Mucho se ha hablado sobre el calendario Maya y el fin del mundo en 2012, pero este creo que es el primer videojuego que toma esta premisa y nos pone al mando de las fuerzas de bomberos, médicos y policías que intentarían hacer frente a este final abrupto. El título que nos ocupa bebe de la fuente de la saga que ya hace unos años nos brindó su última aparición con Emergency 4. En este caso nos encontramos con un juego mucho más simplificado, hasta cotas algo discutibles.

La premisa del juego ya os la hemos contado: 2012, supuesto año del fin del mundo y una ola de catástrofes sin igual asolan Europa. La corta campaña (12 misiones, 15 si tienes la versión Deluxe) nos lleva desde una Colonia devastada por huracanes hasta un Berlín asolado por los incendios y transformado en un paisaje desértico, pasando por un Londres congelado. La idea está bien y ayuda a dar un poco de diversidad al juego en cuanto a escenarios, situaciones y estrategias a seguir para evacuar a todo el mundo. Las unidades por misión están limitadas a las que nos dan, sin poder organizar el grupo de rescate a nuestro gusto. Esto, sin embargo, se soluciona en el modo Libre, en el que sí se nos da todo el control económico y administrativo de los fondos.

Una vez empezamos la aventura, un lento tutorial nos explica las bases del juego y empezamos con otras dos misiones que bien se podrían haber quedado también como un tutorial puesto que su duración no llega a los 5 minutos. Aunque es cierto que pasado este punto las misiones ganan en duración y complejidad, este punto inicial es muy criticable debido al número total de misiones.

A cada misión superada se nos muestra un análisis de nuestra actuación en puntos. A mejor actuación (tiempo, víctimas, objetivos) mayor número de puntos. Estos resultados se pueden publicar en el ranking online e incluso podemos obtener los logros del juego.

La interfaz es muy sencilla y austera aunque eficaz. El control de cámara y selección de unidades a veces puede resultar algo engorroso. La variedad de acciones que uno puede realizar según la unidad están bien pensadas, teniendo que utilizar camiones antidisturbios, camillas para trasladar victimas, bomberos con cizallas y policías con bandas de clavos. Todo esto, claro, si el sistema acaba respondiendo tal y como queremos, ya que el sistema de órdenes puede ser un poco confuso. La alternancia entre tipo de orden (aceptar, mover, etc.) y el mapeado del botón (clic derecho, clic izquierdo) a veces parece arbitrario.