InviZimals

Magia.

Versión probada: PSP

Un buen amigo me comentaba el otro día que ya había pensado que les regalaría este año a sus hijos por Navidad. Lo tiene muy claro, tanto que ya tiene un InviZimals aguardando en su armario y allí se quedará hasta el próximo 6 de enero. Todo está planeado, después de que los niños abran el regalo él les explicará una cosa, que la casa está llena de unos bichitos invisibles que solamente se pueden ver con la PSP, que han de ponerse a buscarlos de inmediato, y que lo han de hacer trabajando en equipo (y pasándose la PSP, como buenos hermanos). Escucho atentamente lo que me dice, me fijo en como le brillan los ojos de la ilusión que le hace imaginarse la escena. Para él es sorprendente que a estas alturas un videojuego todavía sea capaz de plantearnos algo así de atrevido y loco desde un punto de vista creativo. Es algo más que un regalo, una aventura, una ilusión... Para él este juego creado por el estudio barcelonés de Novarama es MAGIA, y yo suscribo su definición.

Creo que uno de los motivos por lo que InviZimals emociona de esta manera es por el simple hecho de haber logrado que esa ilusión llamada realidad aumentada haya dejado de lado su condición tecnología futurista para ser una completa realidad ahora, ya, en este justo momento. De hecho, no es el primer título que la aprovecha, pero sí que es el primero que no le saca partido desde un enfoque más experimental que jugable; y es que por encima de cualquier otra cosa InviZimals es un juego y además es divertido.

2

Su funcionamiento merece una explicación. Al comprar el juego se incluye una cámara que se acopla en la parte superior de la PSP, es la Go!Cam. Con ella el jugador puede moverse por su casa, por el colegio, por el trabajo, por el metro, por el parque, por donde sea. La idea es no quedarse quieto, ya que el mundo en el que se desarrolla InviZimals no es está formado por estáticos niveles llenos de píxeles de colores sino que es la misma realidad. Lo que vemos en la pantalla de nuestra PSP son nuestros objetos, nuestra gente, nuestra vida en definitiva, y es sobre de estos lugares donde tiene lugar la partida.

Todo esto que sobre el papel resulta tan abstracto tiene su justificación en el guión del juego, una pequeña excusa argumental que no da para mucho pero que al mismo tiempo tiene esa sutileza especial que hace que no nos sintamos malas personas por "engañar" a un niño haciéndole creer que esa historia que nos cuenta el juego es de verdad. Así, representa que en nuestro mundo existen unas criaturas diminutas y misteriosas hechas de luz que están por todas partes pero que son invisibles al ojo humano. Solamente gracias al invento del ingeniero Kenichi Nakamura (la cámara de la PSP) puedes encontrarlos. A partir de aquí se desarrolla una historia en la que el jugador debe ayudar a Keni a encontrar todas las criaturas siguiendo el conocido planteamiento "Hazte con todos" aliñado con hackers y una pequeña conspiración maligna para darle emoción al tema.

Tráiler del juego.

La historia se nos explica a partir de unas escenas grabadas con actores reales que sobreactuan de mala manera para que los niños no se despisten y que nos van narrando (en perfecto castellano) todo lo que pasa y lo que hemos de hacer. El hecho de que estos actores siempre miren a cámara y nos hablen directamente a nosotros en plan juego de rol hardcore es un punto de vista muy acertado para explicar la historia, y aunque a veces estas escenas se hacen pesadas –sobre todo cuando simplemente queremos echar un partida rápida– son una forma original de contar la historia.

Esencialmente encontramos dos grandes mecánicas en el juego: capturar y luchar. En relación a la primera conviene recordar que aunque InviZimals está muy logrado en el aspecto técnico, esta misma tecnología todavía no nos permite hacer milagros así que para ver las criaturas dando brincos sobre nuestro teclado es necesario que utilicemos la Trampa. Se trata de una pequeña superficie de plástico que también viene con el juego y que nos permite capturar a los InviZimals. Al principio parece un elemento rudimentario pero la cosa tiene su miga ya que es posible que nosotros mismos escalemos esa superficie de plástico al tamaño que deseemos y usarla para que las proporciones de las criaturas que vemos en la pantalla aumenten tanto como queramos. Si estás mañoso y quieres que tu bichito diminuto se convierta en un aterrador monstruo de Serie B más grande que tú solamente tienes que coger papel, tijeras y pintura negra. El límite lo pones tú.

3

No obstante, antes de poner la trampa en su lugar lo primero que hacemos es deambular por donde nos encontremos escaneando todos lo recovecos como si fuéramos un cazafantasmas con su detector PKE. El secreto está en que el detector responde a los diferentes colores y es precisamente en los objetos de color donde encontraremos a los InviZimals. Cuando estemos cerca de una fuente de color en la que puedan haber criaturas la máquina emitirá un pitido, entonces deberemos encuadrar la Trampa en el centro del objetivo de nuestra cámara. Y esto no es todo, después viene lo más laborioso.

Comentarios (10)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!