De primeras, Operation Raccoon City puede parecer un gigantesco cambio de dirección. Pero la verdad es que no es una gran sorpresa. Repasa los últimos Resident Evil y verás que llevan años acercándose al shooter en tercera persona.

Todo empezó con el éxito de RE4. El juego reinventó el género con su cámara encima del hombre y toneladas de secuencias espectaculares. Y la quinta entrega completó ese giro de la saga, del terror que pretende encogerte el corazón hacia la acción palomitera - para bien y para mal.

Operation Raccoon City coge los pedacitos de shooter y corre con ellos. Mejor, esprinta con ellos. Avanza hacia un coche en llamas, se cubre y vuela un puñado de cabezas zombis disparando sin mirar. La idea de Capcom aquí era crear un juego oscuro, con un control suave y centrado en el multijugador. El miedo ya no juega ningún papel. Tal vez por eso se decidió encargar el trabajo a Slant 6, responsables de SOCOM: Confrontation.

El resultado es un título frenético tanto en modo cooperativo como en competitivo, que revisa lo sucedido en los Resident Evil 2 y 3. Umbrella quiere tapar la verdad sobre el brote de T-Virus que destrozó Raccoon City, así que tomas el control de uno de los cuatro soldados del Servicio de Seguridad de Umbrella (USS), un equipo de operaciones encubiertas encargados de limpiar el desastre que han provocado los locos que te pagan.

El cambio de género no convencerá a todos los fans, y puede que tampoco vean con buenos ojos algunos de los cambios que este spin-off traerá al universo Resident Evil. Por ejemplo, uno de tus objetivos es perseguir y matar a un policía novato llamado Leon Kennedy. No recordamos a Leon cruzándose con el USS en Resident Evil 2, y mucho menos que se liaran a tiros.

2
Los zombies se pueden utilizar como escudos de carne.

"No es una entrega numerada", explica el productor Masachika Kawata."Hay una forma de jugar que encaja con la historia que habíamos contado. Pero también hay una forma de jugar en la que se interrumpe el argumento canónico y el USS decide cómo sigue."

Entendemos que eso significa que puedes matar o perdonar a Leon, pero vete a saber. Tampoco tenemos claro qué otros protagonistas de la saga aparecerán.

Aquí los personajes jugables son cuatro: Vector, Spectre, Bertha y Beltway. Vector es el táctico, el ninja. Tiene habilidades como el camuflaje, diseñadas para evitar el enfrentamiento directo. Spectre tiene modos de visión especiales que le permiten detectar enemigos a través de las paredes.

Bertha, la rubia, es la médico. Puede curar e inyectar chutes de adrenalina a otros jugadores para que sean más rápido y apunten mejor. Y para acabar está Beltway, el "tipo grande", más duro que los demás y experto en el manejo de explosivos.

Cada clase tiene nueve habilidades que se van desbloqueando y mejorando a medida que progresas en el juego. Las armas, que también se pueden mejorar, se engloban en cuatro categorías: rifles de salto, ametralladoras, subfusil y escopeta.

Kawata nos muestra un nivel específico para esta demo, que no estará en la versión final. Las calles de Raccoon City están ardiendo, con zombies arrastrándose por ahí y soldados del gobierno haciendo también limpieza. Armas Bio-Orgánicas (BOWs) se añaden esporádicamente a la mezcla para cumplir el mismo papel que los infectados especiales en Left 4 Dead.

Cuesta remarcar hasta qué punto REORC es diferente a cualquier otro Resident Evil. Es como un SOCOM. La retícula se mueve como una abeja y el personaje se cubre en un momento con solo pulsar el stick izquierdo. Girar y cambiar de dirección es mucho más instantáneo. Desde una cobertura puedes disparar sin mirar, lanzar granadas o asomar para apuntar mejor. Y, alerta, puedes moverte y disparar a la vez. Con un grupo de cuatro capaz de todo esto, ¿qué posibilidades tiene el pobre Leon, con su movimiento ortopédico?

Acerca del autor

Wesley Yin-Poole

Wesley Yin-Poole

Deputy Editor

Wesley is Eurogamer's deputy editor. He likes news, interviews, and more news. He also likes Street Fighter more than anyone can get him to shut up about it.

Más artículos de Wesley Yin-Poole