Hay dos historias detrás de Minecraft. La primera es la de un hombre trabajando en solitario para crear algo extraordinario a partir de unos inicios humildes, creando pieza a pieza una original obra maestra. ¿La otra historia? En realidad, básicamente es la misma.

Los paralelismos entre lo que hacen los jugadores en Minecraft y la historia del desarrollo del juego son sorprendentes. En ambos casos estamos ante un juego que se recrea en la creación. Es un juego hecho por un hombre motivado para trabajar en su tiempo libre y, eventualmente, abandonar su trabajo para perseguir el sueño de la creación de juegos independientes.

Es un juego hecho para la gente que no se siente intimidada por empezar en un mundo sin más objetivos reales que sobrevivir, progresar, explorar y, sobretodo, construir, siguiendo tus propios deseos en vez del plan marcado por el desarrollador.

El juego ya es, por supuesto, una sensación en el mundo online. A no ser que estés totalmente aislado de Facebook, Twitter y el resto de internet - el equivalente actual a cavar un agujero y taparte con una gran piedra - probablemente ya habrás oído hablar de él. Y a pesar de todo es algo que a la mayoría de gente no le atraerá de forma inmediata.

Después de todo, la primera experiencia de un jugador con Minecraft no es precisamente alucinante. Abandonado en un pastoral mundo creado por bloques, simplemente tienes tus dispositivos para navegar por él.

3
Completar tu primera estructura proporciona una genuina sensación de triunfo...

Encontrarás bloques de hierba que conforman campos y valles, bloques de arena que forman playas, bloques de madera y hojas para crear árboles. Hay algunos cerdos, ovejas y vacas habitando el mundo y pronto encontrarás oscuras y ominosas cuevas que van más allá del punto en el que se agota la luz.

Es extrañamente bonito, en una colorista forma simplista y primaria, pero desde luego está lejos de ser claro cuál es tu objetivo. Puedes golpear a los árboles para que eventualmente se rompan en pequeños troncos que puedes recoger. Mételo en la interfaz de creación - una de las pantallas más importantes del juego - y se transforma en cuatro piezas más pequeñas de madera.

También puedes escarbar en el suelo, excavando agujeros y tomando cuadrados de tierra que puedes recolocar donde te plazca. Si eres un novato, por eso, el propósito de todo esto seguramente será un misterio para ti.

Pero las cosas se vuelven más claras cuando cae la noche. El curioso y cuadrado mundo de Minecraft está sujeto a un ciclo de día y noche que dominará tus acciones con puño de hierro. De día las cabras saltan alegremente por sus soleados pastos cuadriculados.

Por la noche, difícilmente puedes ver tu cuadrado puño enfrente de tu igualmente cuadrada cara. El oscuro escenario se llena de zombies, esqueletos arqueros, arañas y desagradables hombre-cactus explosivos, todos ellos guiados por un poderoso deseo de reducirte a cenizas.

Si Minecraft no tiene objetivos como tales, ciertamente tiene estímulos, y acabas de encontrar el principal. Si quieres sobrevivir a la noche necesitarás un arma. Necesitarás una fuente de luz. Y necesitarás un lugar en el que esconderte.

Puede que requiera que mires una Wiki o similar, pero rápidamente descubrirás que puedes crear un pico, una pala y una espada de la madera que has recogido golpeando árboles.

1
... hasta que ves lo que otros usuarios ya han construido.

Con el pico puedes extraer carbón de algunas zonas rocosas. Añadiendo trozos de carbón a palos de madear puedes crear antorchas para guiarte en la noche. Iluminando una pequeña cueva y tapando la entrada puedes sobrevivir a tu primera noche.

Tras esa experiencia, tu segundo día en Minecraft estará mucho más enfocados. No vagarás sin rumbo - tienes hasta la noche para construir algo mejor y más seguro que lo que usaste el día anterior.

Se alzarán fortificaciones de piedra, mientras que un vistazo al mundo online te revelará la posibilidad de crear objetos más complejos. Entonces podrás construir una caldera en la que derretir el metal encontrado bajo tierra o crear cubos de cristal transparente a partir de la arena recogida en las playas.

De día construirás hacia arriba, construyendo un épico castillo que se alzará más allá de los requisitos reales para tu seguridad, buscando en la tierra alrededor nuevos materiales. Por la noche el juego hará honor a su nombre cuando te sumerjas en el suelo que tienes debajo, explorando cavernas y ríos subterráneos, eliminando arañas y zombies atrapados allí mientras progresas y vuelves a la superficie cargado de mayores cantidades de piedra y metales.

Cuando se eleven las paredes de tu castillo, mientra allanas montes para crear los cimientos de increibles y atractivas torres, y crees armaduras resistentes y objetos poderosos - incluso experimentando con algunas de las opciones más avanzadas del juego, como vías para vagonetas, sistemas eléctricos para crear trampas, etc. - será fácil que olvides que empezaste en este particular mundo desnudo, asustado y golpeando árboles.

Acerca del autor

Rob Fahey

Rob Fahey

Contributing Editor

Rob Fahey is a former editor of GamesIndustry.biz who spent several years living in Japan and probably still has a mint condition Dreamcast Samba de Amigo set.