Kingdom Hearts Re:coded

Decadencia absoluta.

Versión probada: DS

Recuerdo que hubo un tiempo en que Kingdom Hearts era mi juego favorito. Supongo que denota la falta de criterio que espero haber aliviado con el paso de los años, pero el caso es que durante un tiempo ese juego lo fue todo para mí. Si me pongo a mirar mi Memory Card, veo que lo he completado en al menos 11 ocasiones, 5 de las cuales en difícil. En todas ellas he conseguido todos los coleccionables posibles, me he pasado todos los jefes secretos (incluido el maldito Espectro del mundo de Peter Pan) y me he pasado la Copa Hades del tirón. Quizá no fuera perfecto precisamente, pero hay algo en lo que sigo de acuerdo con mi yo pasado: era un juego en el que se denotaba cariño hacia lo que se creaba.

Aproximadamente todo el que le falta a este Kingdom Hearts RE: Coded. Cuando miro el cartucho, que posiblemente nunca volverá a introducirse en mi Nintendo DS, veo a la Square-Enix más rastrera, tratando de hacer caja a toda costa a base de ponerle un nombre con cierta fama a un título absolutamente mediocre. El argumento del juego se supone que continúa tras la segunda entrega, pero en el fondo se reduce a un completo reinicio. Bueno, el final secreto adelanta el punto de partida del próximo KH, pero no creo que cuente. El diario de Pepito se ha borrado, y cuando lo introducen en un ordenador para sacar los archivos de la memoria (no preguntéis), seguimos la aventura de un Sora digitalizado cuya mente es una Tabula Rasa y que simplemente se dedica a seguir las órdenes de Mickey para eliminar datos corruptos.

1

De vez en cuando nos meteremos en portales donde nos tendremos que superar retos, lo que nos permite conseguir mejoras para nuestro equipo.

Su carisma desaparece y apenas reconocemos un par de rasgos de su personalidad, que además de simplificada no tiene razón de ser. Desaparecen personajes importantísimos en la saga y las omisiones se ven agravadas por el hecho de que sólo se entienden ciertas escenas si se conoce a estos personajes de antemano. Como ejemplo, en las Islas del Destino vemos a Tidus, Selphie y Wakka, pero no a Kairi, y a Rikku sólo durante un segundo, sin explicar quién es. Podríamos decir que es un juego recomendado sólo para fans... pero a los fans no les aportará nada nuevo.

Las historias de los mundos siguen más o menos el mismo esquema que hemos visto en otros títulos de la saga, pero no aportan nada nuevo y lo que es peor, repiten situaciones. De hecho copian descaradamente unas cuantas batallas interesantes del KH original. El fan lo que se encuentra es una especie de demake, donde se han limitado a mutilar trozos y a poner gráficos que pueda mover una portátil.

En ocasiones nos encontraremos con una especie de mundo dominado por cubos de colores, una especie de arenas con objetivos del estilo "mata a todos los enemigos en menos de X segundos", "no utilices comandos de curación" y similares. Auténtico relleno que ralentiza el ritmo de juego y no aporta nada al desarrollo del mismo.

Comentarios (10)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!