Los juegos de violaciones, prohibidos en Japón

Las propias compañías así lo han decidido.

En cuanto escarbamos un poco en la cultura japonesa, es fácil descubrir su fijación por el sexo en sus más raras formas. Si conocéis una tal "4chan" sabréis a que me refiero. Viendo algunos de sus libros, mangas, etc. cualquiera podría pensar que allí violar es casi algo socialmente aceptado. Precisamente un juego sobre violación ha sido motivo de polémica últimamente, hasta el punto de que las editoras de juegos eróticos han optado por eliminar estos contenidos de sus productos, sin tan siquiera mediación del gobierno.

"Rapelay" abrió la veda. Un juego de hace casi tres años, en el que se podía violar a una madre y su hija en un tren, llegó a manos occidentales, algunas de las cuales redactaron artículos en contra de la distribución de ese tipo de juegos. Los medios japoneses, a colación de estas columnas, comenzaron a elaborar las suyas propias, culpando al medio del aumento de delitos sexuales. En vista de esto, la EOCS (encargada de la ética del software distribuido) propusa a las editoras de juegos eróticas que se replantearan la salida de estos juegos, a lo que no se negaron.

Aunque aquí sea minoritario, el género de citas (desde las vertientes más infantiles a juegos para adultos) y similares son un gran negocio en el país del sol naciente, y ahora se enfrenta a una gran remodelación. El ejemplo ilustrado por Kotaku no puede ser más contundente. El juego "Gang Raped by the Entire Village: Girls Covered in Milky Liquid" cambiará su nombre a "The Trap Set by the Entire Village: Bodies Covered in Milky Liquid", además de editar parte del contenido.

Comentarios (11)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!