Avance de Game & Wario

El anti-Mario.

Al final parece que Nintendo tenía más juegos interesantes para Wii U, pero simplemente decidieron no mostrarlos en su momentos. Es un problema de prioridades, parece. Lo entiendo: ¿por qué hacer sitio en tu conferencia del E3 para mostrar un brillante nuevo proyecto de Platinum Games cuando eso dejaría fuera a Reggie imitando a un rancio zombi francés? ¿Por qué explicar a todo el mundo que estás haciendo un nuevo WarioWare cuando puedes enseñar Batman, un título que nadie ha jugado todavía?

En fin. Es difícil enfadarse cuando WarioWare regresa y la cuestión es esa: WarioWare ha vuelto. La magistral mezcla de caos y precisión de la saga no ha aparecido todavía en 3DS, pero al menos llegará a la futura Wii U. ¡Gloria!

Y ya he probado cuatro de sus minijuegos. Ski es el menos interesante, así que saquémonoslo de encima deprisa. Su protagonista es Jimmy, que luce aspecto cel-shaded y corre por el hielo hacia una discoteca. El esquiador usa el Gamepad, sujetado verticalmente, para ver la acción desde una perspectiva cenital: mueves el mando para girar y no debes perderte ningún salto. Mientras, el resto de la familia sigue la acción en la tele con un montaje más elaborado, como si estuviese viendo las olimpiadas de invierno.

Pasemos al siguiente, Arrow. Arrow es básicamente Space Invaders. El pad vuelve a sujetarse en vertical, y lo usas para tensar y soltar un arco, apuntando a pequeño robots Wario que avanzan hacia ti en la televisión. Golpéalos para derribarlos, acierta en las bombas para matarlos en masa y presta atención a los enemigos con armadura y jefes, a los que debes debilitar poco a poco. Es brillante - divertido, preciso y sorprendentemente estresante. Tiene un montón de pequeños detalles, además: si un robot consigue avanzar todo el mapa, por ejemplo, aparece en la pantalla táctil y tienes que chafarlo lo más rápido que puedas.

Luego viene Shutter, y podría estar días y días jugando con él. La protagonista es Mona, y su editor le encarga la misión de localizar a unos criminales. Tiene fotos de los tipos a los que debe encontrar, y en la tele vemos una escena con docenas de peatones. Se mueven por la calle, se asoman a las ventanas y, por lo general, se convierten en un océano de caras en el que los criminales se pueden esconder. El GamePad, mientras, se convierte en tu cámara, y apuntas con él a la tele haciendo zoom para buscar a tus objetivos. Es un juego para un jugador, pero funciona mejor con un amigo: uno controla la cámara, mientras el otro busca. Ocasionalmente recibes nueva información sobre los objetivos - puede que les guste salir a pasear, o quizás sean más de quedarse en casa. La tecnología funciona muy bien - el sensor de movimiento, el zoom, todo - y hay un bonus especial si tomas la fotografía de un pollo. Ha llegado la siguiente generación, y con ella llegan los pollos.

Más sobre Game & Wario

El último juego es Apple, el cual se juega un poco como My First SpyParty. El sorprendentemente tenso juego indie de Chris Hecker te mezclaba con varios personajes controlados por la IA que realizaban tareas mientras un francotirador intenta localizarte y matarte de un sólo disparo. Apple es algo similar, aunque el cerebro de nadie acaba esparcido por las paredes.

Es fantástico, en cualquier caso: el ladrón escoge a un personaje de una colección y luego usa la pantalla táctil para recorrer la ciudad robando cuatro de las cinco manzanas que hay repartidas por ella. Si eres listo harás coincidir los robos con los escapes de aire de las rejillas de ventilación, o cuando el tráfico suene más fuerte. ¿Qué hacen los demás? Miran la tele grande, intentando averiguar quién es el ladrón.

Cada treinta segundos los vigilantes ven una zona del área en la que opera el ladrón, y al final todos deben tratar de identificarlo en una rueda de reconocimiento. Es inteligente, frustrante y sorprendentemente divertido. Y sólo es uno de las docenas de retos que formarán parte de un Game & Wario que ya tiene visos de ser uno de los primeros imprescindibles para Wii U.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Comentarios

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!