Avance de Spirit Camera: The Cursed Memoir

Terror aumentado.

¿Recuerdas el remake de The House on Haunted Hill? Había una escena en la que uno de los protagonistas deambulaba por el sótano de un viejo psiquiátrico y encontraba un quirófano abandonado. En sus manos lleva una cámara de vídeo, y en la pantalla se puede ver como la ruinosa y polvorienta habitación de pronto empieza a llenarse de enfermeras y doctores. Baja la pantalla y la habitación está vacía. La vuelve a subir y se llena otra vez. Spirit Camera: The Cursed Memoir es básicamente esa escena, aunque con tu 3DS ocupando el lugar de la cámara de vídeo.

La unión entre la fotografía y lo sobrenatural viene de muy lejos, desde los tiempos victorianos con sus cuentos de terror. En lo que respecta a los videojuegos, es una conexión de la que se apropió casi en exclusiva la saga Fatal Frame. Spirit Camera es una especie de spin-off, una rareza con realidad aumentada que parece tan ligera como intrigante.

En el centro del juego está el modo historia, que explica la leyenda de una misteriosa libreta y una vieja bruja que quiere robar las caras de la gente. La narrativa es refrescantemente desagradable, y avanza a medida que pasas las páginas de un pequeño panfleto AR que acompaña al juego, siguiendo las instrucciones que te indican a donde debes ir apuntando con tu 3DS.

El panfleto AR parece uno de los viejos libritos que acompañaba los discos de REM: está lleno de viejas fotografías y piezas de arte. Cuando las alineas con tu 3DS, sin embargo, pueden ocurrir cosas mágicas. Mira la pantalla superior de la portátil de Nintendo y verás texto que se quema en las páginas, o quizás personajes de la fotos que cobran vida a medida que las puertas se abren, las lámparas se encienden y se apagan y el papel se desvanece para dejarte en un misterioso más allá que puedes mirar libremente gracias a los giroscopios.

A veces las criaturas de este oscuro lugar se cuelan en tu mundo, y es aquí cuando Spirit Camera promete ser más efectivo. Tu guía a través de la narrativa es una mujer llamada Maya, y en cierto momento, tras mirar una mesa a través de la cámara 3D, me di la vuelta y descubrí que estaba sentada en la librería de mi salón, lista para explicar una intrigante historia (debo aclarar que seguía mirando a través de la cámara de la consola: Tecmo es buena, pero no tan buena).

Pero ten en cuenta que no todo el mundo querrá hablar. Spirit Camera también tiene una serie de batalla en las que cazas fantasmas en tu casa alineando la cámara y disparando para que descienda su barra de vida. El combate es inteligente, aunque con las primeras partidas me da la sensación de que los diseñadores han sido un poco entusiastas con él, y teniendo en cuenta que pasas buena parte del tiempo girando sobre ti mismo para averiguar dónde aparecen los fantasmas no es una mala idea jugar sentado en una silla de oficina.

También hay diferentes tipos de lente que se van desbloqueando a medida que avanzas en la aventura, y prometen añadir algo de táctica a la acción. Puedes optar por usar la lente púrpura, que elimina la niebla u otra que te permite detectar espectros escondidos entre las sombras, por ejemplo.

La animación y los modelos de los personajes son sorprendentemente detallados, y el sonido es bastante bueno. Llegados a cierto punto, además, Spirit Camera cruza la linea que separa lo extravagante de lo que realmente te pone nervioso. Quizás sea por la yuxtaposición del horror gótico y la familiar y confortable familiaridad de tu propio hogar. Quizás sea esa sorprendente diferencia entre una realidad y otra a través de una lente o una pantalla, algo que ya representó de forma divertida The House on Haunted Hill. O quizás sea la novedad de tener un pequeño librito mágico en tu mesa que tiene fotos que cobran vida o se distorsionan cuando apuntas con tu consola de videojuegos.

Vídeo: Spirit Camera: The Cursed Memoir

Spirit Camera promete estar plagado de trucos, pero no estoy seguro de que la campaña sea muy larga cuando finalmente llegue a las tiendas. Más allá de sus ideas inteligentes, también es bastante repetitivo, pasando del libro a Maya y de ahí al siguiente puzzle o fantasma que tengas que eliminar. Por suerte también se incluye una serie de extras AR que te mantendrán ocupado si perdiste las tarjetas que venían originalmente con la consola, o si ya te has aburrido de ver a Link y Samus Aran en poses heróicas al lado de un bocadillo de queso.

El añadido más simple es precisamente el más divertido, creo: un modo cámara muy básico que introduce todo tipo de objetos terroríficos en las fotos que tomes con la 3DS. Hay cierta variedad, pudiendo hacer fotos 3D o con una lente que altera las caras de la gente, que les llena la cara de acné o sustituye su nariz por la de una bruja. También hay pequeñas notas que indican detalles sobre los fantasmas que persiguen a cada persona de la fotografía, o puedes usar la geometría facial de la cara de un amigo para usarla como estadística en una lucha simple contra los enemigos. Una vez más todo sea basa en hacer fotos y girar sobre ti mismo, así que ten cerca esa silla de oficina.

Finalmente hay una serie de minijuegos que vuelve a utilizar el libreto AR, cazando muñecas repartidas por tu casa o incluso jugando con unas máscaras bastante aterradoras. Estos extras no dejan de ser como esas aplicaciones de setenta y nueve céntimos que a veces compras para iOS, con las que juegas unos minutos y luego nunca vuelves a tocar. Como paquete completo, en cambio, pueden ser útiles para reutilizar el juego una vez hayas terminado la historia de Maya.

Spirit Camera promete ser un festival de pequeños trucos, pero muchos de ellos parecen ser bastante divertidos. Saca a los fantasmas de sus aburridas y viejas mansiones para colocarlos en tu propia habitación, en tu baño o en el jardín de tu casa, si eres un tipo afortunado. Y, como poco, te animará a ver otra vez ese pequeño placer culpable que es The House on Haunted Hill.

Comentarios (3)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!