El CEO de Activision Blizzard, Bobby Kotick, ha defendido su decisión de despedir a los creadores de Call of Duty, Vince Zampella y Jason West, insistiendo en que no le dejaron otra opción.

En declaraciones a Edge, Kotick afirmó que "lo frustrante de todo esto es que nunca me pude imaginar que hicieran lo que hicieron. Somos una compañía pública, tenemos obligaciones éticas, y lo que hicieron... yo iría directo a la cárcel si hiciese lo mismo que ellos. No puedes usar la compañía y sus activos en beneficio propio, no está permitido. Así que no tuvimos otra opción.".

"Es una de esas cosas que te decepcionan a nivel personal sobre gente a la que crees y consideras tus amigos. Cuando te traicionan tus propios amigos... ¿qué debes hacer?".

Kotick, además, asegura que era consciente de que a continuación habría una desbandada de trabajadores en Infinity Ward, pero que las cosas irán bien. "Hay 70 personas con mucho talento en Infinity Ward que están muy comprometidas con el proyecto, y en los últimos seis meses hemos recibido cerca de 5.000 currículums, así que no falta interés por trabajar aquí".

Activision todavía no ha anunciado en qué está trabajando Infinity Ward ahora, aunque todos los rumores apuntan a que se trataría de la tercera entrega de Modern Warfare. Zampella y West, por su parte, han fundado el estudio Respawn Entertainment, cuyo primer juego será distribuido en exclusiva por Electronic Arts.

Acerca del autor

Josep Maria Sempere

Josep Maria Sempere

Subdirector

Josep Maria es subdirector y fundador de Eurogamer España y el máximo responsable del día a día de su línea editorial y de contenidos. Ama el punk-rock, el cine palomitero de Hollywood, los simuladores de submarinos, la sci-fi, los cacharros de Apple y la década de los 80. Puedes leerlo también en BFG9000, en su Twitter (@kr3at0r) o escucharlo en el podcast Ocho sobre Diez.