Análisis de Star Trek

Resistirse es fútil.

¿Un shooter en tercera persona ambientado en el universo creado por Gene Roddenberry? No, esto no puede acabar bien.

Versión probada: Xbox 360

Sobre el papel Star Trek es uno de esos juegos que pretenden ir más allá de la simple adaptación cinematográfica, contando con la participación de los actores originales y planteando una historia nueva que se supone es canon dentro de la franquicia y se ambienta entre la película de 2009 y En la Oscuridad, la secuela que se estrenará en los cines españoles en dentro de un par de meses. Añade también a la fórmula unos cuantos guiños para trekkies (como la idea de recuperar la mítica raza de los Gorn como villanos), un estudio solvente (Digital Extremes, responsables de títulos como Unreal o The Darkness II) y en teoría tienes una combinación a priori prometedora.

2

PEW PEW PEW. BOOM BOOM BOOM.

La realidad, sin embargo, es muy distinta: Star Trek es el enésimo ejemplo de mal videojuego basado en el blockbuster de turno. El problema, según se mire, es de base: hay muchas formas de adaptar el universo de ficción creado por Gene Roddenberry (un simulador de combate espacial en el que emulemos a Kirk al mando de la Enterprise, un MMORPG con montones de mundos alienígenas o seguramente la mejor opción de todas, imitar sin tapujos a Mass Effect, por ejemplo), pero una de las más descabelladas es transformarlo en un shooter en tercera persona. Y eso es precisamente lo que ha hecho Digital Extremes.

Un shooter en tercera persona malo, además: técnicamente mediocre, con mecánicas jugables rotas (las coberturas son un verdadero drama), un control tosco e impreciso, una terrible inteligencia artificial, minijuegos repetitivos y toneladas de bugs (algunos de ellos tan graves como para obligarte a volver a cargar la partida guardada anterior). Aunque se anunció hace un par de años se nota que está hecho con prisas y que se ha publicado sin dedicarle el tiempo necesario para corregir sus numerosos defectos con el único objetivo de llegar a tiempo al estreno de la nueva película, un pecado que tiene en común con la inmensa mayoría de productos de este tipo.

"J.J. Abrams consiguió resucitar con éxito una franquicia en horas bajas, pero no puede decirse lo mismo del videojuego: Star Trek es un título mediocre que va a lo fácil (el género de moda) y fracasa estrepitosamente en el intento."

1

El modelado de los personajes es bastante correcto, pero hay momentos en los que resultan verdaderamente perturbadores.

Es una pena, porque hay pequeños detalles que no están del todo mal. El uso del Tricorder, por ejemplo, puede que imite sin demasiados tapujos el modo detective de Arkham Asylum, pero es bastante efectivo como gadget para detectar enemigos, hackear terminales o buscar información. La idea de animarte a actuar como un auténtico comandante de la Flota Estelar, optando por el sigilo y la acción no letal en vez del enfrentamiento directo, es también un toque ciertamente inspirado. Y el apartado sonoro (voces, música) es notable.

Pero las bondades terminan ahí. El principal problema es que la gran mayoría de ideas de este pastiche se toman de otros juegos, pero se implementan de forma deficiente. ¿Tiroteos con coberturas? Un continuo quebradero de cabeza provocado por un sistema que no funciona. ¿Un NPC que encarne a Kirk o Spock? No sirve de mucho si la IA está rota. ¿Puntos de experiencia? Un estorbo con más bien poco aliciente. Tampoco el modo cooperativo, que se suponía era uno de los grandes atractivos del juego, mejora demasiado: los combates siguen siendo insulsos, los bugs siguen apareciendo uno tras otro y, en general, el juego sigue siendo igual de anodino.

J.J. Abrams consiguió resucitar con éxito una franquicia en horas bajas como Star Trek y hacerla de nuevo atractiva tanto a los fans de toda la vida como a una nueva generación de espectadores que probablemente ni siquiera sabía quienes eran William Shatner o Leonard Nimoy. No puede decirse lo mismo del videojuego producido por Namco Bandai y la todopoderosa Paramount: Star Trek es un título mediocre que va a lo fácil (el género de moda) y fracasa estrepitosamente en el intento. Otro más.

4 / 10

Leer nuestra política sobre puntuaciones Análisis de Star Trek Josep Maria Sempere Resistirse es fútil. 2013-05-09T08:00:00+02:00 4 10

Comentarios (6)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!