PES 2010: Pro Evolution Soccer

El mejor PES de esta generación.

Este Pro Evolution Soccer 2010 es sin duda el mejor de la saga en la nueva generación. Este año nos encontramos con un producto que gráficamente está a la altura de lo esperado, tiene una jugabilidad notable y una serie de novedades que lo llevan a otro nivel respecto lo visto en los últimos años. Estamos, pues, ante un grandísimo Pro.

Recuerdo que cada año, sin excepción, metía el disco de PES en la consola con una emoción más propia de un chavalín inexperto que la de un objetivo y serio periodista de videojuegos como yo (je!). Aunque me autoconvencía de que lo que me iba a encontrar sería la bomba, el elixir contra el aburrimiento, casi siempre se me agriaba la expresión y me llevaba las manos a la cabeza. ¡¿Eso es todo?!

Este año, sin embargo, la mueca que se me quedó fue de alegría, de sorpresa. Cuando nos lanzamos a por un partido, y ya a primera vista, vemos que la cosa ha cambiado, y bastante.

Los partidos se sienten distintos. La esencia Pro Evolution está en todos los rincones, claro, pero hay unos cuantos cambios que la perfeccionan. El ritmo es un poco más lento y, lo más importante, los regates ya no son la solución a todo. Claro que puedes hacerlos —aunque prefiero mil veces el anterior sistema con el stick derecho, maldita sea—, pero el problema es que ya no te escaparás 8 de cada 10 veces por velocidad.

1

El nuevo sistema de penaltis no convence nada. Fallamos todo, madre mía.

La clave está en los pases. Los jugadores tardan un poco más en ejecutar tus acciones y su tiempo de reacción es algo más lento; esto te obliga a tener una visión global de lo que sucede en el terreno de juego, y no sólo intentar lanzarle balones a Messi o a Eto’o para que corran. De hecho, y como refuerzo a este nuevo planteamiento, uno de los movimientos más beneficiados son las paredes. ¿Recordáis que en PES 2009 los pases para una pared normalmente eran bastante malos? Dabas el balón muy atrás o te lo solían cortar. El tuya-mía en PES2010 es mucho más efectivo y casi te empujan a utilizarlo constantemente.

También hay cierto componente de estrategia que se puede aprovechar y que basa su efectividad en el nuevo sistema de cartas. Cada deportista tiene una de serie características: a unos les gusta posicionarse en la frontal para chutar a puerta, a otros irse por las bandas y a otros entrar por el pico del área conduciendo el balón, entre otras mil cosas (que detallamos en este artículo). Como entrenador puedes aprovechar esas virtudes personales y activar esas cartas o, por el contrario, puedes desactivarlas y que actúen como todos los demás.

Comentarios (10)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!