Superbike World Championship 2009

Para los puristas de las motos de verdad.

Desde que Black Bean firmara en 2006 un contrato en exclusiva con FG Sport para hacerse con la licencia del Campeonato Mundial de Superbikes, año tras año han venido ofreciéndonos todas sus entregas con una obsesión casi enfermiza por alcanzar el realismo absoluto.

Evidentemente, PSP no es la plataforma indicada para innovar en potencia gráfica, aun cuando las posibilidades que da la consola a priori nos ha dejado anteriores ejemplos más que dignos. Si hablamos de la diversión que este título puede garantizar en el metro y bus de camino al trabajo o el instituto (o en la cola del paro, ya que estamos), tampoco vamos a sentirnos decepcionados.

Pero desgraciadamente, SBK 09 parte con una desventaja que lo hará desfilar sin mucho ruido por las estanterías ante muchos usuarios, dado que esta especialidad del motociclísmo no es objeto precisamente de una afición masiva en España.

Algunos dirán que hoy, definitivamente, contamos con una mayor variedad de estilos, géneros y tendencias en esto de los videojuegos respecto a hace años. No cabe la más mínima duda, entonces y ahora, que existe una respetable cantidad de propuestas, generando especializaciones con normas y códigos totalmente rígidos.. Ello diversifica al usuario, claro, quien se ve capaz de encontrar una traslación a este medio de casi cualquier categoría deportiva y exprimirla al máximo. El problema es que históricamente, los títulos basados en SBK nos han pasado mas o menos desapercibidos aunque ello no sea óbice para reconocer la enorme calidad que atesoran algunos de ellos.

El que nos ocupa llega esta temporada también para Xbox360 y PS3 (además de PC y PS2), pero es en PSP donde realmente se la juega para demostrar su capacidad de enganche y donde debe echar los restos en la jugabilidad inmediata para triunfar.

1

Si eres un recién llegado a la franquicia, lo primero que destaca por encima de todo es su dificultad, dada la orientación nada disimulada hacia la simulación pura y dura. Pese a contar con múltiples variables que nos permiten graduar ayudas de conducción, utilizar frenos delanteros y traseros con un único botón o desactivar las reglas oficiales del campeonato para asemejarlo todo a un estilo arcade, aun así es complicado domar las 14 motocicletas que nos vienen de inicio.

Claro que, precisamente eso hará que los más puristas del género dediquen largas horas a la caza y captura del título mundial y así apreciar las innegables virtudes que posee.

Como sabéis, las Superbikes son modelos de serie (esto es, de venta en cualquier concesionario) con muchas menos modificaciones que los prototipos de Moto GP. A pesar de su mayor cilindrada y de que su denominación nos puede llevar a engaño, la velocidad también es menor. Y desde luego eso lo hace menos atractivo para quienes pasan los fines de semana disfrutando con Jorge Lorenzo, Pedrosa o Rossi. Sin embargo, habremos de reconocer que la proporción de gente que se ha puesto a los mandos de una Honda CBR 1000 RR (el modelo SBK del Español Carlos Checa, por cierto) sin modificar es aplastantemente mayor que el de los pocos (poquísimos e, imagino, riquísimos) tipos que hayan tenido la suerte de tocar una YZR-M1 de Yamaha, ¿no?

Esto, aunque parezca una perogrullada, es el mayor de los valores con los que cuenta SBK 09 para calar en todos aquellos que tengan unas mínimas nociones de conducción y que disfrutarán modificando in situ la configuración de su moto en una larga carrera de 20 vueltas o sesiones contrarreloj. Que activaran opciones como desgaste de ruedas, daño de moto y piloto, control manual de freno potenciado o inercia realista y obviaran las marchas automáticas. En ese sentido, el UMD se muestra ejemplar porque responde a la pericia del que sabe como puede influir la tracción y peso del piloto a la hora de tomar curvas cerradas, por ejemplo.

¿Qué ocurre entonces con el resto de jugadores, tan necesarios para que el título no acabe como un producto marginal de especialistas en conducción? Pues que las pasaran canutas, no hay duda.

Contamos con la posibilidad de echar partidas rápidas y una serie de desafíos (indispensables para practicar) tales como superar puntos de control a máxima velocidad, derrapar en un sector designado o ganar la última vuelta en un cara a cara con el rival. A poco que vayamos consiguiendo objetivos y mejorando tiempos, así como conseguir podios en carreras de fin de semana, se nos desbloquearán videos, imágenes de babes (¡yum!) en sombrilla, cheats, poder elegir todos los pilotos disponibles en el modo campeonato, etc...

O sea, que por opciones y posibilidades (incluyendo multi ad-hoc), SBK 09 no se queda precisamente corto, pero el camino para dominarlo es exigente incluso en sus configuraciones más sencillas.

Tampoco es que se haya avanzado mucho en su apartado visual, prácticamente idéntico a la entrega anterior y con ocasionales bajadas de frame en la entradilla inicial a las carreras y vista previa de los circuitos. La ambientación tiende a ser bastante austera, y en general todo el modelado de pilotos, motos y textura de pista o aledaños se podría considerar de gama media. Algunos trucos utilizados debido al techo tecnológico de PSP como la lluvia no están del todo resueltos (veremos gotas en bucle golpeando la pantalla, amén de un cielo encapotado, ciertamente no muy llamativas), aunque hay que reconocer que los impactos aquí se han exagerado bastante, aportando una espectacularidad bien necesaria.

Tal vez no sea éste el juego llamado a generar afición por Superbikes en portátil, pero al menos sí podemos decir que es la mejor opción para el escaso público que adora esta singular competición.

7 / 10

Leer nuestra política sobre puntuaciones Superbike World Championship 2009 Rodrigo de la Hoz Para los puristas de las motos de verdad. 2009-06-06T09:00:00+02:00 7 10

Comentarios (3)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!