Dark Souls - Las Catacumbas, Pinwheel

Prepárate para morir.

Dark Souls - Las Catacumbas

Será importante andar preparado antes de iniciar este nivel porque nos encontraremos a todo tipo de enemigos. Podrás llegar a las catacumbas a través del área oeste del cementerio, en la parte trasera del Santuario de Fuego. Si puedes equípate con un arma divina.

Al entrar en las catacumbas te darás cuenta de dos cosas: primero de las calaveras que explotan cual raudo kamikaze (aunque una vez muertas no vuelven a aparecer) y después de los esqueletos que reviven por mucho acero que prueben. Aquí entra en juego el arma divina que te recomendábamos al principio, con la que podrás matarlos fácilmente. Si no, pues sal de ahí pitando hasta la primera fogata, que está bastante cerca de la entrada a las catacumbas, y mata al zombi que hay cerca de allí.

Ahora será cuando puedas matar a los dichosos esqueletos. Cerca de la fogata hay un interruptor que revelará un pasadizo hasta el siguiente escenario.

De nuevo los malditos esqueletos no-muertos que no mueren. Qué ironía. El problema es que esta vez el mago que los controla no es de tan fácil acceso, por lo que te estarán tocando las narices hasta que te deshagas de él. Intenta acabar con uno cada vez y llega hasta los puentes. De nuevo, la clave es la paciencia.

Continúa para encontrar otra fogata, que se encuentra detrás de un muro ilusorio y ve hasta el segundo puente. Aunque hay una estatua que intentará ponerte una trampa puedes golpear la pared para que desaparezca. Dando una voltereta no deberías tener problemas para esquivarlo.

Procede muy poco a poco hasta la siguiente puerta, donde encontrarás a otro mago que puedes matar con ataques a distancia. Si no lo matas, ya sabes, tendrás a unos cuantos esqueletos molestándote constantemente, por lo que es recomendable usar el arco desde una esquina.

Acaba con el mago y vuelve hasta el segundo puente. Cuando entres en la siguiente tumba encontrarás a otro Demonio Titanite al final del pasillo y aunque matarlo es opcional tras él se esconde el Ojo de la Muerte que atrae a los fantasmas hasta tu mundo. El demonio utiliza los mismos ataques a los que ya te has enfrentado pero en un lugar mucho más pequeño. Intenta atacar desde la distancia si puedes y ten cuidado con sus contraataques. Retírate cuando veas que va a lanzar ataques de luz.

Si en cambio prefieres los ataques cuerpo a cuerpo mantente en frente de su pierna izquierda y equípate un buen escudo. Si necesitas curarte ve hacia su cola y después vuelve delante suyo, porque si te mantienes mucho rato ahí saltará y te aplastará como a una cucaracha.

Si simplemente no te apetece luchar contra él ve hacia la derecha antes de acercarte a él para bajar, pero ten cuidado cuando saltes porque encontrarás a dos esqueletos. Sigue por la habitación de la izquierda hasta otra escalera; tras bajar encontrarás a otro mago con dos esqueletos arqueros. Acaba con ellos y ve hacia la gran habitación de la izquierda.

Mientras te mantengas eliminando a los enemigos uno a uno no deberías tener problemas. Vigila con sus ataques giratorios porque aunque los bloquees seguirán girando como posesos. Cuando pasen de largo corre y atácales mientras están con la defensa baja. Al final ed la habitación encontrarás otra puerta de niebla banca que te llevará hasta tu siguiente enfrentamiento.

Catacumbas - Jefe Final - Pinwheel

Ahora estás en una especie de cripta abierta llena de libros donde se encuentra Pinwheel. Es un jefe que a pesar de la técnica que usa se puede eliminar fácilmente. Verás que empieza a crear copias de él mismo así que ten un ojo bien abierto para fijarte en el original porque sólo puedes dañar a uno. Si ves que no consigues pillarle el truquillo ataca a otro fantasma y tras unos pocos golpes debería desaparecer. Uno menos.

Repite el proceso y aprovéchate de su baja defensa para terminar con él.

Volver al índice de la Guía de Dark Souls

Comentarios (1)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!