Mini Ninjas

¡Kawaii!

Te agazapas entre la hierba examinando la situación; los enemigos se mantienen ajenos a tu presencia. El ligero soplido del viento mueve suavemente las ramas de los árboles, mientras la luna ilumina tenuemente la estancia. Varios guardias vigilan con cautela la entrada principal del templo y un tercero observa atentamente la situación desde las alturas.

La luna se esconde tras unos amenazantes nubarrones durante un instante: es el momento de atacar. Te abalanzas sobre uno de tus enemigos, derrotándolo con un eficaz mandoble, y haces volar tres shurikens —con rapidez y precisión— para neutralizar a dos guardias más, mientras el tercero observa desde su atalaya la situación. Antes de que pueda reaccionar, se derrumba instantáneamente tras ser víctima de tu acero.

La figura del Ninja dentro del contexto interactivo, ha sido protagonista de innumerables aventuras durante varias generaciones. Sagas como Shinobi de Sega o Ninja Gaiden de Tecmo, nos han hecho disfrutar sin descanso de un concepto jugable que, a lo largo de su trayectoria dentro del medio, ha evolucionado en varias direcciones. En títulos como Ninja Gaiden Sigma, nuestras habilidades con la espada y perseverancia con el mando de control, nos hacen disfrutar de una exigente mecánica interactiva Hack’n’slash fundamentada en la acción directa.

Por otra parte, franquicias tan queridas como Tenchu, ofrecen un espacio escénico interactivo diseñado para dar rienda suelta a nuestras habilidades de infiltración. Ya no se trata de aniquilar a decenas de enemigos antes de sucumbir en el intento, sino de planear una estrategia fundamentada en el sigilo y el aprovechamiento de las variadas técnicas Ninja que dominamos. En un plano mucho más cercano al de la producción que nos ocupa, en 1998 pudimos disfrutar de Mystical Ninja Starring Goemon, juego que daría pie a toda una franquicia de divertidas aventuras de acción.

1

Muchos podrían pensar, viendo las imágenes de Mini Ninjas y la estética escogida para representar su contexto jugable, que nos encontramos ante un juego infantil de dudosa calidad. Sólo necesitarán unos minutos de juego para darse cuenta de que, precisamente, el éxito de esta nueva adaptación de la temática Oriental al mundo del videojuego viene fundamentado por ese carácter desenfadado. Un mundo de posibilidades y diversión se advierte tras jugar el divertido tutorial, que sirve a su vez como capítulo inicial de la trama. No obstante, a medida que avanzamos en la aventura nos damos cuenta de que la fantástica puesta en escena del título y su planteamiento jugable, podrían haber dado muchísimo más de sí. Veamos cuales son los aciertos y las carencias del juego programado por IO Interactive, compañía que cambia totalmente de tercio tras la programación de juegos como Kane and Lynch: Dead Man.

Un duro entrenamiento

Al comienzo de Mini Ninjas encarnas al valiente Hiro, un niño cuyas innatas capacidades de superación le llevaron a escalar las Montañas Sagradas para recibir un duro entrenamiento en las artes Ninja. El maestro que lo acogió, supo nada más verlo que este pequeño guerrero de ojos profundos sería el elegido para aprender los secretos que esconde el Ninjutsu.

“La magia Kuji te permite manipular las energías naturales que fluyen a través de la dimensión de los espíritus, un plano de existencia paralelo al nuestro”

3

En esta oración se concentran los fundamentos de un poder milenario, reservado tan sólo a los más habilidosos guerreros. Lamentablemente, estas complicadas artes pueden hacer desaparecer el mundo tal y como lo conocemos, de ser utilizadas con fines maléficos. Por desgracia, un enorme y misterioso poder hace estragos en el horizonte. Un misterioso guerrero está convirtiendo a los animales en desalmados Samurais, para conseguir un enorme ejército que le permita dominar el mundo. Hiro, acompañado de su leal amigo Futo, se embarca en la misión de rescatar a sus compañeros perdidos siguiendo su desventurada estela: encontrar y derrotar al maléfico Samurai Malvado que ha iniciado esta destructiva cruzada, es una misión totalmente necesaria para preservar la paz en el mundo.

Una aventura a través de parajes de ensueño

La mecánica de Mini Ninjas se basa en un variado y sencillo desarrollo, cuya linealidad esconde matices de exploración, aventura y rol. No obstante, el núcleo de su jugabilidad sigue siendo el equivalente a cualquier aventura de acción al uso. Eso sí, mediante el desenfadado carisma y la divertida mecánica que hacen de Minininjas un juego tremendamente adictivo.

A lo largo de la aventura, tendremos que rescatar a nuestros malogrados compañeros. Por suerte, cada vez que nos encontremos con uno de ellos, se nos unirá al grupo y podremos manejarlo en cualquier momento de la aventura. De este modo, según la situación que nos plantee el juego y los retos que saldrán a nuestro paso mientras avanza la trama, se volverá idónea la ayuda de uno u otro personaje.

Sigue a Eurogamer.es en Steam para obtener más recomendaciones de juegos de PC

Comentarios (5)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!