Avance de War of the Roses

Intentando hacer algo diferente.

La guerra es algo profundamente desagradable. Básicamente consiste en grupos de gente trabajando en un esfuerzo organizado para superar a otro grupo, y la mejor forma de hacerlo es matando. Las armas que usan, sean nuevas o viejas, más o menos elegantes, están diseñadas para destrozar violentamente el cuerpo humano y que éste deje de funcionar, a través de cortes, golpes y mutilaciones.

1

Esa visión dura y directa de la guerra influencia a War of the Roses, un juego que pretende ser realista no sólo en su representación de las armas medievales, sino también de la brutalidad de aquellos que las usaban. Lo más chocante de este juego de combate multijugador es precisamente una de sus escenas más comunes: un guerrero herido siendo ejecutado sin piedad de forma desagradable.

Pero estos soldados no son simples personajes del juego, sino que son jugadores como tú o como yo. Si acabas tendido en el suelo, desesperado por conseguir que un compañero venga en tu ayuda, quizás acabes viendo como un oponente clava su arma en tu pecho, tu cuello o tu ojo. Te sientes más tranquilo si no piensas que esto ocurría realmente durante una de las guerras civiles más crueles que ha sufrido Gran Bretaña.

El productor del juego, Gordon van Dyke, se ha inspirado en su anterior experiencia trabajando en la saga Battlefield para crear esta melee medieval multijugador, en la que hasta 64 jugadores pueden enfrentarse utilizando armas de la edad media.

2

"Esperamos que atraiga a los jugadores que estén aburridos de los títulos multijugador clónicos que se publican año tras año, que realmente no ofrecen nada nuevo ni te retan", explica. "A diferencia de los shooters, que dominan el mercado y te mantienen a cierta distancia de tu oponente, nuestro juego te acerca a tu adversario de una forma que nunca se ha hecho con esta escala".

Es en ese combate íntimo donde el juego pretende demostrar su realismo histórico, modelando de forma cuidadosa el comportamiento tanto de las armas como de las armaduras, incluso en los detalles más pequeños. "Fíjate por ejemplo en los ángulos de la placa metálica de la armadura del guerrero", dice Gordon. "Cuando le disparan de forma indirecta una flecha ésta no penetrará en la armadura, y caerá por completo al suelo".

"Este nivel de detalle también se extiende a las armas de melee. El mejor ejemplo es el hacha, la cual requerirá tanta habilidad del jugador como la que necesitaría un guerrero real. Tienes que dar los golpes con la parte superior en vez de con el mango, porque sino haces un daño mínimo y el arma rebota en el objetivo".

3

Esto tiene cierto truco. Aunque apuntar un arco puede resultar familiar para cualquier veterano con los shooters, las armas melee se controlan con un pequeño movimiento del ratón que determina la dirección del golpe. Aunque Gordon dice que el equipo de desarrollo se ha influenciado por juegos como Jedi Knight o Rune, hay incluso ciertos detalles del sistema de combate de Demon's Souls. El sobretodo el tipo de arma, así como el timing y la posición de los golpes, lo que importa, y agitándola en el aire sin control sólo conseguirás que te maten.

Gordon promete "un gran sistema de personalización" que permitirá a los jugadores escoger sus armas y armadura, así como una campaña individual que proporcionará un buen entrenamiento, puesto que el sistema de combate requiere tanta habilidad como paciencia. War of the Roses saldrá a finales de verano, y quizás sea una buena alternativa a todos los shooters que dominan el campo de batalla de internet.

Comentarios (1)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!