos los problemas que comportaba tal tecnología la llevaron a una muerte prematura, tan solo dos años desde su lanzamiento.

Su pantalla era muy pequeña en comparación con el sistema y sus controles tremendamente arcaicos, por no hablar que su tecnología era pobre incluso para la época. Las Microvision sufrieron muchisimos problemas y algunas unidades no podían arreglarse. Como curiosidad, el procesador no estaba en el interior de la propia consola, sino dentro de cada juego; lo que convertía a la Microvision en una especie de Game & Watch con juegos intercambiables.

3
El Pack de la Microvision, la considerada como Primera Consola Portátil de la Historia.

Pero los que podemos llamar como Juegos Portatiles, para no llamarle Consolas, ya llevaban algunos años comercializandose en Estados Unidos. En 1976 Mattel lanza al mercado "Auto Race", un dispositivo totalmente electrónico que reproducía una carrera de coches de forma tremendamente primitiva.

A éste le seguiría Football, un tanto más sofisticado en controles pero visualmente igual de primitivo. La idea para estos dispositivos surge de Michael Katz, director de marketing de producto por aquel entonces en Mattel, que pidió a sus ingenieros algún dispositivo de juego portatil que no fuera más grande que una calculadora. Su primera iniciativa en Mattel tuvo gran éxito, tanto que compañías como Coleco o Parker Brothers seguirían su ejemplo. Katz acabaría, años más tarde, como Jefazo de Sega América.

Atari intentaría en numerosas ocasiones a lo largo de los setenta y ochenta entrar en el mercado de las consolas portatiles sin éxito. Todos sus proyectos, desde algunos tan primitivos que usaban Leds hasta otros que utilizaban pantallas LCD, fueron cancelados en un momento u otro. Parece que los jerifaltes de Atari no acabaron nunca de ver muy claro este mercado.

Más sangrante es si cabe el caso de la Cosmos, una revolucionaria consola holografica desarrollada por el mítico Al Alcorn (creador del Pong) que los directivos de Atari cancelaron en el último minuto pese a tener ya apalabrada la venta de varios miles de unidades.

Al final, el único dispositivo portatil que desarrolló Atari fue el Touch Me, un pequeño dispositivo con Leds que inspiraría años más tarde la creación del mítico Simon (añadiendo de paso más leña al fuego de la guerra entre Bushnell y Baer).

4
Cosmos, la consola portátil de Atari que podría haber sido y no fue.

Como últimas anecdotas a destacar de esta pobre Generación de Portatiles hay que hablar de la Bandai LCD SolarPower, una serie de dispositivos a imagen y semejanza de las Game & Watch pero con la particularidad no solo de funcionar con energía solar ( de nuevo, como las calculadoras) sino también de incorporar dos pantallas LCD sobrepuestas, creando un curioso y barato efecto 3D para la época. Aparecerían una decena de estos dispositivos en Japón.

Y finalmente de la Epoch Game Pocket Computer, un sistema desarrollado por la compañía juguetera japonesa Epoch, muy avanzado a su tiempo pero que fue un fracaso comercial para la que apenas aparecieron cinco títulos. No obstante, es sorprendente ver en movimiento este sistema, datado de 1984, con gráficos similares a lo que hacían sus equivalentes domésticos solo unos pocos años antes. Desgraciadamente, su enorme tamaño y pequeña pantalla probablemente sellaron su destino, pero hay que destacar que es posiblemente la primera portatil de la historia en ofrecer todo lo que se espera de un dispositivo de esta índole.

5
El sistema de Epoch es posiblemente el principal antepasado de la Game Boy de Nintendo.

Y no hay más que hablar de estos pobres dispositivos de los que probablemente solo conociais las Game & Watch, probablemente por haber tenido una de pequeños o por que Nintendo siempre ha querido mantener vivo su legado con homenajes como el Sr. Game & Watch en la serie Super Smash Bros.

No sería hasta 1989 en que empezarían a brillar de verdad estos dispositivos e incluso a experimentar alguna memorable guerra. Y todo empezaría con el lanzamiento de uno de los aparatos más historicamente queridos por varias generaciones de jugadores, un sistema que marcaría las pautas a seguir a partir de entonces y cuyos éxitos apenas han sido repetidos. No podía ser otra, la mítica Game Boy marcaría el inicio de una nueva Generación de VideoConsolas Portatiles; posiblemente la más memorable de todas ellas.

Acerca del autor

Funspot

Funspot

Colaborador

Equipo Game Over: Lleva los últimos 15 años metido en la radio hablando de videojuegos y escribiendo sobre ellos en sus ratos libres. Es un apasionado de su historia y de los juegos retro, pero también le fascinan los cómics, las series de la tele y la ciencia ficción.